Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perdidos en Australia

De Uluru a Cape York, 10 visitas alucinantes al remoto Outback

Canguros rojos con Uluru (Ayers Rock) al fondo. Ampliar foto
Canguros rojos con Uluru (Ayers Rock) al fondo.

“Outback” significa varias cosas, según la región de Australia (sabana, desiertos, pantanos tropicales), pero en cualquier caso se trata del extenso y desconocido corazón del país. El Outback es territorio de aventuras extremas el que nos resultará difícil encontrar turistas e incluso australianos: hace demasiado calor, hay demasiadas moscas y dunas de arena y está demasiado lejos si vamos en coche... pero es increíble y merece totalmente la pena.

1 Uluru, el alma aborigen

Uluru es una roca roja de 3,6 km de longitud. ampliar foto
Uluru es una roca roja de 3,6 km de longitud.

En el mapa de Australia parece que están muy cerca, pero se puede tardar unas seis horas por carretera desde Alice Springs (la capital del desierto central) hasta el Uluru-Kata Tjuta National Park, el principal punto de atracción turística del centro de Australia. Allí encontraremos un oasis sorprendente, con hoteles y restaurantes, pero también con hordas de turistas de todo el mundo a todas horas del día. Aún así, no hay que perdérselo. Los anangu, habitantes autóctonos y propietarios oficiales del parque nacional (lo alquilan a Parks Australia y coordinan la administración con ellos), agradecerán que no se escale porque para ellos el lugar es sagrado. De Uluru, también llamada Ayers Rock, se ha escrito de todo, se ha fotografiado por todas partes y se han explorado todos sus rincones, pero los viajeros siguen sorprendiéndose y emocionándose cuando se dan cuenta de que la mancha que ven en el horizonte no es un espejismo, sino una roca roja de 3,6 km de longitud.

2 Los precipicios de Kings Canyon

Precipicios de hasta 270 metros en Kings Canyon. ampliar foto
Precipicios de hasta 270 metros en Kings Canyon.

Muchos viajeros por Australia confiesan que Kings Canyon ha sido lo mejor de su viaje. Está al norte de Uluru y es una espectacular grieta abierta en el desierto rojo que también es una de las imágenes más espectaculares del centro de Australia. Sus precipicios de 270 metros bajan hasta un valle lleno de palmeras donde habitan hasta 600 especies autóctonas (vegetales y animales), el Garden of Eden. Se tarda unas cuatro horas en recorrer los 6 kilómetros por el borde del cañón. Si se está dispuesto a caminar más, el Giles Track (22 kilómetros solo ida, para hacer en más de un día) es una pista señalizada que atraviesa el monte George Gill entre el manantial de Kathleen y el cañón.

3 Kata Tjuta, las mejores puestas de sol

Los montículos Kata Tjuta. ampliar foto
Los montículos Kata Tjuta.

Kata Tjuta (546 mentros), conocidas como Los Olgas, es un impresionante grupo de rocas redondeadas, unos 35 kilómetros al oeste de Uluru. Son montículos más altos que Uluru (348 metros) y para muchos verlos resulta más espectacular, gratificante e íntimo que visitar Uluru. También son muy importantes espiritualmente para los aborígenes y se considera una falta grave de respeto subirse a las rocas. Las puestas de sol son impresionantes. Para recorrer Kata Tjuta se puede hacer un circuito de 7,4 kilómetros por el Valley of the Winds, que es una de las rutas senderistas más duras pero también más gratificantes del parque. Conviene llevar calzado duro y abundante agua.

4 El desconocido Desierto de Simpson

La duna Big Red en el desierto de Simpson. ampliar foto
La duna Big Red en el desierto de Simpson.

