Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reggae en la playa de Santa Mónica

Jimmy Cliff cerrará los conciertos gratuitos del verano en la ciudad californiana

Uno de los conciertos en la playa, con el Parque de Atracciones al fondo
Uno de los conciertos en la playa, con el Parque de Atracciones al fondo

Es jueves por la tarde y en la zona del embarcadero de Santa Mónica se observa un ajetreo más intenso de lo normal. La típica estampa de chicos y chicas portando sus esterillas para hacer yoga o pilates en esta playa de California se ha sustituido por una procesión mucho más numerosa de gentes cargando neveras, sombrillas, sillas y bolsas de cartón llenas de botellas y comida.

Los jueves de verano, miles de personas llegan a Santa Mónica para ser testigos de los conciertos gratuitos que se celebran cada semana en el embarcadero: Twilight Concerts.

Desde mediados de julio y hasta el 12 de septiembre un público de lo más heterogéneo se da cita en las inmediaciones del parque temático para presenciar a dos bandas por día. En total, 10 sesiones de buen rollo veraniego a la orilla del Océano Pacífico. Y van 29 ediciones de esta iniciativa nacida en 1984.

El mecanismo es de lo más sencillo. Lo ideal, para el que pueda, es llegar temprano, sobre las seis y media de la tarde; plantar manta, sillas y sacar los refrigerios y la comida. Así se preparara el terreno de cara al comienzo de los conciertos, que duran desde las siete de la tarde a las diez de la noche.

Grupos de amigos, familias y turistas forman parte del bullicioso ritual con tintes de lo más californianos. Ver el sol ponerse detrás del parque de atracciones del embarcadero es todo un espectáculo.

Sentados o de pie

El escenario de los Twilight Concerts. ampliar foto
El escenario de los Twilight Concerts.

Hay varias maneras de disfrutar de los conciertos. Una de ellas es contemplarlos desde la playa. Para ello, es recomendable, llevar una sudadera (refresca cuando cae el sol) y no tener las botellas de vino y las cervezas a la vista de las autoridades.

La otra forma de contemplar los conciertos es colocándose más cerca de las bandas, en el mismo embarcadero. Se puede estar tanto sentado (hay que solicitar un asiento de forma gratuita a través de Facebook), como de pie (por orden de llegada hasta completar aforo). Dentro de la zona del embarcadero hay una barra para pedir bebidas y comida a precios no muy populares.

Y así, la música, la sal y la arena fluyen en el verano de Santa Mónica con el trasfondo de bandas prometedoras y otras más que consagradas. Y es que la guinda al pastel del evento la pondrá el músico de reggae jamaicano Jimmy Cliff, que será el encargado de cerrar esta edición de Twilight Concerts el 12 de septiembre.

Además de los conciertos, todos los bares y restaurantes de la zona aprovechan el gentío para organizar happy hours con buenos precios para los que quieran continuar disfrutando de estas especiales noches de verano.

Más información