Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 viajes que saben a sal

Del salar de Uyuni, en Bolivia, a la mina ucraniana de Solotvyno, ruta por los lugares más salados de la tierra

Un todoterreno sobre la superficie del salar de Uyuni, en Bolivia. Ampliar foto
Un todoterreno sobre la superficie del salar de Uyuni, en Bolivia.

Desde una iglesia de sal excavada en el interior de Colombia, al famoso salar de UIyuni, en Bolivia –visible desde el espacio –, o una mina ucraniana donde, a 300 metros de profundidad, multitud de visitantes respiran diariamente su particular (y salada) atmósfera como tratamiento para sus enfermedades pulmonares.

 01 La catedral de sal

ZIPAQUIRÁ, COLOMBIA

Interior de la catedral de sal de Zipaquirá (Colombia). ampliar foto
Interior de la catedral de sal de Zipaquirá (Colombia).

A 50 kilómetros al norte de Bogotá y muy cerca de Zipaquirá, en Cundinamarca, se encuentra la única catedral de sal del mundo, convertida en una de las excursiones más populares desde la capital colombiana. Construida en un túnel de una mina de sal de 200 millones de años de antigüedad, resulta casi surrealista. Está a 190 metros bajo el suelo y la preside la mayor cruz jamás construida en una iglesia subterránea. A medida que se avanza por el camino subterráneo van apareciendo las 14 pequeñas capillas del descenso, a modo de Vía Crucis. Cada estación tiene una plataforma para arrodillarse y rezar, varias de ellas excavadas en la misma sal. Eso sí, no estaremos solos: más de tres mil feligreses acuden cada domingo para escuchar misa en esta brillante iglesia.

Zipaquirá es una ciudad de 100.000 habitantes con un atractivo barrio colonial. Cuando los españoles llegaron aquí la sal ya era un importante recurso en la zona, y actualmente las minas siguen aportando el 40 por ciento de la producción nacional. Está a unos 50 kilómetros al norte de Bogotá y es fácilmente accesible en tren o autobús. Si queremos una alternativa menos turística, a 15 kilómetros al noreste encontramos el pueblo de Nemocón, con otra mina menor (y menos transitada) que se puede visitar a diario. Lleva cuatro siglos en explotación y en su día sirvió de ayuntamiento.

02 Campo de golf salado

CALIFORNIA (EEUU)

Vista del Devil's Golf Course, en el parque nacional de Death Valley, en California (EE UU). ampliar foto
Vista del Devil's Golf Course, en el parque nacional de Death Valley, en California (EE UU).

La franja desértica que se extiende al este del Estado de California cuenta con uno de sus lugares más curiosos en el Death Valley National Park, uno los puntos más bajos del hemisferio occidental y uno de los más calientes de todo el mundo, donde se produce además un increíble fenómeno salino. En el centro del parque se despliega un extraño terreno de cristales de sal que recuerda al paisaje lunar y remite a un mundo remoto de dinosaurios y otras maravillas prehistóricas, pero en realidad es un campo de golf.

Casi todo el mundo visita el Death Valley desde el este (Las Vegas) o el oeste (Los Ángeles) por la Interstate 15. El pueblo de Baker (California) es una buena puerta de entrada. Aviso: los cristales salinos son frágiles al tacto y hay que manipularlos con cuidado.

03 Laberinto salino

CUEVAS DE NAMAKDAN, GOLFO PÉRSICO (IRÁN)

Un acceso a las cuevas de Namakdan, en la isla de Qeshm (Irán). ampliar foto
Un acceso a las cuevas de Namakdan, en la isla de Qeshm (Irán).

En enero del 2006, un grupo de estudiantes checos de geología encontró por casualidad el mayor sistema de cuevas de sal del planeta, oculto en el monte Namakdan, en la isla de Qeshm. Estos geológos en ciernes casi no daban crédito a lo que veían: lagos salobres subterráneos, brillantes estalactitas y cúpulas brillantes de sal pura. A diferencia de las formaciones calizas que tardan miles de años en moldearse, las joyas de las cuevas de sal, como sus bellas estalactitas, apenas necesitan unos días o semanas, tras las lluvias, para crearse. Los descubridores bautizaron la cueva como Los Tres Hombres Desnudos.

