Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comida es un juego en la Gabinoteca de Madrid

Este restaurante propone una divertida carta con platos como el 'Potito de huevo, patata y trufa'

El restaurante ha sido decorado por Ping Pong Arquitectura. Ampliar foto
El restaurante ha sido decorado por Ping Pong Arquitectura.

Situado en pleno barrio madrileño de Chamberí, La Gabinoteca es un local en el que uno no solo puede comer bien, sino también jugar y divertirse.

Los artífices de este proyecto tan auténtico son Nino, Hussi y Santi, quienes hace cinco años, y tras el éxito de 'Las Tortillas de Gabino', decidieron abrir este original restaurante (calle Fernández de la Hoz, 53; (+34 913991500). El local ha sido decorado por Ping Pong Arquitectura y destaca principalmente por la convergencia de diseños y colores al más puro estilo collage y por la dualidad de sus dos espacios. El ambiente es informal, con una clientela heterogénea y variopinta que suele llenar el establecimiento. Por ello, es aconsejable ir a primera hora, ya que no se puede reservar.

La cocina de La Gabinoteca reinventa la gastronomía tradicional, pero sin olvidarse del valor de lo auténtico. Lo que persigue principalmente es que nos lo pasemos bien mientras disfrutamos de platos tan curiosos como la Gabinopizza, presentada en la típica caja de cartón; el Potito de huevo, patata y trufa, cocinado al baño María en un envase de cristal herméticamente cerrado para que al abrirlo libere todo su aroma y la mezcla de sabores; o el Juan Palomo, un postre que crearemos nosotros mismos a partir de una caja de zapatero provista de brownie, fruta, sirope de fruta natural, un sifón con espuma... Muy recomendable. De hecho, cada mes eligen a un ganador entre todos los 'Juan Palomo' enviados a fotografía@lagabinoteca.es: el premio es una comida gratis para dos en el restaurante.

El 'Potito de huevo patata y trufa'.
El 'Potito de huevo patata y trufa'.

Asimismo, con el propósito de proporcionar siempre nuevas sorpresas, van incorporando a la carta otros inventos culinarios, como por ejemplo la Piñata, de la que caerán sobre la mesa caramelos, chucherías, helado...

Otro de sus ases es la carta de vinos. Y no solo por la cantidad de referencias. Una vez más, nos plantean otro juego. Nos propone elegir el vino más afín a nuestra personalidad a través de una serie de preguntas. También merecen una mención especial sus cócteles y combinados, sobre todo los mojitos elaborados con menta fresca y hielo pilé.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información