Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miniguía nocturna de Salamanca

Diez locales para salir de marcha por esta ciudad con 32.000 universitarios

Música en directo en Santa Rita. Ampliar foto
Música en directo en Santa Rita.

Salamanca, famosa por su Universidad —unos 32.000 estudiantes matriculados este curso—, es también el séptimo destino Erasmus en toda Europa y una de las capitales que más turismo idiomático recibe en el territorio nacional: en torno a unos 20.000 estudiantes de español de unas 80 nacionalidades diferentes visitan cada año. Por eso no es de extrañar que la noche se viva con especial intensidad en esta ciudad. Tal vez el signo más sintomático de este afán de fiesta podamos concretarlo en un evento único que surgió de forma espontanea hace ya ocho años: la llamada Nochevieja Universitaria, que el pasado 13 de diciembre reunió la friolera de 50.000 personas en la Plaza Mayor. Pero no solo de estudiantes se alimenta la noche salmantina. La oferta de bares, pubs, cafés y discotecas es amplia y abarca todos los gustos y edades. Como botón de muestra, los diez locales que proponemos a continuación (mapa).

1

Indie español

Casi al final de la Gran Vía se encuentra Tum Tum Bar (calle Caldereros 13), un bar abierto en el año 1988. Decoración inspirada en el mundo del cómic con elementos tomados del pop art, copas a 4 euros y música que hará las delicias de los aficionados a la música indie made in Spain. Ambiente agradable en una de las zonas más animadas de la ciudad, que cuenta con numerosos adeptos.

2

Sabor latino

Referente indiscutible de la noche en Salamanca, El Savor (calle San Justo 28, junto a Plaza Bretón) ofrece un amplio abanico de actividades todos los días de la semana: clases de baile, talleres de ritmos latinos, conciertos, recitales, noches temáticas —fiesta colombiana los martes, jam session a cargo de los estudiantes del Conservatorio Superior de Música los miércoles— happy hour (mojitos a 3 euros) y hasta un festival de rock: el Rock Savor Music Fest. Si con esto no era suficiente, cada lunes a las 22:30 podemos asistir aquí a las sesiones de Micro Abierto Salamanca, una oportunidad para todos los que quieran debutar sobre un escenario.

3

Rock and freak

El Lado Oscuro (calle San Justo, 30) es un local nocturno con dos salas: el Imperio (metal zone) y la Alianza Rebelde (zona indie, rock, dj’s). Cervezas a buen precio y ambiente heterogéneo —no hace falta ser un forofo de la saga ni un metalero impenitente para encajar en este sitio—, que fluctua entre el heavy, el grunge, el trash y el gothic. No es el único bar de este tipo en Salamanca: cerca del Paseo de Carmelitas encontramos también El Otro Lado (calle Sorias, 22), local hermano del primero —mismos dueños— pero más roquero, donde también podemos escuchar soul, garage o trance psicodélico.

4

Ecológico y solidario

El Rastrel Etic Café (calle El Grillo, 21) es un bar con una larga trayectoria, recién reformado y con nuevo equipo al frente que funciona en régimen de cooperativa (“aquí no hay jefes”, nos apostillan). Es un lugar de encuentro abierto a todos aquellos artistas que busquen un sitio donde exponer o compartir su talento con la clientela. Filosofía ecológica: productos de comercio justo, pinchos para vegetarianos y veganos con ingredientes de agricultura orgánica y una buena selección de cervezas artesanas. Cada jueves procuran organizar alguna actividad (talleres, charlas) y los martes hay veladas de magia. Con una decoración muy acorde al ideario que persigue, no le faltan ni los árboles.

5

Tras el telón de acero (se baila)

Sala Potemkin (calle Consuelo, 4). Amplio, con algo de búnker, ideal para terminar la noche —es de los que cierran más tarde, sobre las 7 de la mañana—, aglutina diferentes estilos musicales (rock, garage, indie, soul, rhythm and blues, pop). También ofrece conciertos de vez en cuando: Dorian, Love of Lesbian o Dover son algunas de las bandas que han pasado por aquí. Suele llenarse entre las 4 y las 5 de la madrugada, cuando el resto de bares y pubs de la zona decaen o echan el cierre.

6

El espíritu de una década

Santa Ana Café (calle Tentenecio, 14) es un pequeño pero entrañable local con una larga trayectoria (32 años de vida, nada menos), en pleno casco histórico y a dos pasos del Centro Documental de la Memoria Histórica. Música pop-rock nacional sobre todo —pero también blues y jazz—, aún resuenan aquí ecos de la movida, sin nostalgias. Ambiente auténtico, muy recomendable los sábados a partir de las 22:00. Como curiosidad: en el dintel de la puerta se conserva el nombre original de la calle en el siglo XVIII y el número del inmueble por aquel entonces, Niños Espósitos número 24. No tiene pérdida.

7

Noches de electrónica

Muy cerca de la Plaza Mayor se encuentra Cubic Club (calle Iscar Peyra, 30), una discoteca que se caracteriza por tener dj’s invitados de prestigio internacional pinchando lo último en música electrónica: Cristian Varela, Óscar Mulero, Alexander Kowalski o Ben Sims son algunos de los que ya han pasado por aquí. Para los amantes del clubbing y de la música house-disco-techno-trance. Junto con el Potemkim, de los últimos en cerrar.

8

Una plaza original

En la Plaza del Oeste, destaca Santa Rita (calle Jaime Vera, 15), un bar con cierto aire clandestino y bohemio que organiza buenas jam sessions cada jueves a partir de las 21.30. Música rock, pop y soul, gente de todas las edades, paredes tuneadas por artistas urbanos, toques trashy —hay una cabeza de tiburón disecada— y un futbolín para rematar la fiesta. El trato, sobresaliente. En la misma zona encontramos otros dos bares interesantes: el Granero (calle Granero, 3), que acoge cada año el Festival de Cine Corto de Salamanca, y el Malabar (calle Granero, 24), pequeño pero con muy buena onda.

9

Íntimo y ‘comiquero’

Sitio de referencia para los amantes de los personajes creados por Hergé, los cócteles, los batidos y la buena música: Café Milú (calle Zamora, 66; en el callejón que va a dar al Ateneo de Salamanca). Destaca por su cuidada decoración, por lo bien que tratan a la clientela y porque cada miércoles a partir de las 22:00 —durante el año académico— hay música en vivo: Los directos del Milú, ocasión única para participar como público en la grabación del programa Tres Acordes Rock Show, de Radio Universidad. Te despiden con gominolas, y no escatiman en frutos secos. Un punto extra para ellos.

10

Arty-pop

Lugar de culto para muchos: Cambalache Bar (avda. de Portugal, 2; esquina con Paseo de la Estación). Buen ambiente, decoración retro con reminiscencias a café americano de frontera, sofás, fanzines y música de lo más variada, pero clásica en su estilo: bebop, swing, country, rock, indie, tango… De Johnny Cash a Nick Cave, de Los Coronas a Malevaje "y hasta reggae si el calor aprieta", nos cuentan. El pasado 1 de junio celebraron su 25 aniversario por todo lo alto en otro local histórico de la ciudad, la Sala Atenas. Tangozero, Víctor Coyote y Corcobado Dj pusieron la banda sonora. En directo.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.