Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Terapia de algas a la irlandesa

Killcullen Seeweed Baths, un spa centenario a pie de playa en el condado de Sligo

El propitario de Killcullen Seeweed Baths coge la materia prima frente su casa. Ampliar foto
El propitario de Killcullen Seeweed Baths coge la materia prima frente su casa.

Las algas bailan en agua humeante. Parecen moverse a su antojo. Nadan en 450 litros de mar, en una bañera antigua. Desprenden aceites y yodo, que dejan un rastro de color ámbar y verdoso en la tina de cerámica. Después de un rato, el vaho lo emborrona todo, señal de que hay que relajarse y disfrutar. La algoterapia acaba de empezar.

“Las algas marinas se utilizaban para enfermedades como el reumatismo y la artritis. Ahora también para la piel. Gracias a sus aceites, son el hidratante natural más puro”, explica Edward Killcullen, propietario de un negocio con solera que lleva el apellido familiar.

Los Killcullen Seeweed Baths están situados a pie de playa, en Enniscrone, en el condado de Sligo. Aquí han sabido mantener una tradición irlandesa que fue muy popular en las zonas de costa, sobre todo en la segunda mitad del XIX. A mediados del siglo pasado, a este edificio “le llamábamos la vaca, porque la zona estaba llena de granjas, y por los colores de la fachada”, recuerda el propietario. Como si fuera una fotografía en blanco y negro, sigue intacta también la decoración interior de este spa centenario: la grifería de cobre original, las baldosas con adornos en las paredes y los suelos de madera. Todo muy vintage. “Todo exactamente igual –añade Edward- a como era cuando se abrieron en 1912”, incluido el ritual que conlleva la preparación de los baños.

Con las botas altas de goma y la cesta de mimbre colgada del brazo, Edward desafía a la marea, que sube rápidamente. La despensa está justo enfrente de casa. De la playa recolectan las algas y bombean el agua. “Somos los únicos que la utilizamos únicamente de mar, sin mezclar”, dirá poco después su mujer Christine, zambullida y utilizando las algas como si fueran una esponja.

Las plantas se lavan y a través de un tubo se aplica un chutazo de vapor que aviva su color verde. “Sirve para que liberen los minerales y estén listas para soltar los aceites y el yodo”, explica Edward mientras abre el grifo para llenar la bañera. “En el pasado, para calentar el agua se utilizaba carbón. Había una persona encargada exclusivamente de esta tarea”, rememora el propietario al tiempo que remueve la mezcla en la tina enorme, ahora casi llena. Las algas bailan en agua humeante.

Después de media hora de chapuzón, las preocupaciones se cuelan por el desagüe y la piel queda tersa y suave, como en un anuncio de la tele. “En los meses de verano, el mejor momento de las algas, el baño puede tener la consistencia del aceite de oliva”, pero sin pringar, asegura.

Los baños son habitaciones discretas, con una o dos bañeras (para disfrutar en compañía) y con lo que llaman sauna individual, aunque parezca más una de esas cajas para hacer trucos de magia. A la vista solo la cabeza. Para accionar la palanca que suelta otra vaharada de vapor hay que hacerlo a tientas.

Aquí el remojón de algas “es como beberse una pinta en un pub genuino”, apostilla convencido este irlandés de mirada cristalina. Todo muy auténtico. Todo muy vintage.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información