Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camboya, algo más que templos

La ciudad de Sihanoukville, al sur del país, ofrece a los turistas bares de copas, playas y posibilidades de buceo en sus paradisíacas islas

Una de las playas de Sihanoukville, al sur del país.
Una de las playas de Sihanoukville, al sur del país.

El turismo crece de forma imparable en Camboya y la mayoría de los visitantes acuden con un mismo fin: visitar los templos de Angkor Wat en Siem Reap. Pero Camboya ofrece mucho más. En el sur del país se encuentra una zona digna de ser visitada: Sihanoukville. Esta ciudad, que no ha dejado de crecer en la última década, es considerada como la nueva Phuket (Tailandia) camboyana por las similitudes que existen entre ambas. Bares de copas, paraíso natural, playas y posibilidades de buceo en sus paradisíacas islas son algunos de los puntos que unen estos dos enclaves.

Sihanoukville creció de la mano del puerto más importante del país y hoy acoge a extranjeros retirados que buscan un lugar tranquilo y barato de sol y playa. Los arenales son extensos y aún no se han instalado demasiadas cadenas hoteleras, aunque muchas están a la espera: o han asentado ya sus cimientos, o han comprado terrenos aguardando el momento de la explosión turística en la zona.

El pueblo tiene tres sectores muy diferenciados y distanciados geográficamente. Cada zona posee un ambiente propio y cada turista puede elegir su estilo de viaje. En Sihanoukville hay desde hostales ruidosos para mochileros hasta complejos hoteleros de lujo en islas privadas, para quienes busquen unas vacaciones más relajadas.

Para mochileros

Serendipity es la playa más famosa y su preferida: se pueden alojar en establecimientos económicos (2 a 3 euros por noche) y disfrutan de sus fiestas nocturnas llenas de música y alcohol. No muy lejos de esta masificada playa se extienden arenales todavía desiertos, aunque ya está prevista la construcción de decenas de hoteles en ellos la próxima década. Así, desde el final de la playa de Otres se accede a varios kilómetros de costa totalmente virgen que tras una larga caminata de tres horas conducen al parque natural de Ream.

Al final de la calle de Ostres se acceden a varios kilómetros de costa totalmente virgen.
Al final de la calle de Ostres se acceden a varios kilómetros de costa totalmente virgen.

Para parejas y amantes del lujo

Las playas de Independence y Victoria son menos concurridas y permiten, por ejemplo, relajarse y leer un libro con tranquilidad. Esta última posee algunos de los más famosos restaurantes y locales de la zona, incluido el club Airport, que incluye un gigantesco avión ruso Antonov A-24 en su interior, a escasos metros de la playa. Detrás del excéntrico local se encuentra Victory Hills, una colina que alberga selectos hoteles y calles repletas de restaurantes y bares nocturnos. 

Un avión ruso Antonov A-24 aparca a escasos metros de la playa Victoria.
Un avión ruso Antonov A-24 aparca a escasos metros de la playa Victoria.

Para aventureros

Por último, aunque no sea el principal punto de interés turístico de la zona, Sihanoukville también ofrece la posibilidad de practicar buceo o windsurf en cualquiera de las islas cercanas al golfo de Tailandia. La mayoría se encuentran despobladas y cubiertas de una frondosa vegetación que llega casi hasta el agua. La más popular es Koh Rong, que alberga una veintena de bungalows muy básicos donde disfrutar de las cálidas aguas y bosques tropicales prácticamente en solitario. 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.