Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruta del 'poutine' por Montreal

Este plato que comenzó como 'fast food' es hoy un fenómeno gastronómico

No hay que fiarse del aspecto de este plato canadiense.
No hay que fiarse del aspecto de este plato canadiense.

A excepción del sirope de arce, Canadá no es un destino especialmente conocido por la diversidad ni la calidad de su oferta culinaria. Sin embargo, la fama que ha adquirido el poutine en los últimos años parece indicar que las cosas están cambiando y que hay un plato destinado a dotar de identidad gastronómica a este país.

Aunque el origen del poutine se remonta al Quebec de los años cincuenta, no está claro exactamente donde tuvo lugar semejante invento. Varias comunidades rurales de la región como Drummondville, Saint-Jean-sur-Richelieu y Victoriaville se lo disputan. Para el distinguido paladar mediterráneo el poutine no suele entrar por los ojos, ya que no suele parecer muy apetecible. La receta original consiste en una buena cantidad de patatas fritas, espolvoreadas con pedacitos de cuajada de queso cheddar -de una textura áspera similar al provolone-, que se funden al ser recubiertas con una salsa espesa que los anglosajones denominan gravy. Aunque en un principio el poutine se comercializaba como fast food e iba dirigido sobre todo a estudiantes y trabajadores en establecimientos populares, hoy en día este plato se ha convertido en todo un fenómeno gastronómico. Ha adquirido tanta fama que incluso The New Yorker le ha llegado a dedicar un artículo específico. Y este año el Ayuntamiento de Montreal organizó por primera vez la semana del poutine, un concurso donde se invitaba a diferentes chefs a crear su propia versión.

Aunque ya de por sí no faltan en esta ciudad canadiense nuevas formas originales y sofisticadas de este plato donde elegir. Cada vez son más los chefs de prestigio que se suman a este reto, como Martin Picard, que ofrece un poutine de foie gras en su conocido restaurante Au Pied de Cochon, o la estrella televisiva Chuck Hughes, de Garde Manger, que está detrás de la variante de langosta.

Para los que prefieran algo más cercano a los orígenes de este plato, La Banquise es un lugar mítico en Montreal. Abierto desde 1968, ofrece a precios que rondan los ocho dólares más de 20 variedades diferentes, por una ración que muchos encontrarán difícil de terminar. Por la noche, las colas en La Banquise pueden ser realmente largas, al tratarse de la última parada de muchos hipsters.

A tan solo diez minutos a pie, se encuentra en el concurrido bulevar Saint Laurent otro establecimiento que merece la pena también tener en cuenta: el Patati Patata, un diner familiar con capacidad para alrededor de 15 personas, que ofrece un poutine que destaca por su relación calidad precio: tan solo 4 dólares. Otra cadena todavía más nueva, pero que en poco tiempo ha abierto tres establecimientos en Montreal, es Poutenville, que sirve platos combinados con varias versiones diferentes para los más curiosos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.