Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El renacer del Rijksmuseum

La reforma del Rijksmuseum de Ámsterdam ha durado 10 largos años, pero finalmente ya está listo para reabrir sus puertas, el 13 de abril, y revelar una restauración interior casi tan impresionante como la riqueza del arte que exhibe

  • Después de 10 años largos de obras, y una ambiciosa rehabilitación, el Rijksmuseum de Ámsterdam reabre sus puertas el 13 de abril de 2013.
    1Después de 10 años largos de obras, y una ambiciosa rehabilitación, el Rijksmuseum de Ámsterdam reabre sus puertas el 13 de abril de 2013.
  • Pasadizo de acceso al Rijksmuseum, en Ámsterdam.
    2Pasadizo de acceso al Rijksmuseum, en Ámsterdam.
  • El nuevo atrio de entrada del Rijksmuseum de Ámsterdam, un proyecto del estudio sevillano Cruz & Ortiz.
    3El nuevo atrio de entrada del Rijksmuseum de Ámsterdam, un proyecto del estudio sevillano Cruz & Ortiz.
  • Panorámica del vestíbulo principal del Rijksmuseum, repensado y retechado por el estudio de arquitectura sevillano Cruz y Ortiz.
    4Panorámica del vestíbulo principal del Rijksmuseum, repensado y retechado por el estudio de arquitectura sevillano Cruz y Ortiz.
  • Una carcasa de ecos sureños filtra la luz sobre el atrio de entrada al Rijksmuseum, uno de los detalles principales del proyecto de los sevillanos Antonio Cruz y Antonio Ortiz.
    5Una carcasa de ecos sureños filtra la luz sobre el atrio de entrada al Rijksmuseum, uno de los detalles principales del proyecto de los sevillanos Antonio Cruz y Antonio Ortiz.
  • Interior del pabellón asiático, cuyo selección de objetos corresponde al comisario Menno Fitski.
    6Interior del pabellón asiático, cuyo selección de objetos corresponde al comisario Menno Fitski.
  • El nuevo pabellón asiático, proyectado también por Cruz & Ortiz y levantado en un rincón del jardín del museo, acogerá una colección de 365 piezas de arte asiático.
    7El nuevo pabellón asiático, proyectado también por Cruz & Ortiz y levantado en un rincón del jardín del museo, acogerá una colección de 365 piezas de arte asiático.
  • El nuevo logo del Rijksmuseum en la fachada del museo.
    8El nuevo logo del Rijksmuseum en la fachada del museo.
  • Taco Dibbits, director de colecciones del Rijksmuseum de Ámsterdam.
    9Taco Dibbits, director de colecciones del Rijksmuseum de Ámsterdam.
  • Una de las renovadas galerías del Rijksmuseum.
    10Una de las renovadas galerías del Rijksmuseum.
  • Una de las salas remozadas del Rijksmuseum fotografiadas por José Manuel Ballester. Las imágenes del pintor y fotógrafo, testimonio durante siete años de la metamorfosis completa de edificio, estarán en una sala de exposición de forma permanente en el museo.
    11Una de las salas remozadas del Rijksmuseum fotografiadas por José Manuel Ballester. Las imágenes del pintor y fotógrafo, testimonio durante siete años de la metamorfosis completa de edificio, estarán en una sala de exposición de forma permanente en el museo.
  • Una de las salas del renovado Rijksmuseum.
    12Una de las salas del renovado Rijksmuseum.
  • El cuadro "La ronda de noche" en la sala de Rembrandt.
    13El cuadro "La ronda de noche" en la sala de Rembrandt.
  • Una de las salas del Rijksmuseum de Ámsterdam dedicada al arte del siglo VII.
    14Una de las salas del Rijksmuseum de Ámsterdam dedicada al arte del siglo VII.
  • Espacio dedicado al siglo XX en el Rijksmuseum de Ámsterdam.
    15Espacio dedicado al siglo XX en el Rijksmuseum de Ámsterdam.
  • Vista nocturna del Rijksmuseum, en Ámsterdam.
    16Vista nocturna del Rijksmuseum, en Ámsterdam.
  • El pintor y fotógrafo José Manuel Ballester visitó el Rijksmuseum en 2006, ya totalmente vaciado por dentro, y comenzó a documentar el proceso de rehabilitación hasta el final. Durante siete años ha registrado “cientos de transformaciones”, dice, como la que refleja la imagen: la excavación de un nuevo pasaje subterráneo para los visitantes que comunica los dos patios principales del museo. El edificio quedó prácticamente suspendido en el aire, en una complejísima operación para hacer una nueva cimentación, que además tenía que subsanar las filtraciones.
    17El pintor y fotógrafo José Manuel Ballester visitó el Rijksmuseum en 2006, ya totalmente vaciado por dentro, y comenzó a documentar el proceso de rehabilitación hasta el final. Durante siete años ha registrado “cientos de transformaciones”, dice, como la que refleja la imagen: la excavación de un nuevo pasaje subterráneo para los visitantes que comunica los dos patios principales del museo. El edificio quedó prácticamente suspendido en el aire, en una complejísima operación para hacer una nueva cimentación, que además tenía que subsanar las filtraciones.