Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vinos

Vinos de sol y roble

El crítico británico Neil Martin examina con bastante rigor los vinos de la Ribera del Duero en el último boletín del prestigioso Wine Advocate

José Alberto Calvo Casajús, autor del vino Nic 2009, en su viñedo.
José Alberto Calvo Casajús, autor del vino Nic 2009, en su viñedo.

Pocas publicaciones despiertan tantas expectativas entre los bodegueros como Wine Advocate, la revista que edita el gurú del vino Robert Parker, donde una puntuación generosa puede encumbrar un vino y convertirlo en éxito de ventas.

El crítico británico Neil Martin ha examinado este año a los vinos de la Ribera del Duero, y lo ha hecho con bastante rigor: en el último boletín de Wine Advocate, publicado el 28 de febrero, solo cuatro vinos de los más de 500 que ha catado de esta denominación de origen (pertenecientes a 117 bodegas, con excepción de Pingus y Vega Sicilia) han conseguido alcanzar o superar el listón de los 95 puntos que abre las puertas del mercado estadounidense. Según Martin, el principal problema de algunas bodegas de la Ribera del Duero es el uso excesivo de roble francés nuevo, que domina el carácter de los vinos, conduciéndolos a la homogeneidad.

El que mayor puntuación ha logrado en la lista ha sido el Nic 2009 de José Alberto Calvo Casajús (www.bodegascasajus.com), con 97 puntos sobre 100, un vino calificado por Martin como “sublime”. Le siguen, con 95 puntos, el Alión 2008 (www.bodegasalion.com), el Casajús Viñedos Antiguos 2009 y el Finca Cascorrales 2009, una partida de menos de mil botellas de un viñedo con 118 años de antigüedad de Hacienda Solano (www.haciendasolano.com), bodega que ha conseguido situar otros cinco vinos por encima de los 90 puntos.