Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Trotamundos

La India de Vicente Ferrer

La actriz Emma Ozores recuerda un viaje en el que conoció al ya fallecido filántropo

India, Concha Cuetos y Vicente Ferrer. Esos fueron los ingredientes del mejor viaje que ha realizado Emma Ozores. Aunque su periplo tuvo lugar hace tiempo, la actriz, que estrenó esta semana en Madrid Cambalache (teatro Arlequín), lo sigue considerando una “experiencia brutal”.

 ¿Ya conocía India?

Nunca había estado. En esa época, hace ahora casi veinte años, se comenzaba a hablar del trabajo que Vicente Ferrer llevaba tiempo realizando allí. Se lo comenté a Concha Cuetos. Un tiempo después, me llamó por teléfono y me dijo: “Vamos a ir allí”. Yo, escéptica, le dije: “Claro, claro”. Pero vaya si fuimos.

¿Qué visitaron?

Pasamos la mayor parte del tiempo en Anantapur, la zona donde Ferrer desarrolló con la fundación su trabajo. Está en la región de Andhra Pradesh, al sur del país. Nos pasamos diez días recorriendo pueblos y visitando hospitales. Y cenábamos en su casa.

La India de Vicente Ferrer

¿Con qué les agasajaba?

Era un hombre humilde y repudiaba los excesos. Su casa era muy sencilla y comíamos platos típicos, evitando el picante y usando las manos y los dedos; como es tradición. Lo mejor de la cena eran sus anécdotas e historias.

¿Vivieron alguna?

En uno de los pueblos en los que trabajaba, la gente quería una escuela. Vicente Ferrer les animó a trabajar para conseguirla, y no solo pedirla. Hicieron una colecta y, mientras estábamos allí, el pueblo realizó la entrega del dinero recaudado para comenzar las obras. Nosotras asistimos a la ceremonia en hindi. La lengua tiene una cadencia muy particular que sonaba como poesía.

¿Cuánto lloraron?

Muchísimo. Cada lugar que visitábamos era más emotivo que el anterior.

¿Qué aprendió?

A dejar petrificada a una araña enorme con un bote de laca. Estábamos en la habitación de Concha cuando apareció el animal, del tamaño de una mano. Nos quedamos heladas y Concha cogió lo primero que tenía a mano: el bote de laca. La dejó tiesa.

¿Y en la esfera filosófica?

A nivel personal, reflexioné mucho sobre el valor de las cosas y de las acciones. Cuando estás inmersa en la sociedad de consumo, das demasiada importancia a lo material. La gente en esta zona de India mostraba una gran riqueza interior y una sonrisa permanente. Vicente Ferrer tuvo mucho que ver con ello. Al estar con él, no podías evitar preguntarte si era posible que ese señor existiera. Y sí, él era de verdad así.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.