Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El Tel Aviv alternativo

Los circuitos artísticos y no comerciales se diseminan por toda la ciudad

Representación en el bar cooperativa Kayma.
Representación en el bar cooperativa Kayma.

Encorsetada injustamente dentro del turismo de sol y playa por los grandes turoperadores europeos, la ciudad más cosmopolita de Oriente Medio, Tel Aviv, ha realizado un importante cambio de identidad, reflejado en la edad media de su joven población, muy por debajo de la del resto del país, y en los aires de cambio constante que se respiran en una ciudadanía amante de lo nuevo y con fuerte influencia de ciudades europeas como Berlín.

De hecho, la estética de museos, galerías de arte y bares tiende a sorprender al visitante por sus reminiscencias con la capital alemana. “Decadente”, “sofisticada” o “muy europea” son solo algunos de los calificativos con los que el turista hace frente a una ciudad que para sorpresa de muchos cuenta con una excitante y asentada escena alternativa. Difícil de conocer para aquel que no hable hebreo, a pesar de que en Tel Aviv la mayor parte de la población tiene un más que aceptable nivel de inglés, los circuitos artísticos y no comerciales de la urbe israelí se diseminan por toda la ciudad.

Poco reconocido internacionalmente, el Tel Aviv Museum of Art (27 Shaul Hamelech Blvd) es un must dentro de la escena de arte contemporáneo de Israel. Situado en el centro de la ciudad, alberga una importante colección de arte moderno, además de estar alojado en un espectacular edificio, renovado en el año 1999. Sin embargo, si se prefiere visitar galerías de artistas locales, no hay más que acudir al barrio de Neve Tzedek, donde más de una decena de artistas y creadores tienen sus estudios y galerías. Conocido por su vida bohemia y por ser casi una urbe dentro de la propia ciudad, Neve Tzedek aglutina entre sus vecinos a lo más destacado de la vida cultural y social de la ciudad.

Otros lugares en los que disfrutar de la escena joven y alternativa son Rothschild Boulevard, con sus puestos de cafés y zumos, o Rabin Square y Kikar Magen David, donde los profesionales liberales aprovechan tras el trabajo para disfrutar de las terrazas que abren a lo largo de todo el año.

Con respecto a la gastronomía, la comida vegetariana se ha convertido en sinónimo de religión para una ciudad en donde se otorga una enorme importancia a la salud y al culto al cuerpo. Entre los restaurantes vegetarianos más reconocidos está Budha Burguer (21 Yehuda HaLevy Str.), en el que se aúnan calidad y precio, y Bar kayma (22 Hamashbir Str.), una cooperativa vegana que posee su propio restaurante, además de varias salas en las que habitualmente organizan exposiciones o actividades relacionadas con el mundo vegano.

La música juega un papel muy importante en esta cultura, como demuestra la gran cantidad de locales con espectáculos en vivo. Para conocer algunas de la jóvenes bandas israelíes que integran el circuito de música alternativa de Tel Aviv se puede acudir a Ha´Ozen Bar (48 King George Str.), un pequeño local donde se celebran conciertos y jam sessions; o a Levontin 7 (7 Levontin Str.), una mítica sala underground que suele ser utilizada como trampolín para nuevas bandas que quieren darse a conocer. Asimismo, también está el ya más conocido e impersonal Barby Tel Aviv (52 Kibbuts Galuyot Str.), que tiene capacidad para unas mil personas y en el que se llevan a cabo conciertos de bandas más conocidas y con larga trayectoria en la escena alternativa.

Para los más noctámbulos, Radio (7 Shadal Str.), convertido en los últimos años en el local de moda alternativo más visitado de la ciudad. Con importantes colas a partir de la 1 de la madrugada, la espera suele tener su recompensa en forma de buena música, gente dispar y un agradable ambiente en el que disfrutar de la interminable noche de Tel Aviv.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información