Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una noche en El Fabuloso

Este bar de la noche madrileña atrae a famosos y modernos con ganas de beberse un cóctel tiki

Algunos de los habituales de este local. Ampliar foto
Algunos de los habituales de este local.

A las 23.30 de un jueves cualquiera, algunas zonas del centro de Madrid están demasiado tranquilas. En la espalda de la Gran Vía, en la conocida como la antigua plaza de los cines Luna (plaza Santa María Soledad Torres Acosta), un par de jóvenes con pitillo, gafas de pasta y ligeras crestas en el pelo se acercan solitarios hasta la esquina con la calle Estrella. Allí, un cartel de brillantina con estética setentera les espera. Entran en El Fabuloso (calle de la Estrella, 3; (+34) 651 82 93 73), el local que desde hace ya tres años es el casi único rey de la noche madrileña. Sumergirse allí, a veces, es casi como vivir una escena de The Rocky Horror Picture Show, pero con algo más de elegancia.

Su dueña, la cantante Silvia Superstar, ha sabido crear el escenario perfecto para, a veces, entender que Madrid sin su noche no es nada. “Es una oferta diferente, donde se puede escuchar buena música soul, rock and roll, groovie, dentro de un ambiente y decoración retrokitsch, rodeado de amigos y gente especial”, cuenta Superstar. Y precisamente eso es lo que más atrae a los que allí acuden como fans redimidos: la gente.Tatuajes por doquier, pijos escapados de otros barrios, habituales de las primeras filas de las pasarelas de moda, viejos rockeros, estrellas de cine, literatos amargados y hipsters que rezuman juventud. Pero son los amigos de Silvia Superstar los que añaden más color a las dos plantas de este local con terciopelo, sillones chester y mucha brillantina. Alaska y Mario Vaquerizo, los diseñadores de moda Davidelfín y Carlos Díez, la cantante y pin up Vinila Von Bismark, actores, modelos, periodistas de postín… La necesaria fauna noctámbula que Madrid siempre ha tenido y resiste creando cultura crápula.

“Hago fiestas temáticas porque soy una loca del atrezzo y me gusta transformar el espacio en un sitio diferente dependiendo de qué fiesta se trate. Cualquier excusa es buena para montar un buen jolgorio; creo que hay que ofrecer opciones que saquen a la gente de su rutina habitual y hacerles sentir que están formando parte de algo especial”, remata Superstar. Y lo consigue, pues sus fiestas hawaianas son esperadas con ímpetu y sus sesiones de DJ de personajes conocidos de la televisión y la música hacen que el local reviente. En El Fabuloso se baila a ritmo de Elvis Presley o de la última de Fangoria, se liga sin postureo e incluso se discute íntimamente desde su barra retroiluminada. Aquí se pasa bien y con libertad.

El nombre de El Fabuloso viene de una revista de los años cincuenta, –“quería algo evocador y sugerente, me gustó ese nombre porque es un adjetivo y decidí traducirlo al castellano”, apunta–; y ya es un espacio anticrisis a proteger en la ciudad. Recoge el testigo de míticos locales de la noche de Madrid, algunos ya desaparecidos, como el Stella, la Vía Láctea o el Rock-Ola. La propia Silvia Superstar se ha convertido en un adalid del reciente ocio nocturno, quizá ella no lo sabe todavía, pero El Fabuloso hará historia.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información