La zona protegida de Qeshm’s Hara es un bosque de manglares restringido a las actividades pesqueras y al ecoturismo, además del hogar migratorio del 25por cierto de las aves de Irán. La isla de Qeshm se encuentra a escasos kilómetros de la costa meridional del país, frente a los puertos de Bandar Abbas y Bandar Khamir.

04 Dunas blancas

LAS GRANDES SALINAS, ARGENTINA

Turistas enlas Grandes Salinas de Córdoba (Argentina). ampliar foto
Turistas enlas Grandes Salinas de Córdoba (Argentina).

Las Grandes Salinas de Córdoba forman un sistema de dunas en el centro del noroeste de Argentina cuyo origen, se dice, se debe en una enorme brecha marina, una falla tectónica que dejó al descubierto el lecho marino a partir del cual se formaron estas grandes ondulaciones de sal. La zona también es conocida por experimentar un huracán constante, y en épocas de inundaciones la superficie del salar es un espejo celeste. El lugar perfecto para probar unas gafas de sol de alta protección contra los rayos ultravioleta.

Se llega por las carreteras 9 y 60 después de conducir unos 200 kilómetros en dirección norte desde Córdoba. Si a las Grandes Salinas sumamos la superficie de las cercanas Salinas de Ambargasta, y otras como las de San Bernardo o La Antigua, el resultado son unos 30.000 kilómetros cuadrados, la mayor área salada del planeta.

Para alojarse durante una visita las posibilidades más cercanas están en pueblos como la Ciudad de Deán Funes, Cruz del Eje y Tulumba.

05 Un lago salado gigante

LAGO QINGHAI, CHINA

Aves migratorias en el lago salado de Qinghai (China). ampliar foto
Aves migratorias en el lago salado de Qinghai (China).

¿Existe algún lago salado tierra adentro? Pues sí: entre los montes nevados y las praderas de la región de Qinghai, se encuentra el mayor lago salado interior de China (unos 4.400 metros cuadrados, aproximadamente), a 3.200 m sobre el nivel del mar. En plena meseta tibetana, esta zona se suele considerar como un simple lugar de paso hacia Tibet o al noroeste de China. El lago atrae a muchas aves migratorias que hacen aquí una parada en su ruta a través de Asia. La principal atracción es la isla de los Pájaros, donde se reúnen multitud de especies durante la época de cría (entre marzo y junio).

Un destino perfecto para una excursión ornitológica que, por cierto, ofrecen todas las agencias turísticas de Xining. El lago se encuentra al oeste de esta ciudad de provincias bastante animada, encaramada en el extremo oriental de la meseta tibetana, y se ha convertido en uno de sus principales atractivos y un destino habitual en el turismo interior. Los autobuses a la isla de los Pájaros salen de la estación de Xining y la visita dura unas dos horas. El alojamiento más cercano a la isla es el hotel Niao Dao Binguan, a unos 16 kilómetros del lago.

06 El Mar Muerto americano

GREAT SALT LAKE, UTAH (EE UU)

Vista aérea del Gran lago salado de Utah (EE UU). ampliar foto
Vista aérea del Gran lago salado de Utah (EE UU).

El Gran Lago Salado, al norte de Utah, presume de ser el más grande del hemisferio occidental. Esta masa de agua salada formaba parte del prehistórico lago Bonneville y es conocido como el Mar Muerto Americano. Es el hogar de millones de criaturas que han sido capaces de adaptarse a sus elevados niveles salinos, como aves marinas entre las que se incluye la mayor población mundial de faralopos de Wilson. Si lo que se buscamos es perdernos, ¿por qué no escoger un crucero salado a cualquiera de las 11 islas mareales reconocidas en su superficie?

La Antelope Island posee magníficas playas que brindan una buena ocasión para la natación. Para llegar hay que tomar la Interstate 15 en dirección norte desde Salt Lake City.

07 El gran espejo

SALAR DE UYUNI, BOLIVIA

Ruta en todoterreno por el salar de Uyuni (Bolivia) durante la época de lluvias. ampliar foto
Ruta en todoterreno por el salar de Uyuni (Bolivia) durante la época de lluvias.

