Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Rajastán, por las ciudades rosa, azul y dorada

Ruta por esta región desértica de la India con paradas en Jaipur, Jodhpur y Jaisalmer

La ciudad de Jodhpur (con sus casas de azul celeste), vista desde el fuerte de Mehrangarh. Ampliar foto
La ciudad de Jodhpur (con sus casas de azul celeste), vista desde el fuerte de Mehrangarh.

El Rajastán es una región predominantemente desértica situada en la zona oeste de la India, al lado de Pakistán. Aquí destacan el desierto del Thar y tres ciudades, Jaipur, Jodhpur y Jaisalmer, ruta que puede realizarse en una semana, en un viaje increíble en el que ver muchos fuertes, dunas, palacios y camellos.

Desde Nueva Delhi, la primera parada es Jaipur, capital del estado del Rajastán y conocida como la ciudad rosa por su área amurallada pintada de ese color. Dentro de esa fortificación se encuentran varios palacios, entre los que destaca el Jawa Mahal (también conocido como Palacio de los vientos). La red de celosías, arcos y ventanucos de su fachada principal le deja a uno sin aliento. En los alrededores, en pleno Badi Chaupar, hay fabulosos bazares en los que comprar pashminas y otros enseres.

Hay también dos fuertes de obligada visita, el de Nahargarh, desde donde se debe presenciar el atardecer, y el Amber Fort, una joya a la que se puede acceder subido a un elefante para realizar un auténtico viaje al pasado. Al fuerte de Amber conviene dedicarle más de una mañana para visitarlo por completo, aunque luego podremos recuperar fuerzas en el restaurante Niro´s, con más de 50 años de historia.

Jodhpur, llamada por muchos la ciudad azul, está enclavada al oeste de Jaipur. Cuenta con buenas comunicaciones por tren e incluso dispone de aeropuerto. Sus pintorescas casas de color azul, que antaño pertenecían en exclusiva a la casta brahmán, no son tan abundantes y requieren callejear un poco para encontrar rincones teñidos de cian. Hay dos edificios ineludibles, el Mehrangarh Fort, construido encima de Jodhpur y con unas magníficas vistas de la zona, y el Umaid Bhawan Palace, ahora un hotel de lujo, con preciosos jardines y excelentes acabados.

La siguiente parada de la ruta es Jaisalmer, conocida como la ciudad dorada. Además de su enorme y conocido fuerte, Patrimonio mundial de la Unesco, sus murallas resguardan preciosas havelis (mansiones) con caprichosas formas talladas en sus arcos y fachadas, así como patios interiores de gran belleza. Sin embargo, lo más increíble de Jaisalmer no es la ciudad en sí, sino el espléndido desierto del Thar que se extiende hacia el oeste, en dirección a Pakistán. Es recomendable hacer un pequeño safari que incluya un paseo en camello y pasar la noche en una jaima, en medio de las dunas. El cielo estrellado y el amanecer son difíciles de olvidar.

Es posible completar este tour por el Rajastán con una visita a Udaipur, ciudad palaciega que fue escenario de la película Octopussy (1983), filme de James Bond cuando era representado por Roger Moore.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.