Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El barrio bohemio de Toronto

Kensington Market está considerado Patrimonio Histórico de Canadá

Un domingo al mes se celebra allí un mercado callejero con bailes y música

Un coche convertido en pieza de arte callejero decorado con plantas en el distrito de Kensington, en Toronto (Canadá).
Un coche convertido en pieza de arte callejero decorado con plantas en el distrito de Kensington, en Toronto (Canadá).

Kensington Market está muy cerca de China Town, tanto que casi se tocan. Ambos barrios congregan gran parte de la actividad turística de Toronto e intercambian visitantes durante todo el día. Declarado en 2006 Patrimonio Histórico de Canadá, lo primero que llama la atención en Kensington es un coche pintado de colores del que brota por todos lados una suerte de hiedra selvática. El auto es el símbolo del lugar, el objeto más representativo. Además, se trata de un excelente punto de referencia para quedar con alguien o para orientarse en caso de extravío, salvo si se visita la ciudad en los meses más fríos de invierno -enero y febrero-, que es cuando lo guardan.

La estética y espíritu de Kensington rompe con el tono sobrio de Toronto, que arrastra fama de aburridilla. El vecindario es, desde luego, el rincón más desenfadado y bohemio. En el mercadillo callejero y las tiendas de comestibles descansa una parte importante de la esencia de este lugar. Se nota, acaso por encima del resto de países, la impronta latina, al menos en lo tocante a gastronomía: probablemente sea el lugar donde comer -a buen precio- las mejores arepas de la ciudad y comprar todo tipo de quesos. Las tiendas de ropa también están muy solicitadas. Sobre todo, las de segunda mano y estilo retro.

Reina en Kensington, precisamente, cierta obsesión por el pasado. Quizá porque conforma una de las áreas más antiguas de Toronto y cuenta todavía con edificios levantados a finales del siglo XIX, lo que tratándose de una ciudad extremadamente joven como ésta es mucho decir. En sus orígenes -allá por 1880- el barrio congregó a las primeras remesas de inmigrantes escoceses e irlandeses que llegaron a la ciudad. Durante las tres primeras décadas del siglo XX, los judíos procedentes de Europa lo hicieron suyo hasta que, a partir de 1950, se fueron mudando a zonas más prosperas, dejando su lugar a los habitantes de las Azores que huían de la dictadura de Salazar. Desde entonces, la llegada de inmigrantes se intensificó. Primero, caribeños y asiáticos; y más tarde los procedentes de África, Sudamérica, Centroamérica y Oriente Medio, con quienes se terminó de conformar la amalgama actual.

Los negocios del distrito son independientes y familiares, ya que las grandes firmas no han conseguido extender sus tentáculos por la zona -al menos no en forma de establecimientos-. Hay un acuerdo tácito entre barrio y ciudad para que este extremo se respete, aunque la polémica siempre está latente. En el año 2002, Nike abrió una tienda en el corazón de Kensington y enseguida comenzaron manifestaciones, conciertos y performances de protesta, realizadas por una parte de la comunidad. La franquicia resultó un fiasco y desde entonces ninguna gran firma lo ha vuelto a intentar.

Kensington es el lugar de los artistas y escritores, el de los estudios de fotografía y las galerías de arte. Flota cierto tufillo hipster, es cierto, y con frecuencia algunos locales caen en la extravagancia, en forma de creperías vegetarianas, por ejemplo, pero esto se debe más a su espíritu ecológico que a otra cosa.

También es el vecindario con menor tráfico de Toronto. Según el censo del Ayuntamiento, más de la tercera parte de los habitantes de Kensington acude andando al trabajo. Además, el último domingo de cada mes, tres de las calles principales que cruzan el vecindario (Augusta, Baldwin y Kensington) quedan cerradas a los coches para levantar un mercadillo callejero que incluye bailes, teatro y música.

Bebida

Cold Tea (58 Kensington Avenue, 001 416 546 4536). Está escondido detrás del Kensigton Mall y se accede a él por un pasillo un tanto lúgubre. Lo mejor de todo es el patio interior, donde a veces sale a pinchar el DJ y por cuyos muros corretean mapaches. Abierto de 5:30 de la tarde a 2 de la madrugada. Cierra los lunes.

Handlebar (159 Augusta Avenue, 001 647 748 3233). Las paredes están forradas de bicicletas, porque aquí se venera al ciclismo. 'Handlebar', de hecho, significa 'manillar'. Música en directo y patio interior. También se puede comer, aunque el menú es de los más sencillo: espaguetis, albóndigas, tacos... Todo casero, eso sí. Abierto de martes a domingo, de 5:00 de la tarde a 2:00 de la madrugada.

Poetry Jazz Cafe (224 Augusta Avenue, 001 416 599 5299). Ni se lee poesía, ni se toma café. Hay música de jazz en directo y cerveza. También cuenta con un patio interior y abre todos los días a partir de las 5:30 de la tarde, excepto los lunes.

Ropa vintage

Playdead Cult (254 Augusta Ave). Prendas oscuras y con calaveras serigrafiadas. Pero también estilo pop, gótico y pin-up. El dueño dice que Bjork es una de sus grandes inspiraciones.

Exile (62 Kensington Avenue, 001 416 595 7199). Con más de tres décadas de experiencia -el propietario abrió el establecimiento en 1978-, esta tienda ofrece prendas de los años 40, 50 y 60. Es el principal destino de compras vintage para estilistas de celebridades, compradores internacionales o profesionales de la moda y el cine. De la fachada cuelgan a unas astronautas muy sexys, al estilo Barbarella, a horcajadas de cohetes espaciales.

Bungalow West (244 Augusta Avenue, 001 416 598 0204). 3.000 metros cuadrados de tienda. Ropa actual y retro (sobre todo retro), además de todo tipo de complementos y accesorios para el hogar y piezas de colección de mitad del siglo pasado. Desde una tostadora americana de los 50 hasta un moderno sofá de diseño escandinavo.

Comida

Oxford Fruit (255 Augusta Ave, 001 416 979 1796). Es el mercado de fruta, uno de los más populares y variados de la ciudad.

Perola's (247 Augusta Ave, 001 416 593 9728). Productos alimenticios procedentes de Brasil, Argentina, México, Perú y El Salvador. Chorizos y empanadas es la especialidad, pero se puede encontrar cualquier tipo de alimento.

Global Cheese (76 Kensington Ave, 001 416 593 9251). Mercado de quesos procedentes de cualquier rincón del mundo. Gran variedad y precios bajos.

Eventos

Kensington Market Winter Solstice Parade, Festival of Ligths. Cada 21 de diciembre se celebra el desfile del solsticio de invierno. Una cabalgata con la que los torontotianos replican, iluminándola, a la noche más larga del año. Este carnaval invernal arranca siempre en la calle Augusta, en el corazón de Kensigton Market, y termina en Alexandra Park, en medio de fuegos y representaciones teatrales.

Pedestrian Sunday Festivals. Todos los domingos de agosto y septiembre, desde las 12:00 del mediodía hasta las 18:00, se celebra un mercadillo callejero en el que también participan los más de 250 locales del barrio y que incluye música, teatro y espectáculos de magia (ver vídeo).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información