Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 mansiones que merecen un viaje

Palacetes franceses, villas italianas o incluso obras maestras de la arquitectura contemporánea

Deslumbrantes residencias privadas alrededor del mundo que se pueden visitar

Exterior del castillo de Howard, al noreste de la ciudad de York (Inglaterra). Ver fotogalería
Exterior del castillo de Howard, al noreste de la ciudad de York (Inglaterra).

Grandes mansiones británicas de aire gótico, elegantes palacetes franceses, villas italianas, o incluso obras maestras de la arquitectura contemporánea… miles de casas privadas en todo el mundo abren sus puertas para ponernos los dientes largos e invitarnos a ver cómo viven los más ricos del planeta. Cotilleo turístico a gran escala para el que damos sólo 10 pistas.

01 Terror en la mansión de mármol

MARBLE PALACE, CALCUTA, INDIA

Puerta de acceso al Marble Palace de Calcuta, en India. ampliar foto
Puerta de acceso al Marble Palace de Calcuta, en India.

Esta enorme residencia en Calcuta fue construida en 1853 y es una extravagante mezcla de arquitectura neoclásica occidental y tradicional bengalí. Abundan las estatuas, suelos con incrustaciones marmóreas, lámparas de araña, espejos y relojes, además de un busto de caoba de la reina Victoria y cuadros de Rubens y Tiziano. También tiene un lago y un aviario con pavos reales y grullas. Sin embargo, los hermosos cuadros de la mansión empiezan a descolgarse de sus viejos marcos y los antiguos muebles están caprichosamente cubiertos de viejas sábanas polvorientas: un gran escenario para una película de terror.

El lugar todavía es una residencia privada y solo se puede visitar en grupos organizados. Además, se precisa un permiso del West Bengal Tourism.

02 Un palacio con feng shui

MANSIÓN DE CHEONG FATT TSE, PENANG, MALASIA

Fachada de la mansión de Cheong Fatt Tze, en Penang (Malasia). ampliar foto
Fachada de la mansión de Cheong Fatt Tze, en Penang (Malasia).

Otra de las mansiones asiáticas que invita a ver cómo vivían los ricos comerciantes chinos cuando hacían fortuna es la que está en la isla malaya de Penang. Construida en la década de 1880, esta magnífica mansión de 38 habitaciones y 220 ventanas perteneció a Cheong Fatt Tze, un comerciante local que abandonó China de adolescente y sin blanca y acabó convertido en el "Rockefeller del Este·. Su diseño, que combina Oriente y Occidente, con ventanas con persianas, vidrieras modernistas y hermosos suelos de azulejos, es un raro superviviente de la arquitectura favorita de los adinerados Straits Chinese de la época. Se encuentra en el llamado "trono de dragón", que hace alusión a la montaña que hay detrás (la colina de Penang) y al agua de que hay delante (el canal); el emplazamiento fue escogido por su excelente feng shui.

El edificio fue rescatado de las ruinas en 1990 y ha recibido diversos premios por su restauración. Se puede visitar y también incluye un hotel exclusivo que es una buena opción para alojarse en Penang.

www.cheongfatttzemansion.com

03 Ricos del nuevo mundo

WERRIBEE, MELBOURNE, AUSTRALIA

La mansión Werribee de Melbourne. ampliar foto
La mansión Werribee de Melbourne.

También en un país joven como Australia los colonos que se hicieron ricos intentaron a toda costa imitar las mansiones de los poderosos en Europa. El siglo XIX fue especialmente generoso con este rincón de Australia y durante la fiebre de oro, Melbourne fue la ciudad más rica del mundo, como se aprecia en su suntuosa arquitectura victoriana. De inspiración italiana, la Mansión Werribee es un ejemplo de esta época de prosperidad: fue construida en 1877 para la familia Chirnside, grandes ganaderos, y constituye un sólido testamento de la ambición colonial. Se encuentra rodeada de preciosos jardines con un lago, invernaderos, una gruta y un paseo entre esculturas.

Se puede ir hasta este parque al suroeste de Melbourne (en dirección a la carretera de la Costa y a los famosos Doce Apóstoles) en el Werribee Park Shuttle, que opera desde el centro de Melbourne.

http://werribeeparkshuttle.com.au

04 Lo mejor del Renacimiento

VILLA D'ESTE, ITALIA

Jardines y fuentes de Villa d'Este, en Tívoli (Italia). ampliar foto
Jardines y fuentes de Villa d'Este, en Tívoli (Italia).

En el centro de la cima de Tívoli, cerca de Roma, están los jardines escalonados de Villa d’Este uno de los mejores ejemplos del típico jardín del Alto Renacimiento, decorado con fuentes que juegan con la fuerza de la gravedad. Esta villa renacentista fue antes un monasterio benedictino antes de que el cardenal Hipólito d’Este (hijo de Lucrecia Borgia) lo convirtiera en su palacio de recreo en 1550; ante su decepción por no haber sido elegido papa, decidió instalarse en este palacio. En torno a un gran patio, posee frescos en los techos y una estancia central que da a unos fantasiosos jardines, con centenares de caprichosos juegos de agua, como fuentes, estanques, grutas, ninfas, dragones, caballos alados y un órgano hidráulico. Más tarde, en 1865 y 1866, la villa fue el hogar del compositor Franz Liszt y en sus jardines se inspiró para componer A los cipreses de la Villa d’Este y Juegos de agua en la Villa d’Este.

