Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

¿Un poco de 'bibimbap'?

Cómo enfrentarse a la carta de un restaurante coreano en Seúl

Algunos platos de comida coreana. Ampliar foto
Algunos platos de comida coreana.

Como cada país, Corea del Sur también tiene su comida tradicional, cocinada a su manera y con ingredientes de aquí. Estos son cinco platos típicos que hay que conocer para enfrentarse sin miedo a la carta de un restaurante coreano.

Si en España se puede degustar un buen cocido, los coreanos disfrutan del kimchi jjigae. Se trata de un estofado con tofu, cerdo o pescado; verduras y, por supuesto, kimchi. ¿Qué es el kimchi? Una verdura (col china, habitualmente) fermentada, muy picante y el alimento indispensable en toda comida coreana. Si no se come como jjigae, seguro que estará como acompañamiento en la mesa.

Lo cierto es que el kimchi puede ser demasiado picante para adentrarse en la gastronomía coreana, asi que uno puede decantarse por unos fideos de trigo, de origen chino, llamados jjajangmyeon. Estos se sirven cubiertos por una espesa salsa negra hecha con soja, que puede llevar cebolla y carne picada o marisco.

¿Un poco de arroz? En la mayoría de los casos, un bol de arroz acompañará el pedido, pero también puede ser el plato principal si se come bibimbap. La traducción es 'arroz mezclado' y no puede ser más descriptiva. Servirán un cuenco con vegetales, carne y a veces huevo, y otro de arroz, que hay que mezclar muy bien con el primero. Después, solo queda añadirle una pasta de pimiento rojo llamada gochujang, con la que se debe tener cuidado si a uno no le gusta demasiado la comida picante.

Seguimos con el kimbap, que, efectivamente, también lleva arroz. Al ser arroz envuelto en alga, quizá recuerde al maki sushi japonés, pero en su interior contiene ingredientes totalmente distintos. No lleva pescado crudo, pero sí verduras, jamón o salchichas. ¡Y nada de salsa de soja o wasabi para acompañarlo!

Otra elección puede ser un plato de sampgyupsal, que no es ni más ni menos que carne de cerdo que debe ser cocinada por el propio comensal. Las mesas suelen estar equipadas con una pequeña parrilla para que el cliente se prepare la carne a su gusto. Una vez en su punto, se suele comer envolviéndola en una hoja de lechuga.

Junto al kimchi y al bol de arroz, también se suelen servir distintos banchan, que son pequeños platos que acompañan al principal y de los que, en principio, se puede repetir sin problemas y gratuitamente. De hecho, en muchos casos, se los sirve uno mismo.

En España, los distintos platos coreanos se pueden encontrar en el mismo local, ya que suelen ofrecer variedad para que se prueben los diferentes sabores de Corea. En Seúl, en cambio, están más especializados; los hay, por ejemplo, que solo sirven carne, pescado o fideos.

Si al llegar al restaurante queda alguna duda, no es necesario preocuparse, en la mayoría de ellos se pueden ver réplicas en plástico de los platos que sirven, y así guiarse uno por la vista. De todas maneras, sabiendo qué aspecto tienen o recordando el nombre de estos cinco, se puede sobrevivir en un restaurante coreano, tanto en Seúl como en el más cercano. Solo falta animarse y probarlos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.