Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tapeo japonés más extravagante

Los izakayas son locales tradionales donde cenar y tomar cerveza, pero también pueden ser establecimientos de lo más estrafalario

Acceder a la izakaya Alcatraz es como adentrarse en las profundidades de un manicomio.
Acceder a la izakaya Alcatraz es como adentrarse en las profundidades de un manicomio.

Si hay algo que caracteriza a los japoneses es su excentricidad para transformar una actividad cotidiana en otra absolutamente inimaginable ante cualquier mente occidental. La tapa característica de nuestro país tiene una hermana aficionada a los disfraces en el imperio del sol naciente. Los izakayas son los bares donde se acude a cenar junto a los compañeros de trabajo una vez terminada la jornada laboral y donde sirven los platos típicos de la gastronomía oriental, regados con un par de cervezas. Suelen ser locales tradicionales en los que tenemos que descalzarnos nada más entrar y que cuentan con pequeñas habitaciones de madera separadas por silenciosas puertas correderas. Aunque también pueden ser establecimientos de lo más estrafalario.

1

El colegio de primaria

Cerca de Yokohama Station se encuentra el divertido izakaya Sky Primary School (220-0005 Yokohama Nishi-ku, Yokohama) ambientado en una escuela nipona. Nada más salir del ascensor nos adentramos en el establecimiento donde una gran pizarra garabateada nos anuncia los menús disponibles. Las típicas mochilas japonesas recurrentes en cualquier manga adolescente son otros de los innumerables detalles que podemos encontrar. Las habitaciones del local están inspiradas en las diferentes asignaturas que se cursan a lo largo de la vida escolar: desde la sala de ciencias a los vestuarios del gimnasio o el laboratorio. La comida está estrechamente relacionada con lo que nos podrían servir en un comedor de instituto, haciendo un inteligente guiño a la manera de presentar los platos. Como las salchichas cortadas con forma de pulpo. 

Una gran pizarra garabateada anuncia los menús del Sky Primary School.
Una gran pizarra garabateada anuncia los menús del Sky Primary School.

2

La cárcel del manicomio

Para acceder a Alcatraz (150-0043 Dogenzaka, Shibuya-ku, Tokio; +81 3-3770-7100) hay que llamar a una gran puerta metálica y, después de comprobar el estado de nuestra salud mental, podremos adentrarnos en las profundidades del manicomio. Las camareras, perfectamente uniformadas como enfermeras de una terrorífica planta de psiquiatría, nos acompañarán a nuestra celda, donde nos recetarán la bebida (desde cócteles servidos en cabezas hasta jeringuillas rellenas de licor) y la comida más apropiada. El pollo frito enjaulado o el curry tóxico azul son algunos de los más llamativos. La cena no transcurrirá con normalidad ya que los fusibles del manicomio son muy inestables y pueden dejarnos a oscuras… o algún preso demente venga a hacernos una visita a la celda. El espectáculo es extraordinario.

3

Un vagón del tren bala

Akihabara es conocido por ser uno de los barrios más geek de Tokio. Sus famosos meido kissas (cafeterías donde jóvenes vestidas de doncellas sirven café) no son las únicas rarezas que podemos ver en la zona. Aquí se encuentra Little TGV (101-0021 Chiyoda-ku, Tokio; +81 332555223), el izakaya perfecto para los amantes de los shinkansen. El menú, presentado con aspecto de plano de metro, nos muestra cada uno de los platos como si fueran estaciones con su precio correspondiente. Los asientos, inspirados en el diseño de los vagones del metro, hacen más cómodo el almuerzo. Por último, antes de abandonar el ferrocarril las azafatas nos despedirán con reverencias como si fuéramos un exclusivo pasajero del tren más rápido del mundo.

Los clientes del Little TGV se convierten en pasajeros del tren cuando se sientan a cenar en sus mesas.
Los clientes del Little TGV se convierten en pasajeros del tren cuando se sientan a cenar en sus mesas.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.