La villa se encuentra a dos miutos de paseo del centro de Tivoli, por Largo Garibaldi hacia el norte. Abre de martes a domingo desde las 8.00 hasta una hora antes de la puesta de sol.

www.villadestetivoli.info

05 Retorno a Brideshead

CASTILLO DE HOWARD, REINO UNIDO

Fachada principal del castillo de Howard, en North Yorkshire (Inglaterra). ampliar foto
Fachada principal del castillo de Howard, en North Yorkshire (Inglaterra).

Gran Bretaña está llena de casas y mansiones para visitar, pero cuesta encontrar una residencia tan majestuosa como el castillo de Howard, una obra de grandiosidad y audacia teatral situada en las onduladas colinas Howardian, al noreste de la ciudad de York. Se trata de uno de los edificios más hermosos del mundo, reconocible por su papel principal en la adaptación televisiva de la década de 1980 de la novela Retorno a Brideshead. También aparece en otras muchas películas, como Barry Lyndon, de Stanley Kubrick.

Hicieron falta tres generaciones de condes para completarlo y durante tres siglos ha sido la residencia de la familia Howard, que todavía habita la casa aunque permite la entrada a los turistas; se pueden visitar la casa y los terrenos (jardines tapiados del siglo XVIII, delfinios, templos, fuentes, etcétera). En el interior nos esperan cuadros de Canaletto o de Thomas Gainsboroug, entre otros. La mayor parte del edificio se construyó a principios del siglo XVIII, pero que nadie espere encontrar un castillo: pese a su nombre, se trata de una magnífica casa de campo inglesa de estilo palaciego.

El castillo de Howard está 24 km al noreste de York por la A64. Hay varios circuitos organizados desde York. 

En una nación llena de casas majestuosas, el castillo de Howard es una de las más grandes pero no la única. Si se quiere hacer un recorrido por las mejores mansiones inglesas abiertas al público, se puede consultar la página de Visit Britain

06 Una obra maestra de Lloyd Wright

Casa de la Cascada, Pensilvania (EE UU)

Exterior de la Casa de la Cascada de Frank Lloyd Wright, en Mill Run, Pennsylvania (EE UU). ampliar foto
Exterior de la Casa de la Cascada de Frank Lloyd Wright, en Mill Run, Pennsylvania (EE UU).

La Casa de la Cascada aparece en todas las guías turísticas y libros de Arquitectura, pero tiene poco que ver con otras mansiones o palacetes abiertos al público. Esta obra maestra del arquitecto Frank Lloyd Wright se remonta a la década de 1930. La Fallingwater es una estructura de líneas rectas y voladiza que parece flotar sobre la cascada. Fue construida como retiro de fin de semana para la familia Kaufmann, dueña de unos grandes almacenes de Pittsburg, en los bosques del sur de Pensilvania. Edificada con piedra del lugar, parece fundida con el entorno natural, como si las rocas surgieran del arroyo del Oso y hubieran adoptado la forma de una casa. El interior es de un minimalismo casi japonés, con el sonido de la cascada como música de fondo. Está rodeada de jardines boscosos que también se funden a la perfección con el entorno.

La casa está al sur de Pittsburg (1491 Mill Run Road, Mill Run) y se puede acceder al interior en alguna de las visitas guiadas que se realizan cada hora; se recomienda reservar en www.fallingwater.org.

Si Fallingwater nos parece muy turística podemos visitar la cercana Kentucky Knob, del mismo arquitecto, diseñada en 1953 y construida sobre unas ondulantes colinas. Destaca por sus formas hexagonales, sus materiales naturales y las claraboyas en forma de panal.

07 Una parada en el Loira

CHÂTEAU DE CHAMBORD, FRANCIA

Una ciclista en los jardines que rodean el Château de Chambord, en el valle del Loira (Francia). ampliar foto
Una ciclista en los jardines que rodean el Château de Chambord, en el valle del Loira (Francia).

Hay pocos castillos en el mundo tan famosos y visitados como los del valle del Loira. Entre todos, escogemos el de Chambord, construido en el siglo XVI como pabellón de caza y escenario para los encuentros amorosos de su propietario, el rey Francisco I. El elemento más representativo y original es la ingeniosa escalera de doble hélice, atribuida por algunos a Leonardo da Vinci, cuyas dos aspas ascienden por las tres plantas sin llegar a tocarse nunca. También merece la pena la terraza del tejado, de inspiración italiana, tan rodeada de torreones, cúpulas, bóvedas, chimeneas, tejados de pizarra con mosaicos y pararrayos que da la sensación de estar en una pequeña ciudad. La corte también se reunía aquí para contemplar ejercicios militares y torneos varios.

