Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La casa del arquitecto Jorge Gaitán en Bogotá

La curiosa vivienda del que fuera alcalde de la ciudad es ahora un hotel

Antiguo estudio del arquitecto Jorge Gaitán en Bogotá, hoy convertido en suite.
Antiguo estudio del arquitecto Jorge Gaitán en Bogotá, hoy convertido en suite.

Bogotá es una ciudad viva, de fuerte ritmo y latido, que siempre tiene preparada una sorpresa para el visitante, por ejemplo, una sorprendente construcción como la que fuera la vivienda familiar del arquitecto y alcalde de la ciudad allá por los años 50, Jorge Gaitán, hoy convertida en un exquisito hotel.

Arquitecto, urbanista, administrador y político, a Gaitán se le ha descrito como un ingeniero de gran sensibilidad social. Su obra generó una mirada racional y a largo plazo sobre Bogotá y sus inmensos problemas, sentando unas firmes bases para su crecimiento. Entre otras cosas, Jorge Gaitán fue el cerebro de la construcción de vías tan vitales para la ciudad como las avenidas Boyacá, 68 y 19, participó en la planeación de los parques Simón Bolívar y El Tunal y planeó el metro de Bogotá, que, por cierto, nunca se ha llegado a construir. Me quedo con una frase suya: “Más vale un modesto croquis que un discurso”.

Seguidor de Le Corbusier y de las ideas sobre lo urbano pregonadas por el Movimiento Moderno, Gaitán murió de forma trágica a los 48 años, eso sí, después de convertirse en protagonista indiscutible de la transformación estructural y de diseño no sólo de Bogotá sino de parte del país. Suyas son obras como el Teatro de La Comedia, el Estadio Pascual Guerrero de Cali, El Campín de Bogotá, el Once de Noviembre Cartagena -con el que consiguió el Premio Nacional de Arquitectura-, o su propia vivienda familiar en el entonces conocido como barrio Chapinero Nueva Granada. Esta casa, declarada de patrimonio nacional, funciona desde hace poco como hotel. Una aclaración: en realidad no fueron una sino dos las casas casi idénticas que en 1953 construyó Gaitán, una para sus suegros y otra para él, su mujer y sus ocho hijos, con un patio y una terraza comunes.

Fachada sur de la casa-hotel. ampliar foto
Fachada sur de la casa-hotel.

Casa Gaitán Cortés (Calle 67 4 # 69) es uno de esos hoteles en los que te quedarías a vivir, más si tienes la suerte de alojarte en una de sus dos suites. Estas habitaciones conservan la bóveda de la casa original, con ladrillo 'sombrero' inventado por Gaitán en la fábrica de San Cristóbal fundada por su abuelo. Una de estas suites sirvió de estudio para el arquitecto y fue aquí, en su mesa y siempre de noche, de donde salieron los planos de andenes, parques, escuelas y centros de salud de sus centenares de obras.

Todo en Casa Gaitán Cortés son detalles: el mobiliario original de la época restaurado, el suelo de granito de colores en el lobby y en la recepción, las lámparas compradas en anticuarios de Bogotá, Nueva York y Caracas, la impresión de fotografías de la capital colombiana en cojines y muebles, el jardín vertical de la entrada diseñado por Felipe Correa y Alejandro Sáenz.

Preciosa es, además, la celosía con ladrillos en forma de U invertida de la terraza y los laterales del hotel -diseñados también en la ladrillera familiar-, así como la piedra volcánica de la fachada y la bóveda extraída de las canteras de La Calera, cercanas a Bogotá.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.