Es mucho menos conocido y explorado que el llamado Red Centre (Alice Spring, Uluru y alrededores), pero nos sentiremos mucho más aventureros recorriendo este territorio implacable para el que hay que prepararse bien. Se necesita un todoterreno y preparativos bastante serios: se recomienda emprender el camino en caravanas de dos vehículos como mínimo, y bien equipados con depósitos de agua y gasolina y sistemas de comunicación para pedir ayuda. Para acampar y para recorrer ciertas zonas hay que pedir permisos al Servicio de parques nacionales de Australia Meridional. (www.qld.gov.au/camping). Los paisajes del Simpson Desert National Park son simplemente increíbles: dunas de arena de un rojo intenso que serpentean entre praderas de spinifex, lagos salados y flores silvestres que salpican el paisaje quemado por el sol. Este desierto ocupa 200.000 kilómetros cuadrados del centro de Australia, en los estados de Queenslad, el Territorio del Norte y Australia Meridional.

5 Las flores del Flinders Rangers 

Eucalipto rojo en el Flinders Ranges National Park. ampliar foto
Eucalipto rojo en el Flinders Ranges National Park.

El Flinders Ranges National Park es una magnífica escapada al Outback desde Adelaida. Está lleno de escarpadas gargantas, cordilleras, granjas abandonadas, zonas aborígenes, y (si llueve) auténticas alfombras de flores silvestres. La gran atracción del parque es la cuenca natural del Wilpena Pound, un valle elíptico hundido de 80 kilómetros cuadrados, rodeado de escarpadas crestas (que a pesar de su aspecto, no es el cráter de un meteorito). El punto más alto de los montes Flinders es el pico St. Mary (1171 metros), de gran importancia espiritual para los aborígenes adnyamathanba, que piden a los visitantes (una vez más) que no suban a la cima. Como alternativa se puede ascender el sendero hasta el Tanderra Saddle en el borde del Pound.

6 Los 615 kilómetros de la Oodnadatta Track

Cartel donde arrancan los 615 kilómetros de la Oodnadatta Track. ampliar foto
Cartel donde arrancan los 615 kilómetros de la Oodnadatta Track.

Hay que salirse de la Stuart Highway en la Cadney Homestead para recorrer una pista sin asfaltar de 172 kilómetros que llega hasta Oodnadata. La pista cruza el Desierto Pintado cuyos colores provienen de los sedimentos que en el pasado se asentaron en el fondo de un mar interior. La cámara de fotos es imprescindible.

Oodnadatta tiene solo 150 habitantes pero da nombre a uno de los senderos más famosos del Outback, la Oodnadatta Track, una ruta sin asfaltar de 615 kilómetros entre María (en la Stuart Highway) y Marree (en los montes Flindes septentrionales). La ruta sigue el trazado de la antigua Línea Telegráfica terrestre y del desaparecido Gran Ferrocarril del Norte. Uno de los puntos clave es el paso por el lago Eyre (¡el sexto más grande del mundo!). Hay de todo: llanuras, planicies, dunas, llanuras de rocas rojas... Conviene viajar en un todoterreno bien equipado.

7 Stuart Highway, como en Mad Max

Atención, canguros, en la Stuart Highway. ampliar foto
Atención, canguros, en la Stuart Highway.

Dicen los que conocen bien Australia que la mejor ruta por carretera para cruzar el Outback es la que sigue la Stuart Highway, que va de norte a sur o de sur a norte, desde Adelaida a Darwin: 3.020 kilómetros de arenas rojas, maleza baja y emúes galopando junto a la carretera. En esta larguísima carretera es parada imprescindible Coober Pedy, capital mundial de la extracción de ópalo, donde se han rodado epopeyas apocalípticas como Mad Max III, Planeta rojo, o Las aventuras de Priscila, reina del desierto. Son especialmente curiosas sus casas e iglesias subterráneas para hacer frente al intenso calor en verano. También es recomendable la desviación hacia Uluru de camino a Alice Springs. Por el camino encontraremos Nitmiluk (Katherine Gorgue National Park), una fotogénica colección de escarpados desfiladeros y abrevaderos naturales. A continuación aparecerá el Kakadu National Park, con sus zonas húmedas tropicales declaradas Patrimonio Mundial. Si tenemos ganas de andar, podemos abordar un tramo del legendario Oodnadatta Track, un duro paseo por el Outback, alternativo al asfalto de la Stuart Highway.

