Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro de Berlín es de Norman Foster

La biblioteca de Filología de la Freie Universität es una de las obras más destacadas del arquitecto en Alemania

La forma de la biblioteca explica el sobrenombre del cerebro de Berlín. Ver fotogalería
La forma de la biblioteca explica el sobrenombre del cerebro de Berlín.

La cúpula del Parlamento alemán es una de las atracciones más visitadas de Berlín, pero la impronta de Norman Foster en la ciudad no se limita a renovar su símbolo político. A finales de los 90, inmediatamente después de su trabajo en el Reichstag, el arquitecto comenzó a gestar la remodelación parcial de uno de los más relevantes iconos intelectuales del país tras la Segunda Guerra Mundial, la Freie Universität.

La nueva biblioteca de Filología ubicada en el que es el campus más grande de la ciudad se construyó en 2005 y es un ejemplo de diseño con conciencia medioambiental. Solo por eso, el lugar bien merece una visita en la que clavar la mirada en un libro o en la pantalla de un ordenador no entra en los planes.

Su forma craneal es la responsable del sobrenombre con doble sentido que recibe (el cerebro de Berlín). Son cuatro plantas de formas sinuosas que buscan a conciencia la ventilación y la iluminación natural. Así, aunque también se asegure luz eléctrica en cada uno de los puestos de lectura, consume una tercera parte de energía menos que cualquier otra biblioteca de superficie similar.

Los materiales son los habituales en las creaciones del británico (aluminio, fibra de vidrio) y la cuidada disposición del mobiliario y de los recursos bibliográficos favorecen la concentración de aquellos que se dediquen al estudio y a la investigación. Las estanterías ocupan el centro del espacio, mientras que las zonas de estudio individual bordean el edificio, alejadas del trasiego de libros y aprovechando los rayos de sol durante las horas de luz.

La biblioteca está integrada dentro de una construcción que se inauguró en los años 70 y cuya fachada recoge la herencia de Le Corbusier. El estudio de Foster se encargó también de redistribuir los espacios interiores del resto de este edificio funcionalista, respetando los tonos ocres de la infraestructura original.

Para los fans: la omnipresencia de Norman Foster en Alemania a través de sus obras pasa también por la nueva Estación Central de Dresde y la torre Commerzbank en Fráncfort.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información