Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Bruselas, una ciudad de cómic

Hasta 35 de sus fachadas están decoradas con personajes del mundo de las viñetas

Tintín y el capitán Haddock, en las calles de la ciudad belga. Ampliar foto
Tintín y el capitán Haddock, en las calles de la ciudad belga.

La autodenominada capital europea puede parecer seria por toda la burocracia que la envuelve al ser el centro de la Unión Europea. Sin embargo, Bruselas esconde una ciudad cosmopolita y abierta, con mucha vida cultural y alternativa, a la vez que es sede de la política europea.

La larga tradición que tiene Bélgica en el mundo del cómic es uno de las características que le otorga un toque especial a la ciudad. Y se ve en todos los rincones. Tanto es así que las fachadas de varios edificios albergan murales con algunas viñetas. Los turistas pueden sumergirse en las historias de Tintín, Lucky Luke o Astérix doblando un par de esquinas por el centro de Bruselas. La idea de dibujar Bruselas parte de la necesidad de subsanar los problemas de rehabilitación de muchos edificios del centro. En 1991 se propuso pintar con originales viñetas las paredes que quedaban al descubierto tras los derribos para las alineaciones de fachadas que modificaron las calles de la capital belga.

Partiendo de uno de los puntos más turísticos de Bruselas, el Manneken Pis, se puede ver a Tintín en una de las viñetas de El caso Tornasol que cubre cerca de 35 metros cuadrados de un edificio. Muy cerca de esta zona, otro mural de 60 metros cuadrados se extiende al lado de una de las tiendas más famosas de fuegos artificiales de Bruselas. Caminando hacia el barrio gay, vemos a Broussaille paseando con su novia en el mural de la calle Marché-au-Charbon, entre tiendas de segunda mano y cafeterías vintage. Y justo en frente de esta pareja, simplemente al cruzar un paso de cebra, otro mural nos transporta a otra época. El personaje Victor Sackville, espía durante la Primera Guerra Mundial, nos invita a pasear por Bruselas de una forma misteriosa y nos hace partícipes de sus misiones secretas.

A solo unos metros de distancia, en la calle du Chêne, nos encontramos con 'Le passage', un mural de François Schuiten en el que dibuja los detalles de las ciudades oscuras que se enredan con los tejados puntiagudos de los edificios belgas y la torre más alta de la Grand Place. Por todo el centro de Bruselas se pueden encontrar más fachadas sorprendentes. Pasando por St. Gery, frente al famoso mercado de Les Halles, se puede ver un mural del cómic Nero, de Marc Sleen, hasta llegar a la calle de la Buanderie, donde Asterix y Obelix se preparan para enfrentarse contra los romanos. Hasta 35 fachadas están ilustradas con personajes imaginarios que han formado parte de la historia del cómic en Bélgica y que han traspasado las fronteras de este país.

Pero no sólo las calles están animadas con estos frescos. Algunas estaciones de metro, como Midi o Stokel, refugian a los protagonistas de los cómics más famosos de Bélgica del frío característico de Bruselas. Los dibujos de Bruselas son un paseo por la infancia de muchos y el presente de otros que anima a imaginar en las calles de la ciudad belga paseos increíbles y recuerdos del pasado.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información