Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dormir

Planta de estrella

Hotel Fuerte de la Concepción, una posada en un antiguo baluarte salmantino

Fachada del hotel Fuerte de la Concepción, en Aldea del Obispo (Salamanca).
Fachada del hotel Fuerte de la Concepción, en Aldea del Obispo (Salamanca).

Tras la construcción de un primer baluarte en 1664 con el intento fracasado de Felipe IV de recuperar Portugal, Felipe V encarga al ingeniero militar Pedro Moreau y a los arquitectos Manuel y José de Lara Churriguera restituir el poder defensivo del Fuerte de la Concepción, en la ribera salmantina del río Turones. Su diseño Vaubam en estrella, sus vigorosos muros y el foso profundo que lo circundaba hicieron de él un emplazamiento estratégico durante la guerra de Independencia contra Napoleón. Abandonado durante medio siglo y vendido a unos particulares, que lo utilizaron de cantera y, más tarde, como granero y corral, tuvo que esperar otro cambio de propiedad hasta que, en 2006, se acometieran los trabajos de reedificación necesarios para transformarlo en una posada.

Puntuación: 7
Arquitectura 8
Decoración 4
Estado de conservación 6
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 8
Atención 10
Tranquilildad 10
Instalaciones 6

Desde el aire, la fortaleza configura una estrella de ocho puntas. A ras de tierra se suceden los pasadizos, los taludes, las troneras y un escudo real que decora el acceso principal con estilo churrigueresco. Los amantes de la historia tienen aquí mucho que admirar. Otra visión se adquiere, sin embargo, al penetrar en el patio de armas, restaurado a medias en sus 3.600 metros cuadrados, y comprobar que la rehabilitación llevada a cabo por su propietario, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid Luis Eugenio Togores, no ha sido precisamente lo que llamamos un portento.

Las antiguas dependencias militares han sido diseccionadas por la mitad para dar alojamiento a dos habitaciones dobles abovedadas con demasiadas estrecheces. O bien pedían convertirse en suites, o bien otro diseño más audaz por parte de su restaurador. El resultado desanima a quienes esperan de este monumento histórico un alojamiento más experiencial. No se concibe con tanto espacio en los cuartos de baño el que se haya instalado una bañera tan pequeña e incómoda para la ducha. Más afortunado parece el tratamiento de las suites, especialmente las denominadas Bastión del Príncipe y Bastión del Rey, cuyas entradas a través de los fosos permiten el aire de una terraza propia. Otra suite interesante, Bastión de España, ofrece vistas a los puentes levadizos.

Habitación del hotel Fuerte de la Concepción, en Aldea del Obispo (Salamanca). ampliar foto
Habitación del hotel Fuerte de la Concepción, en Aldea del Obispo (Salamanca).

Sin duda lo mejor del hotel es el servicio, en gran parte debido al encargado del departamento de alimentación y bebidas, José María Martín, el factótum del lugar. El silencio es denso toda la noche. Y por la mañana, en el salón de desayunos, el personal se pone a disposición del huésped para cocinarle cuanto pudiera desear.

 

Posada Real Fuerte de la Concepción

  • Categoría: cuatro estrellas.
  • Dirección: avenida de Portugal, s/n. Aldea del Obispo, Salamanca.
  • Teléfono: 923 10 99 90.
  • Internet: www.fuertedelaconcepcion.com.
  • Instalaciones: patio de armas con fuente y espacios de paseo, bar, cafetería, salón, restaurante.
  • Habitaciones: 14 suites abovedadas.
  • Servicios: carece de habitaciones adaptadas para discapacitados, animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 75 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información