Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paraíso mallorquín del escritor Robert Graves

Fue en su casa de Deià, hoy un museo, donde escribió 'Yo, Claudio'

El jardín de la casa fue también diseñado por el poeta inglés (foto cedida por Fundación Casa de Robert Graves). Ampliar foto
El jardín de la casa fue también diseñado por el poeta inglés (foto cedida por Fundación Casa de Robert Graves).

“Mallorca es el paraíso, si puedes resistirlo”, le dijo Gertrude Stein a Robert Graves (Londres 1895-Deià 1985) en el transcurso de una entrevista en el año 1929. Parece ser que esta enigmática frase hizo mella en el poeta británico, puesto que meses después atracaba en la bahía de Palma con su familia para permanecer en la isla hasta el fin de sus días. Eligió Deià, un idílico pueblo en el corazón de la Sierra de Tramuntana, muy próximo a una abrupta costa plagada de acantilados que ofrecen unas espectaculares vistas del Mediterráneo. Un lugar del todo propicio para dar rienda suelta a su fascinación por el mito.

A las afueras de este pequeño pueblo, que hasta los años 90 fue un crisol de pintores y artistas que iban a capturar “la paleta del mediterráneo”, y que actualmente es una exclusiva zona residencial que todavía mantiene parte de ese aroma bohemio de antaño, Graves construyó en el año 1932 una casa que bautizó como Ca N´Alluny, es decir la casa lejana. Allí vivió hasta su muerte en 1985, exceptuando los periodos de la Guerra Civil Española y la II Guerra Mundial. Fue allí donde Graves concibió sus famosas obras Yo, Claudio, El vellocino de oro o La diosa Blanca.

Tras varios años abandonada, Ca N´Alluny ha sido reformada y convertida en Casa Museo mostrando de nuevo todo su esplendor pasado. Lo primero que llama la atención al visitante es el jardín, plagado de naranjos y limoneros plantados por el propio Graves, además de algarrobos, olivos y almendros, árboles autóctonos de la zona. También podemos ver el huerto del que la familia Graves surtía la cocina.

El interior de la finca es un verdadero viaje en el tiempo. Encontramos muebles y decoración originales, los cuadros y los platos típicos están colgados donde Graves quiso que estuvieran. Da la sensación de que el autor de Yo, Claudio hubiera salido un rato de la casa para ir a conversar con los lugareños del pueblo. En su interior encontramos varias joyas, como un antiguo ejemplar de las Georgias de Virgilio, cientos de volúmenes y primeras ediciones, objetos personales o la imprenta Albion que Graves trajo de Inglaterra para continuar con la cuidada editoral Seizin Press, que por entonces dirigía junto a su pareja, la poetisa Laura Riding.

Para completar la visita se recomienda acudir al precioso y minúsculo cementerio de Deiá, donde se encuentra la tumba de Robert Graves. Al finalizar la jornada se puede dar un paseo por las pintorescas calles del pueblo o bien tomar el primer baño del año en Cala Deià, si puedes resistirlo.

  • La Casa de Robet Graves. Carretera Deià a Sóller s/n. Deià. De lunes a viernes: de 10:00 a 17:00 horas. Sábados de 10:00 de 15:00. Domingos cerrado. (00 34 971 636 185).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.