Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

La nueva vida de la fábrica AEG de Núremberg

Donde antes se fabricaban electrodomésticos es hoy una de las referencias culturales de la ciudad alemana

Bertram Schultze, desarrollador del proyecto MIB Auf AEG, subido a una bicicleta en el Hall 15. Ver fotogalería
Bertram Schultze, desarrollador del proyecto MIB/ Auf AEG, subido a una bicicleta en el Hall 15.

La farola de la esquina de la calle parpadea. El metro de la línea U1 sale a la superficie y recorre los barrios grises del noroeste de la ciudad de Núremberg; una de las primeras paradas es la de Eberhardshof. Se trata del barrio de Muggenhof, una zona industrial más de la ciudad, en la que hace seis años la empresa de electrodomésticos AEG/Electrolux cerró su fábrica para trasladarse a los países del este y ahorrarse costes de producción. Quedaban así más de 150.000 metros cuadrados de factoría abandonados y alrededor de 1.700 personas sin trabajo, sin que las protestas sociales y la actuación de los sindicatos hubieran conseguido evitarlo.

Con el cierre, esta zona de la ciudad quedaba hundida, en una situación muy complicada. Entonces, la Administración de Núremberg empezó a dar forma a una idea aprovechando lo que tenían: un montón de espacio abandonado. Poco a poco ese proyecto se fue convirtiendo en un brillante proceso de rehabilitación y hoy en día el Auf Aeg es uno de los puntos de referencia cultural de Núremberg. Un espacio donde los nuevos talentos de Franconia animan esta zona triste de la ciudad. Después de acondicionarlo todo, pequeñas empresas, creadores y artesanos se trasladaron a la antigua factoría AEG y empezaron a actuar. Ahora, gracias a la financiación pública y privada, todo tipo de artistas disfrutan de sus estudios, donde exploran nuevas formas de trabajo y dan rienda suelta a su creatividad. Y funciona. Gracias a una buena idea, ganó la cultura. El Zentrifuge es el lugar de referencia del Auf Aeg: 600 metros cuadrados destinados a la experimentación artística, donde se pueden encontrar exposiciones para todos los gustos, debates y eventos, y por donde han pasado más de un centenar de artistas desde 2008.

La plataforma secondchanceproject.eu colabora en proyectos de recuperación de espacios industriales como este, y también en otras ciudades europeas, bajo el lema From Industrial Use to Creative Impulse (Del uso industrial al impulso creativo).

La actividad volvió allí donde había desaparecido por completo. El Creative Monday (Lunes creativo) y el Coworking Day (Día de las oficinas compartidas) fueron proyectos temporales, ahora muy arraigados en las actividades de la ciudad. El Hall 15 se ha destinado a la exposición de los nuevos graduados en la Academia de Arte, que disfrutan de su primera gran oportunidad. Y en el Quartier Vier o Hall 4, está proyectado que se abran, entre otras, las nuevas sedes de la Academia de Teatro, del Centro Español y de la Escuela de Música de Núremberg.

A solo unos kilómetros del centro de la ciudad se puede visitar un caso muy llamativo de rehabilitación de espacios industriales a través del arte. Donde antes se fabricaban electrodomésticos es hoy una de las principales referencias culturales de la ciudad alemana.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información