Chambord está en el valle del Loira. Hay que tomar un tren desde París Austerlitz a Blois, desde donde hay un servicio de enlace Blois-Chambord de mayo a septiembre.

08 Mansiones de Nueva Inglaterra

SLEEPER-MCCANN HOUSE, MASSACHUSETTS (EE UU)

Casa de verano del interiorista Henry Davis Sleeper, conocida como Beauport House, en Massachusetts (EE UU). ampliar foto
Casa de verano del interiorista Henry Davis Sleeper, conocida como Beauport House, en Massachusetts (EE UU).

Nueva Inglaterra es otra de las regiones donde abundan las mansiones más o menos extravagantes y más o menos clásicas, porque hay de todo. Como la casa de verano del interiorista Henry Davis Sleeper, con más de cuarenta habitaciones, que también se conoce como Beauport House. Para su decoración, Sleeper viajó por Nueva Inglaterra en busca elementos destacados de casas en ruinas: paneles de madera, muebles, papel pintado, vidrios de colores y porcelana. El resultado fue un rincón increíblemente ecléctico pero gratamente sorprendente, además de acogedor.

La mansión descansa sobre las rocas con vistas a la bahía de Gloucester y posee unas terrazas inspiradas en el movimiento Arts and Crafts, que descienden a modo de habitaciones-jardín.

Beauport House se puede visitar entre junio y octubre, de martes a domingo de 10.00 a 17.00. La última visita es a las 16.00.

09 Una mansión italiana en Irlanda

POWERSCOURT, ENNISKERRY (IRLANDA)

Jardines de la mansión de Powerscourt, Irlanda. ampliar foto
Jardines de la mansión de Powerscourt, Irlanda.

Devorada por el fuego en la década de 1970, esta mansión irlandesa fue restaurada hasta recuperar por completo su esplendor palladiano. Originariamente fue un castillo (siglo XIII), aunque en el XVIII fue totalmente remodelado. Destaca un salón de baile a dos niveles de estilo georgiano y las dos hectáreas de jardines de estilo italiano que lo rodean. Por supuesto, tiene su propia cascada, la más grande de Irlanda. En los terrenos de la finca se encuentra también el Hotel Ritz Powerscourt, de cinco estrellas, con dos campos de golf de 18 hoyos.

Powerscourt está al lado del encantador pueblecito de Enniskerry (a 25 kilómetros al sur de Dublín), levantado en 1760 por el conde de Powerscourt para alojar a los campesinos del lugar. La mansión es uno de los mayores atractivos del Condado de Wicklow. Desde Dublín se puede ir en el autobús 44 hasta Enniskerry.

10 Barroco hasta la extenuación

PALACIO DE CATALINA, TSÁRKOYE SELÓ (RUSIA)

Salón del palacio de Catalina, en Tsárkoye Seló (Rusia). ampliar foto
Salón del palacio de Catalina, en Tsárkoye Seló (Rusia).

Originalmente construido como residencia de verano de la esposa de Pedro el Grande, Catalina I, su hija Isabel se pasó la vida remodelándolo y ampliándolo con ayuda del arquitecto Bartolomeo Rastrelli, quien más tarde diseñaría el Palacio de Invierno. En un momento, toda la fachada era dorada. Catalina II realizó extensiones menos llamativas, como la sala de Ágata y el Salón Chino. El lugar fue saqueado y destruido por los alemanes en la II Guerra Mundial, pero posteriormente fue reconstruido casi al completo. No hay que perderse la asombrosa (réplica) de la sala de Ámbar, con sus sólidos paneles y suelos de entarimado, todo de ámbar. Son magníficos los jardines, una especie de reproducción de Versalles.

El palacio se encuentra en el pueblo de Tsárkoye Seló, una visita fácil de un día desde San Petersburgo (a 25 kilómetros).

Cómo vivir en una mansión sin salir de España

Si alguna vez queremos darnos el capricho de alquilar una mansión ya hay una red en España que gestiona más de treinta casas, palacios y castillos en manos privadas; se pueden arrendar para alojamiento o para eventos. Desde pazos como el de Oca, en Pontevedra, conocido como el Versalles gallego por sus jardines, hasta casas-palacio como la de los Hornillos (Santander), donde se rodó la película Los Otros, o, por qué no, un palacio del siglo XVI que perteneció a Felipe II, como el de la Granjilla, desde donde el rey supervisaba las obras de El Escorial. En Gran Bretaña y en otros países europeos este tipo de redes funciona desde hace tiempo, pero en España es algo bastante novedoso, a pesar de ser el segundo país del mundo con mayor número de lugares declarados Patrimonio mundial por la Unesco.

www.greatness.es

Más información en la guía Lonely Planet “1000 lugares únicos” y en www.lonelyplanet.es

Más información