Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ritmo que invade Tánger

La ciudad marroquí se llena de jazz en una nueva edición de Tanjazz, con actuaciones de Elisabeth Kontomanou, Magic Tarbouch o Kind of Cai

La cantante Elizabeth Kontomanou.
La cantante Elizabeth Kontomanou.

En un escenario tan impresionante como el Palacio de Moulay Hafid, con sus paredes encaladas y sus amplios ventanales, se colarán notas de jazz entre el 18 y el 22 de septiembre. El que fue posteriormente Palacio de las Instituciones Italianas es uno sólo de los variados escenarios que acogerán el festival de jazz de Tánger, Tanjazz. En su decimocuarta edición, la cita deja claro que ese estilo musical de origen estadounidense hace tiempo que pasó a ser universal: artistas de Bulgaria, Egipto, Túnez o los Balcanes son este año los protagonistas, en una fusión en la que también tienen cabida el hip hop y el rhythm and blues.

El palacio de Moulay Hafid es el escenario principal del festival, con varias localizaciones en su interior. Entre ellas, un vasto espacio al aire libre con 1.500 plazas para los que busquen la espectacularidad; el más íntimo 'Tanjazz club', que recoge el testigo de los cabarets de los años cuarenta, y el 'Tanjazz Lounge', para los amantes de las versiones más puras, “sin aditivos ni colorantes”, como reza la web del festival. Las entradas diarias con acceso a todas las escenas oscilan entre los 200 y los 300 dirhams (algo menos de 20-30 euros), con la opción de adquirir un pase completo para todo el festival por mil dírhams. Para quienes quieran que la música invada sus oídos sin vaciar sus bolsillos, el festival ha previsto dos escenarios al aire libre con actuaciones gratuitas: BMCI Ville, en la céntrica Plaza de las Naciones, y Renault Ville, al lado del puerto.

Pleasure and the Biscuit Boys. ampliar foto
Pleasure and the Biscuit Boys.

¿Por qué artistas decantarse, entre la variedad de una edición especialmente heterogénea? Aquí incluimos cinco recomendaciones, que no son necesariamente ni las más publicitadas ni las de más amplia trayectoria, pero que, en todo caso, tienen alguna singularidad digna de ser reseñada:

-La autodidacta: Elisabeth Kontomanou, griega de madre, guineana de padre, fue elegida mejor artista vocal en los premios Victoires du Jazz 2006. Acunada por los sonidos de la Motown y admiradora declarada de María Callas, traerá a Tánger sus interpretaciones de los grandes nombres del jazz vocal. El sábado 21, en el escenario BMCI Palais (Palacio de Moulay Hafid)

-Los tangerinos con aires surf: Magic Tarbouch. Su concierto del sábado en el Tanjazz Club (22 horas) hará un repaso musical de los años veinte a los sesenta en el que se entremezclarán el swing de Nueva Orleans con el be-boop, el cool y el hard bop, todo con un toque tanjawi.

-El toque de flamenco: Kind of Cai. Revisitando a Miles Davis, la agrupación gaditana subraya los vínculos entre jazz y flamenco. El miércoles, en la escena Renault Palais (Palacio de Moulay Hafid)

-El veterano: Yehya Khalil. El batería egipcio hará un repaso a las composiciones más bellas de sus cincuenta años de trayectoria, combinando instrumentos orientales con el saxofón y la guitarra occidentales. Y un plus para animarse a escucharlo: el sábado 21, concierto gratuito en la escena BMCI Ville (o de pago el viernes en BMCI Palais)

-Los reyes del swing: Pleasure and the Biscuit Boys. Estos británicos están considerados el mejor grupo swing del mundo, así que sería una pena dejar pasar la oportunidad de escucharlos en directo, algo que se puede hacer, además, gratuitamente el jueves 19 en el escenario Renault Ville (o pagando el sábado en el Renault Palais).

Y como la gastronomía también es un arte, el restaurante libanés Zeryab lleva sus platos al primer piso del palacio durante la celebración del festival; para los paladares amantes de lo oriental, las propuestas del tailandés Tom Yam son más que recomendables, y el 'menú de los artistas' ofrece por 100 dirhams (algo menos de diez euros), entrantes, primer plato, postre y bebida. El Bistro des artistes, abierto entre las 22 y las 00.30 horas, ofrece platos en un entorno con escena acústica incluida. Gastronomía y música se unen para poner ritmo a Tánger durante cinco intensos días.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.