Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coco Chanel, su amante y las farolas de Londres

Una romántica leyenda urbana relaciona a la diseñadora con el anagrama de Westminster

Farola de gas en Westminster, Londres. Ampliar foto
Farola de gas en Westminster, Londres.

Circula por Londres una peculiar historia que dice que el amor del Duque de Westminster por Coco Chanel llegó al punto de estampar el logotipo de su amada en las farolas de la ciudad. Cualquier turista puede constatar que los faroles negros del centro de Londres están adornadas con dos símbolos, uno al lado del otro. En una parte de la base, una enorme 'W', de Westminster. En la otra, dos ces cruzadas, exactamente iguales que el famoso emblema de la marca francesa. ¿Cómo se ha llegado a asociar un bulo como este con la gran dama de la moda?

Lo cierto es que Coco Chanel tuvo un amante muy poderoso a orillas del Támesis. La casualidad y el romanticismo de los londinenses han construido el resto de una historia tantas veces repetida que ha adquirido categoría de leyenda. La fábula tomó vuelo en 2010, cuando Justine Picardie, la autora de una biografía de la diseñadora, publicó detalles contrastados y probados de la vida amorosa de Chanel que apuntaban a una fuerte conexión con la capital británica. “Si piensan en Chanel se les viene a la cabeza París, verdad?”, decía la autora, “pues mientras investigo para su nueva biografía he descubierto que hay un mundo que ella habitó en Londres, un escenario que dio forma a su trabajo y también a su vida”. 

Los dos grandes amantes de la diseñadora fueron ingleses. El primero, Arthur Capel, era un playboy y empresario que también trabajaba en misiones de inteligencia secretas entre París y Londres. Aquel hombre se casó con la aristócrata Diana Wyndham, para afianzar su posición, en 1918, aunque, según la biógrafa, su affaire continuó hasta la muerte de él en un accidente de tráfico en 1919.

Fue en 1924, a sus 41 años, cuando Chanel se embarcó en su segunda relación brit. Su nombre era Bendor, el segundo Duque de Westminster, del que se decía que era el hombre más rico de Europa. Había estado casado dos veces. Cuando su romance terminó, a finales de los años treinta, quedaron como buenos amigos.

Muchas Duquesas

Otra de las leyendas que corren por la ciudad es que el Duque le propuso matrimonio y ella se negó, respondiendo la siguiente célebre frase: “Ha habido muchas Duquesas de Westminister pero una sola Coco Chanel”. La biógrafa asegura no haber encontrado prueba de que eso sucediera. “En su vejez la propia Chanel negó haber dicho tal cosa. Dijo que esa afirmación era demasiado vulgar para ella y que el duque se hubiera reído en su cara”, explica Picardie.

Desde luego, las fechas no cuadran. Si la relación de W y CC acabó en 1930, ¿por qué las farolas con sus iniciales tardaron veinte años más en iluminar la ciudad? No fue hasta la década de los cincuenta cuando estas lámparas pasaron a formar parte del mobiliario urbano.

Desde las oficinas de Westminster, dan la versión real de la historia, W y CC no son el Duque de Westminister y Coco Chanel sino las iniciales del órgano municipal Westminster City Council. “Ningún papel prueba tal cosa”, aseguró Martin Low, concejal de Transporte de Westminster a la prensa inglesa. “De vez en cuando recibimos llamadas de la prensa especializada en moda preguntando si la historia es cierta. Es una bella idea, pero no”. Todo hermosas coincidencias que han dado vida a una de las leyendas más románticas de Londres.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información