Considerado el mayor espejo (y superficie) de sal del mundo, el salar de Uyuni se ve desde el espacio. Esta gigante llanura blanca abarca casi 12.000 kilómetros en la región boliviana de Potosí. Está a una altitud de 3.660 metros, en algunos puntos el volumen de sal alcanza los 10 metros de grosor y durante la estación lluviosa sus planicies se cubren de una fina película de agua. Prácticamente todos los turistas que llegan hasta aquí se hacen la pertinente fotografía de su propia sombra o visitan la zona de las minas de sal, donde toneladas de este mineral se acumulan en montículos gigantes.

Para dormir, dentro del salar hay varios hoteles de sal donde entregan una barrita de dulce caramelo a los huéspedes antes de entrar en sus brillantes y níveas habitaciones. El Palacio de Sal fue el primero que se construyó en 1998: paredes, techos, mesas, sillas… Todo está aquí hecho del mismo material.

Los circuitos en todoterreno salen de Uyuni, pero la enorme oferta existente aconseja dar una vuelta primero y consultar a otros viajeros.

08 Montañas blancas

TRAPANI, SICILIA (ITALIA)

Molinos y montañas de sal cubiertas con tejas de terracota en Trapani, Sicilia (Italia). ampliar foto
Molinos y montañas de sal cubiertas con tejas de terracota en Trapani, Sicilia (Italia).

Formadas por la evaporación del agua del mar, las salinas de Trapani, al oeste de Sicilia, se yerguen majestuosas junto a la carretera costera entre dicha localidad y la vecina Marsala, cubiertas por tejas de terracota a modo de manto protector. Aquí la vida gira todavía en torno al mar, con industrias como la pesca atunera, la recolección de coral y la producción de sal. Los centenarios molinos junto a la salina remueven lentamente la cosecha de mineral.

Para descubrir la historia de esta industria local hay fábricas de sal reconvertidas en museos en Nubia y Trapani. 

09 Una montaña hecha de sal

CARDONA, BARCELONA

Interior de las minas de sal de Cardona, en Barcelona. ampliar foto
Interior de las minas de sal de Cardona, en Barcelona.

En España también tenemos el destino más salado. En Cardona, a unos 90 kilómetros al noroeste de Barcelona, hay un grupo de magníficas formaciones montañosas de sal que, junto con el conjunto histórico de los castillos de la ciudad, forman un sólido y pintoresco telón de fondo de tonos marrones rojizos y arcillosos en algunas zonas, y translúcidos en otras. Después de disfrutar del entorno natural se recomienda visitar el pórtico de Sant Vincenc, en la misma ciudad, con bonitos fragmentos de pinturas en sus bóvedas.

Para ver los frescos sin ir hasta Cardona, en el Museu Nacional d’Art de Catalunya de Barcelona se exponen unos cuantos.

10 Túneles salados

SOLOTVYNO, UCRANIA

Pasadizos de la mina de sal de Solotvyno, en Ucrania. ampliar foto
Pasadizos de la mina de sal de Solotvyno, en Ucrania.

No se trata del destino más espectacular del mundo, pero Solotvyno atrae a miles de visitantes cada año. En esta ciudad ucraniana de aspecto soviético se encuentra uno de los negocios turísticos más exitosos del este de Europa, en gran parte subterráneo: la mina de sal local, cerca de la frontera con Rumanía, ofrece tratamientos poco comunes de espeleoterapia o haloterapia para problemas respiratorios.

El lugar disfruta de un microclima único debido a las partículas de sal suspendidas en el aire que, al parecer, tienen efectos muy beneficiosos sobre la salud; en particular para mejorar la respiración y favorecer el tratamiento del asma bronquial, enfermedades pulmonares, estrés, insuficiencia del aparato circulatorio, hipertensión, gastritis, alergias y otras muchas dolencias. A más de 300 metros bajo tierra los pacientes respiran la atmosfera salina mientras permanecen sentados o tumbados entre las relucientes paredes de estas resplandecientes grutas de piedra.

El tratamiento cuesta unos 22 dólares (16 euros) al día y normalmente requiere entre 18 y 20 visitas.

Más información en la guía Lonely Planet 1000 lugares únicos (GeoPlaneta) y en www.lonelyplanet.es

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información