Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Pistas

Un café cada cien años

El Royalty, abierto hace un siglo en Cádiz, es el último de los cafés románticos andaluces

Interior del centenario café Royalty, en Cádiz.
Interior del centenario café Royalty, en Cádiz.

Nació hace cien años en Cádiz, cerró en los años treinta y hubo que esperar hasta 2012 para que el Café Royalty, el último de los cafés románticos andaluces, reabriese sus puertas restaurado y brillante. Se inauguró en 1912, cuando la ciudad andaluza se preparaba para el centenario de La Pepa —la primera Constitución que se promulgó en España, el 19 de marzo de 1812— con una gran transformación urbanística que hizo desaparecer sus murallas y permitió que se levantaran monumentos y edificios.

Soplaban nuevos aires, y el empresario gaditano Gómez Doreé construyó en la esquina de la plaza de la Candelaria con la calle del Obispo un local exquisito, al estilo de los que a finales del siglo XVIII y principios del XIX acogían las tertulias políticas donde germinaría la Constitución de 1812.

Suntuosamente decorado con estucos dorados, mármoles y pinturas de Felipe Abárzuza, y con un programa musical todas las noches (el compositor gaditano Manuel de Falla celebró allí sus primeros conciertos), el Café Royalty se convirtió pronto en el sitio preferido por la burguesía gaditana. Hasta los años treinta, en vísperas de la Guerra Civil, cuando echó el cierre para convertirse primero en almacén y ferretería y para ser finalmente abandonado. Hasta 2008 no se abordó su restauración, y en septiembre de 2012, en el marco del bicentenario de las Cortes de Cádiz, reabrió de nuevo al público.

En su reconstrucción, a cargo de un equipo de historiadores, restauradores y decoradores, se han empleado, donde era posible, los elementos originales del antiguo café: yeserías, espejos o galerías ocultos tras estanterías de herramientas y falsos techos, a menudo deteriorados o perdidos por la humedad. También se recuperó el antiguo rótulo del chaflán. Y la vitrina art noveau, la caja registradora, el mostrador y la cafetera proceden de hoteles y cafés de la época del Royalty en Londres, Buenos Aires o Nueva York.

» www.caferoyalty.com