Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dormir

Sudáfrica en 12 habitaciones

El hotel 12 Decades, ubicado en el recuperado centro de Johanesburgo, recorre la historia del país a través del diseño de su docena de habitaciones

“A part love A part hate”, habitación temática del 12 Decades Hotel de Johhanesburgo, dedicada a los años del 'apartheid'. Es la más demandada del hotel. Ampliar foto
“A part love A part hate”, habitación temática del 12 Decades Hotel de Johhanesburgo, dedicada a los años del 'apartheid'. Es la más demandada del hotel.

Hay algo que está cambiando en Johanesburgo porque los blancos profesionales liberales, con nóminas altas, están volviendo al corazón del viejo centro, que floreció con las primeras pepitas de oro encontradas en el rico subsuelo y languideció en los años 80 del siglo pasado. Son pocos aún, pero empieza a estar de moda ese downtown denostado por muchos y desconocido por todos. Bares, restaurantes, pequeñas empresas y hasta un hotel abren sus puertas en Maboneng (“lugar de luz” en idioma sotho), el área que hasta hace una década no era más que un páramo de viejas fábricas abandonadas y que con el empeño y la inversión millonaria del treintañero Jonathan Liebmann se consolida como el barrio más atractivo para la moderna juventud local y los expatriados.

Una de las nuevas iniciativas de Liebmann es el hotel 12 Decades, que mediante el diseño de sus habitaciones recrea la corta historia de Sudáfrica, a razón de un cuarto por cada 10 años. Una docena en total, que dan nombre a este establecimiento abierto en julio de 2010, justo cuando el país clausuraba el Mundial de Futbol. Es diseño también la entrada, con fotografías y cuadros de artistas que ceden su obra gracias a un exitoso programa de trueque: arte a cambio de alojamiento, caso, por ejemplo, el grafitero español Raúl Ruiz, el niño de las pinturas.

El edificio era una antigua empresa y mantiene intacta esa estructura, por lo que a simple vista, desde el exterior, nadie daría un duro por entrar, y menos aún por pasar una noche: un bloque gris, ventanas medianas y poca gracia, integrado en un paisaje industrial que, además, se potencia como parte del atractivo. El hotel comparte espacio con vecinos ordinarios, jóvenes o profesionales liberales que apuestan por volver a un centro degradado, pero que 30 años antes era una zona cosmopolita y viva.

“Una parte de amor, una parte de odio”

Una de las habitaciones del 12 Decades Hotel, en Johhanesburgo (Sudáfrica). ampliar foto
Una de las habitaciones del 12 Decades Hotel, en Johhanesburgo (Sudáfrica).

El diseño de cada habitación corresponde a uno o varios artistas sudafricanos diferentes: desde Marcus Neustetter y el propio Jonathan Liebmann, hasta Kim Lieberman. Entre 1886 y 2006, 120 años en los que hay mucho espacio para la épica histórica, la fiebre del oro, la cultura negra o la modernidad de los 80, pero ninguno para la incomodidad de la pobreza de los guetos. El apartheid se cuenta en la década del 1946-56, habitación diseñada por Bradley Kirshenbaum (de estudio Love Jozi), en la que el artista tira de juego de palabras con un “A part love, a part hate” (“una parte de amor, una parte de odio”) en la cortina. “Esta es la habitación más demandada”, destaca Hayleigh Evans, la gerente cultural y de marca de Maboneng. Unas habitaciones más allá, la democracia de Nelson Mandela se instala en una puesta en escena (creada por Enrico Daffonchio) que va de lo oscuro a la luz, la misma gama de colores que vivió el país.

Por este hotel han pasado Collin Greenwood de Radiohead o la actriz Drew Barrymore, quienes aprovecharon su visita a Johanesburgo para dejarse caer por Maboneng. También han pasado por el barrio Kevin Spacey, Frances McDormand o los Red Hot Chilli Peppers.

En Maboneng no ha habido demoliciones ni nuevas estructuras. Su genética parte de la reconstrucción y del reciclaje de edificios que se extienden por varias calles. Hasta el momento son 38 edificios que acogen desde viviendas hasta empresas, talleres de artistas, bares y restaurantes. “Nuestra filosofía es de integración a la comunidad”, explica Evans. No sólo en lo referente a lo arquitectónico, también en la forma de respirar la ciudad. Por ello, se organizan rutas guiadas por el centro de Johanesburgo, algo que no es muy usual en la ciudad sudafricana.

» www.12decadeshotel.co.za

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.