Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grafitero que tomó Times Square

El francés JR es uno de los artistas urbanos de moda en Nueva York

Este mural está en la esquina de Prince Street con Mulberry St. y ya forma parte del barrio de Nolita.
Este mural está en la esquina de Prince Street con Mulberry St. y ya forma parte del barrio de Nolita.

Cumplió el sueño de cientos de artistas urbanos: intervenir en Times Square, el centro mediático de Nueva York hacia el mundo. Sin embargo a JR (Francia, 1983) tampoco le hacía falta ningún pelotazo publicitario como este. Él ya era un artista consagrado, heredero del grafiti francés de finales de los noventa en las afueras de París, que había llegado a exponer en la fachada de la Tate Modern de Londres. Ahora en Nueva York está de moda y los diarios locales le dedican reportajes cada vez que hace una nueva intervención, legal o ilegal. Los rostros anónimos en blanco y negro sobre papel que pega en tamaño gigante en las paredes le han convertido en un referente mundial, llegando incluso a colaborar con el artista chino del momento, Liu Bolin. "Nueva York sigue siendo una ciudad muy cruda en arte urbano, pero conserva rastros de grafitis, aunque para ello tengas que irte a Brooklyn o a Queens, las zonas donde los artistas callejeros tienen más oportunidad de plasmar su obra y que esta se converse durante más tiempo", comenta.

Llenó de ojos los tejados de un barrio empobrecido de Kenia y las fachadas de las favelas de Río de Janeiro, ha forrado iglesias europeas en papel e incluso ha intervenido en el Polo Norte. Pero lo que le llevó a ocupar portadas y portadas fue la intervención que hizo entre abril y mayo de 2013 en Nueva York, en Times Square, una de las plazas más concurridas y fotografiadas del mundo.

Debajo del High Line, en el conocido barrio de Chelsea.
Debajo del High Line, en el conocido barrio de Chelsea.

El proyecto Inside Out New York City se ha convertido en referente participativo en torno al arte urbano. Hoy, meses después, Times Square todavía guarda restos del mismo en una de sus fachadas. Durante 20 días invitó a los neoyorquinos y visitantes a autofotografiarse en blanco y negro, para después pegar esos pósteres gigantes sobre las paredes de un edificio de la mítica plaza y en el propio suelo, creando una gran alfombra de rostros. "Cuando quiero ir a lo grande, ¡voy a lo grande!", afirma JR sobre esta intervención de arte urbano que todavía es viral en la red. “Estuve un año discutiendo los permisos con la ciudad y al final nunca tuve ni un mínimo papel que me autorizara a hacerlo, pero lo hice y las autoridades cerraron los ojos”, nos cuenta. La intervención ha logrado hacer mucho más humana esta plaza de pantallas y leds de tamaño XXL.

“Hace años Nueva York era, probablemente, uno de los mejores lugares para el arte urbano, pero desde hace un tiempo la ciudad se ha vuelto mucho más estricta; los artistas preferimos ir ahora a Sudamérica, allí se puede trabajar mejor y ¡en formato más grande!”, remata, mientras sabemos por sus redes sociales que acaba de hacer una colaboración con Robert de Niro. Hace unos semana JR volvió a intervenir de manera ilegal en Times Square, sobre las vallas que acordonan la zona de obras que quiere hacer peatonal esta agobiante y bulliciosa plaza. Las forró con ojos, como si quisieran mirar al viandante que camina cegado por las luces y los anuncios publicitarios.

El ojo de Williamsburg que hizo JR, debajo del puente del mismo nombre, observa y vigila uno de los barrios más animados de Brooklyn.
El ojo de Williamsburg que hizo JR, debajo del puente del mismo nombre, observa y vigila uno de los barrios más animados de Brooklyn.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información