Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seúl, de color verde

Recorrido por algunos de los parques más destacados de la capital surcoreana

El Festival de Flores de Primavera de Yeouido marca la vuelta del buen tiempo

Carituristas en el parque de Yeouido, bajo los cerezos en flor. Ampliar foto
Carituristas en el parque de Yeouido, bajo los cerezos en flor.

Entre los modernos edificios, puestos callejeros de comida, innumerables cafeterías y luces de neón, aún queda sitio en Seúl para amplios parques que aportan el verde a la ciudad. Si bien estos espacios tienen encanto en cualquier estación, en ellos se recibe con entusiasmo la llegada de la primavera. Sobre todo en el parque de Yeouido, que da la bienvenida cada año al regreso del calor con el blanco de sus cerezos y con la celebración de su Festival de Flores de Primavera .

La entrada al parque se encuentra fácilmente tras caminar un poco desde la Asamblea Nacional de Seúl, cuya parada de metro tiene el mismo nombre. Además de los más de mil cerezos que flanquean el paseo, aquí se encuentran por doquier puestos de comida dulce, artistas dispuestos a hacer una buena caricatura por un buen precio y conciertos y exposiciones artísticas que se preparan expresamente para la ocasión.

La zona de Jamsil también tiene incontables cerezos que rodean el lago Seokchon, lo que convierte la vista en un colorido paisaje digno de capturar. Lo único que puede rivalizar en número con estos árboles es la gran cantidad de gente que acude a disfrutar de las vistas bajo su sombra.

Uno de los espacios verdes más grandes de la ciudad es el parque Olímpico, creado para las olimpiadas de 1988 celebradas en la capital surcoreana. La naturaleza no es su único reclamo, pues entre sus árboles se encuentran sorprendentes esculturas creadas por artistas internacionales y un gran lago artificial. Y si a eso le sumamos su fuente musical, con sus más de 140 canciones, pasar una tarde en él es algo realmente entretenido. Además, haciendo honor a su nombre, también se pueden practicar diversos deportes en su interior, como tenis o natación, aunque no es el único que ofrece esas opciones.

El parque Boramae también cuenta con una amplia lista de actividades. Siendo en su origen la Academia de las Fuerzas Aéreas, este espacio se convirtió en un parque temático con zonas deportivas como campos de bádminton, baloncesto, e incluso partes habilitadas para realizar escalada en roca. Si hacer ejercicio no resulta atrayente, las áreas preparadas para el picnic son el lugar ideal para el almuerzo. La basta extensión del parque incluye, además, exposiciones de aviones como recuerdo de su anterior uso.

Aunque resulta muy difícil escapar de las aglomeraciones de gente tan características de Seúl, estos parques, con sus flores, árboles, aire puro y relajantes vistas, permiten disfrutar de la gran ciudad desde un punto de vista muy distinto.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.