8 Acampar en Kimberley

Arte rupestre en Wren Gorge, Kimberly. ampliar foto
Arte rupestre en Wren Gorge, Kimberly.

La Gibb River Road (también conocida como The Gibb) es un clásico para quienes recorren el norte del país y una de las experiencias más salvajes. Atraviesa la exótica y abrasada región de Kimberley (la que aparece en la película Australia, de Baz Luhrman, 2008) y es perfecta para el senderismo, con campamentos en plena naturaleza, abrevaderos naturales y muchas ocasiones para pinchar los neumáticos. Son casi 660 kilómetros entre Derby y Kununurra, en gran parte sin asfaltar en medio de un interminable paisaje de tierra roja pero tiene un “recorrido turístico” desde Derby hasta la garganta de Windjana y Tunnel Creek que sale luego a la Great Northern Highway, y que permite una dosis de aventura pero sin exagerar.

Kimberley es famosa sobre todo por su extraordinario arte rupestre y por los curiosos paisajes del Purnululu (Bungle Bungle) National Park. El centro perlífero de Broome se encuentra al oeste, con Cable Beach que se extiende hacia poniente. No hace falta decir que hay que ir bien preparado pero también existen circuitos organizados desde Derby.

9 Ambiente tropical en Top End

La garganta del río Katherine, en el parque nacional de Nitmiluk.rn
La garganta del río Katherine, en el parque nacional de Nitmiluk.

El Outback del Top End, extremo tropical de la isla, es una experiencia radicalmente diferente a la de los desiertos al sur. Aquí las lluvias son las que dificultan ir de un lugar a otro. Durante la estación húmeda las carreteras se vuelven intransitables y los cocodrilos invaden las marismas. Para compensar hay que decir que también es una región de magníficos parques y de gran belleza natural ¡y los resorts de Kakadu salen casi a mitad de precio que en otras regiones! Darwin ya no es una ciudad típica del Outback, especialmente en la estación seca, cuando sus bares y el mercado de Mindil Beach se llenan de mochileros. Katherine, tres horas al sur, es mucho más “rural” (con un punto entre country y pop retro) y el punto de partida para descubrir el Nitmiluk National Park. En esta zona viven diferentes pueblos aborígenes que tras sus reclamaciones por el territorio recibieron grandes extensiones de tierra. A muchos se les puede ver paseando por Katherine.

10 Al norte del norte: Cape York

La sabana de Cape York. ampliar foto
La sabana de Cape York.

La remota península de Cape York es lo más al norte que se puede llegar sin dar el salto a las islas del estrecho de Torres (entre Australia y Papúa Nueva Guinea). Es una zona dominada por sabana tropical con enormes praderas surcadas por ríos que fluyen hacia el golfo de Carpentaria. Al igual que en el Top End, las lluvias condicionan el paisaje. La mayoría de los viajeros no pasan de Cairns y Port Douglas, más al sur, pero hay quien se aventura hacia este remoto norte por la Mulligan Highway en busca de sus parques naturales, comunidades indígenas y localidades mineras. No resulta fácil llegar por tierra hasta la punta de Australia: carreteras y caminos desiguales, ríos llenos de cocodrilos... pero la aventura está asegurada. Hay que evitar la estación húmeda (noviembre-marzo), cuando se cortan las carreteras por las lluvias y hace un calor y una humedad insoportables. Desde Cairs se pueden encontrar circuitos organizados para emprender la aventura con cierta seguridad.

Información

  • www.travelnt.com: mucha información turística sobre el outback del Territorio del Norte
  • www.nreta.nt.gov.au: información general sobre los parques nacionales del Territorio del Norte
  • www.southaustralia.com: Todos los detalles sobre el outback de Australia Meridional, desde Port Augusta a Oodnadatta.
  • www.environment.sa.gov.av: Consejos, mapas y permisos de acampada para los parques del desierto de Australia Meridional.

Más información en la guía Australia de Lonely Planet (GeoPlaneta) y en www.lonelyplanet.es

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información