Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La playa de Malaui abre todo el año

Cape Maclear es un paraíso en el tercer lago más grande de África

En Cape Maclear se pueden realizar todo tipo de deportes acuáticos.
En Cape Maclear se pueden realizar todo tipo de deportes acuáticos.

Cape Maclear es una de las playas más atractivas de Malaui; y posiblemente del mundo. Entre sus muchas particularidades hay una muy curiosa: su orientación oeste en el lago Malaui, el tercero más grande de África, la convierten en la única orilla desde donde se puede ver el atardecer en este país sudafricano.

Chembe, el nombre de este lugar en chichewa, es una localidad de pescadores que siempre ha sabido recibir a los visitantes que buscan zambullirse en sus aguas. Su máximo esplendor llegó con los años 80, cuando pasó a ser una parada casi obligatoria para todos aquellos mochileros que desde Nairobi se desplazaban en busca de las Cataratas Victoria en la frontera entre Zambia y Zimbabue.

El 'lago de las estrellas', como denominó Livingstone al lago Malaui debido al chisporroteo de los rayos del sol en sus aguas turquesas, es el principal atractivo de este municipio donde la actividad pesquera se intercala con el turismo. Mientras se disfruta de una tarde de kayak, los pescadores de Cape Maclear esperan bajo un flamboyán la llegada del atardecer para zarpar a trabajar. Sin motores, con unas redes agujereadas y remendadas cada día y alguna lámpara de gas que alumbre lo suficiente.

La pesca es el modo de vida de la mayoría de la población. Aunque algunos habitantes han optado por probar suerte en el turismo, ofreciendo descanso en pequeñas casas y hostales ecológicos, y entretenimiento con todo tipo de deportes y actividades acuáticas, como buceo, submarinismo o windsurf.

También se pueden visitar en pequeños botes las islas cercanas, como la paradisiaca Mumbo, un lugar para perderse y desconectar, o Domwe, más cercana a la costa. Justo enfrente de la playa de Cape Maclear, por donde se esconde el sol al atardecer, se encuentra la isla de Thumbi. De muy fácil acceso, los viajeros se tumban al sol en las gigantescas rocas que dan refugio a cientos de lagartos monitor. Al igual que Otters Point -el lugar de las nutrias-, la isla de Thumbi pertenece al Parque Nacional del Lago Malaui, declarado Patrimonio mundial en 1984 y donde se esconden varios enclaves sobresalientes para el buceo.

Bucear en las aguas dulces del lago Malaui es como estar en un acuario repleto de cíclidos que salen a presumir ante la mirada del visitante. Más de 1.000 especies de peces se conocen en el tercer mayor lago de África, de los cuales más de 300 son endémicos de la zona, es decir, solo se pueden ver aquí.

De color azul metálico, celeste y oscuro, los cíclidos se entremezclan con otros de color plateado y amarillo o simplemente negros. La especie estrella es el mbuna, que se alimenta de algas y mantienen los huevos y los alevines en la boca hasta que pueden valerse por sí mismos. Sociales, estos peces forman una turbina hacia toda aquella persona que se zambulla con un trozo de pan. Mordisquean los dedos intentando hacerse con alguna migaja.

Cape Maclear es como un gran parque acuático. Un retiro perfecto para aquellos a quienes les apetece disfrutar de la playa durante cualquier mes del año.