Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renos y alquitrán contra el frío lapón

El finlandés Hotel Nellim ofrece 22 habitaciones más allá del Círculo Polar Ártico

El propietario del hotel, Jouko Lappalainen, con su puñal en la cintura.
El propietario del hotel, Jouko Lappalainen, con su puñal en la cintura.

Nellim es una pequeña aldea situada en la orilla oriental del lago Inari, en la parte septentrional de la Laponia finlandesa, a 320 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico. Está situada a solo ocho kilómetros del límite con Rusia y la mitad de sus 250 habitantes son sami, o lapones, el pueblo aborigen del extremo norte europeo, cuya principal actividad es la cría y cuidado de los renos. Este área donde reina el silencio es de una belleza sobrecogedora. En este lugar el finlandés Jouko Lappalainen fundó hace ahora ocho años el Hotel Nellim, un establecimiento que ofrece aventuras en la inmensidad del bosque y en el mar interior que es el lago Inari.

"Tenemos tres fenómenos de luz que son únicos. En verano, sol de medianoche; en invierno, 24 horas sin luz solar; y luego están las auroras boreales", dice el propietario y director del hotel, que lleva colgado del cinto un puñal, el instrumento de trabajo básico en estas latitudes. En efecto, durante el verano el sol no se pone y permanece en el horizonte 65 días, desde el 18 de mayo hasta el 22 de agosto. El periodo de las auroras boreales es desde fines de septiembre hasta mediados de abril.

Restaurante del Hotel Nellim.
Restaurante del Hotel Nellim.

Entre las actividades de verano más solicitadas, están las excursiones para ver la separación y marcaje de los renos. Los aldeanos tienen su propia cooperativa (paliskunta) para la crianza. Después del marcaje, los renos circulan libremente por el bosque hasta la próxima primavera. No es de extrañar tampoco que unos de los platos estrella del restaurante del Hotel Nellim sea el estofado de reno, acompañado de puré de patatas y arándanos rojos.

Situado en medio de un pinar, el hotel es de color negro opaco. Esto se debe a que en lugar de pintura está cubierto de alquitrán, que es mucha más resistente a las inclemencias del invierno polar, a la vez que más ecológico. En la parte posterior del establecimiento hay un pequeño lago de aguas cristalina, en cuya orilla está la sauna donde concluyen las actividades de cada día.

Los 4 apartamentos y las 22 habitaciones presentan todas las comodidades, además de conexión WiFi. La doble, desde 98 euros la noche. Por otro lado, en la aldea de Nellim hay una interesante capilla ortodoxa y un museo sami.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.