Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El jardín botánico de Ámsterdam cumple 375 años

El Hortus Botanicus alberga cerca de 4.000 especies de plantas de todos los continentes

Hortus Botanicus Amsterdam es uno de los jardines botánicos más antiguos del mundo.
Hortus Botanicus Amsterdam es uno de los jardines botánicos más antiguos del mundo.

En Ámsterdam hay numerosos parques y zonas verdes, como Vondelpark, Westerpark u Oosterpark, pero mi favorito para desconectar del mundanal ruido es el jardín botánico, que ahora cumple 375 años . 

El Hortus Botanicus Amsterdam, de 1,2 hectáreas de extensión, se encuentra en el barrio de Plantage, en el borde del agitado centro de Ámsterdam, muy cerca del Museo Hermitage, del zoológico y de la Ópera. Fundado en 1638, este es uno de los jardines botánicos más antiguos del mundo. En él crecen, en siete climas diferentes, alrededor de 4.000 variedades de plantas procedentes de todos los continentes (que según explican aquí es aproximadamente el 2% de todas las especies de plantas que crecen en la Tierra). Aunque originalmente era un jardín de hierbas medicinales en el que se formaban médicos y farmacéuticos, su colección creció en los siglos XVII y XVIII cuando los barcos de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales (VOC) traían plantas ornamentales y especias al Hortus. Hoy en día, además de ser un lugar de recreo para los aficionados a las plantas y buscadores de tranquilidad, esta institución gestiona su colección de plantas con un enfoque científico, intercambiando semillas con otros jardines botánicos.

El acceso al Hortus cuesta 8,5 euros para los adultos. Quizá la competencia con las múltiples atracciones culturales de esta ciudad, y de este barrio en particular, hacen que no sea el lugar más transitado, pero justo por eso resulta tan especial.

Una vez cruzada la puerta de acceso, que data de 1715, uno de los componentes más antiguos del Hortus, cualquier recorrido es bueno. Se puede empezar por el café del jardín botánico, la Oranjerie. Su nombre proviene de la función original del edificio donde está ubicado, el almacenamiento de los cítricos durante el invierno. No solo vale la pena entrar para probar los diferentes platos biológicos o las tartas, especialmente la de zanahoria, sino también para ver los paneles de lana con flores que cubren las paredes. Estas obras de fieltro fueron creadas por la artista holandesa Claudy Jongstra, que también ha decorado la sala de conferencias del Lloyd Hotel o el muro de entrada de la Biblioteca Pública, ambos en Ámsterdam, u otros edificios de ciudades emblemáticas, como el Lincoln Center for the Performing Arts de Nueva York. 

El invernadero de mariposas es una de las atracciones de este centro. ampliar foto
El invernadero de mariposas es una de las atracciones de este centro.

El hecho de que no se puedan efectuar llamadas desde dentro y que el móvil tenga que estar en silencio resulta ya toda una experiencia.

Con la tripa llena lo mejor es dar un paseo por los invernaderos. El situado justo al lado de la Oranjerie es el edificio más reciente y alberga tres climas distintos: el subtropical, con plantas de Sudáfrica, de Australia y de Nueva Zelanda; el desértico y el tropical, que parece una auténtica selva, con palmeras, epifitas y orquídeas. Hay que preparase para acceder en la zona tropical ya que al entrar parece que te den un bofetón cargado de humedad.

Mi edificio favorito es el Palmhouse, el invernadero de palmeras, que celebró su centenario el pasado año. Hoy en día es monumento nacional. En invierno, el edificio de ambiente victoriano de la Palmhouse está lleno de palmeras y plantas cultivadas en impresionantes recipientes de madera que en el verano se colocan en la terraza o en el jardín.

De camino a la salida cabe observar el diseño del jardín al aire libre que data de 1863 y que es característico del movimiento romántico. Sus caminos de curvas y formas redondeadas consiguen que el visitante olvide el entorno. Y para olvidarlo por completo lo mejor es entrar en el invernadero de las mariposas, en el que cientos de lepidópteros tropicales parecen divertirse volando alrededor de plantas utilizadas en productos de uso cotidiano, tales como el café, el té o el chocolate (especialmente recomendado para visitas con niños).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.