Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sabor español en Viena

Bares donde pedir un pincho de tortilla o makis rellenos de salmorejo

Ignacio en su tienda Ignacio Vinos e Ibéricos.
Ignacio en su tienda Ignacio Vinos e Ibéricos.

En Viena, un plato de chorizo al vino y otro de pulpo a la gallega llegan a la mesa. Y llegan justo a tiempo ya que la tabla de quesos ha desaparecido y la de ibéricos está a punto de seguir la misma suerte. El tinto corre generoso y los hay que piden otra sangría. Los camareros ofrecen raciones de calamares y pinchos morunos. El sabor de estos platos despierta recuerdos de otros tiempos e invitan a llenar el estómago. Aunque hay que dejar sitio para el postre: una soberbia crema catalana con tejas. Estamos en Lola (Gonzagagasse 14; +43 1 532 30 71), un restaurante que se asemeja a una taberna andaluza y donde se pueden saborear tapas, carnes, pescados y excelentes vinos españoles.

Las calles de la capital austriaca ponen a nuestra disposición un sinfín de lugares donde calmar el hambre. Casi todos ellos ofrecen especialidades austriacas, aunque para sorpresa de muchos también existen un puñado de locales que sirven especialidades españolas. Algunos llevan décadas funcionando mientras que otros han abierto en los últimos dos o tres años. Muchos han optado por una combinación de bar de tapas y restaurante y otros son tiendas de productos y especialidades españolas.

Cerca del restaurante Lola se encuentra Ignacio Vinos e Ibéricos (Salztorgasse 7; +43 1 9220851). Ignacio es un salmantino que se enamoró de Viena la primera vez que la visitó y que decidió abrir una tienda de productos típicos a finales de 2012. A escasos diez minutos del centro, este español vende vinos, quesos, ibéricos y conservas, y da a sus clientes la posibilidad de degustar todos sus productos en raciones de un tamaño y calidad que no tienen nada que envidiar a las servidas en cualquier restaurante. Y por supuesto, todo ello regado con un buen caldo. Al visitar a Ignacio, uno debe echar un ojo a los clientes y buscar caras conocidas, ya que su tienda es frecuentada por diplomáticos internacionales y políticos austriacos amantes de la cultura española.

La Bodeguita El Pulpo (Griechengasse 7 ; +43 1 2934243) es una parada casi obligatoria. Desde hace 30 años este establecimiento ofrece sabores españoles y latinoamericanos en Viena. Juan Hernández trae lo mejor de ambos mundos y lo combina en un cálido ambiente donde se mezcla la música flamenca con la sudamericana y en el que se sirven tanto carajillos como tequilas. La comida de El Pulpo es igualmente una combinación de ambos lados del Atlántico y a una ración de pimientos del padrón le puede seguir una de nachos con guacamole.

Otro local típico del centro vienés es la Bodega Flores (Ballgasse 6; +43 1 5120628), donde los clientes encuentran un amplísimo menú. Su comida es tan opípara que muchos agradecen los licores que se sirven para hacer más llevadera la digestión.

Los que quieran aventurarse con algo realmente atrevido deben visitar Makingtapas (Wipplingerstraße 25; +43 1 533 8039), que fusiona, culinariamente, España y Corea, con interesantes makis rellenos de salmorejo, tortilla con kimchi o peras coreanas con jamón ibérico y queso manchego.

Alejándonos del centro, pero todavía dentro del Gürtel, el anillo donde otrora se alzaban majestuosas las murallas de Viena, en el distrito de Neubau localizamos el bar de tapas Biscaya (Bandgasse 31; +43 1 676 38 79 500), donde el francés Pierre ofrece una excelente selección de tapas vascas. Otro clásico de Neubau es el Mesón Pedro (Siebensterngasse 5; +43 1 523 99 85). Este restaurante abierto hace 25 años es famoso porque ningún comensal sale con hambre.

Yendo hacia el octavo distrito, Josefstadt, podemos parar a tomar algo en Puerta del Sol (Lange Gasse 52; +43 1 664 423 38 38), otro bar de tapas que cuenta con más de 90 vinos españoles, 70 de ellos tintos. En Puerta del Sol encontraremos las más típicas tapas calientes y frías, paella por encargo… y noches llenas de música flamenca o tuna.

Aquellos que prefieran salir de las zonas más céntricas de la ciudad pueden probar los platos de Pizzeria Da Filippo (Richard-Wagner-Platz 17; +43 1 485 6757), un restaurante italiano con clara influencia de nuestra gastronomía. De hecho, los españoles afincados en Viena coinciden en que no hay mejor lugar en la ciudad para disfrutar de un cordero a la segoviana, una zarzuela de marisco o una paella valenciana. El vino, en su gran mayoría, también proviene de España.

Nuestra última parada es Vinos Majoma (Stumpergasse 31; +43 1 595 3274), de la valenciana Celia y el austriaco Manfred. Inaugurado en diciembre de 2009, cuenta con buen surtido de vinos y productos españoles. Además aquí también se puede disfrutar de una ración de tortilla de patata, mojama o paella valenciana (normalmente con previo aviso).

Claro está que un visitante no va a venir a Viena solo de tapas, pero entre schnitzel y leberkäse, nos puede apetecer algo más familiar. A fin de cuentas, ¿a quién no le gusta un buen rioja, un buen albariño, o una buena ración de quesos e ibéricos?

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.