Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vinos

Bajo las grandes tejas

Visita a bodegas Protos, a los pies del castillo de Peñafiel

La bodega Protos, en Peñafiel, proyectada por Richard Rogers. Ampliar foto
La bodega Protos, en Peñafiel, proyectada por Richard Rogers.

Debajo de los arcos de ladrillo, el olor a humedad se apodera de los visitantes. Siempre hace frío. Siempre hay poca luz y mucho silencio en este laberinto de túneles donde parece fácil perderse. Los fundadores de la bodega Protos se aventuraron a almacenar las barricas de sus vinos en el interior de la montaña que sostiene el castillo de Peñafiel —con su museo del vino—, en la población vallisoletana considerada la cuna de la Ribera del Duero. Los visitantes (además de varias opciones de visitas guiadas se ofrecen cursos de iniciación a la cata) recorren dos kilómetros subterráneos y descubren cómo se aprovecharon las condiciones naturales.

Sala de barricas de bodegas Protos. ampliar foto
Sala de barricas de bodegas Protos.

Y de pronto, un cambio radical. Un túnel comunica con la nueva bodega, inaugurada en 2009, obra de Richard Rogers, premio Pritzker 2007 y autor de la T-4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid. El arquitecto británico proyectó para Protos cinco crujías abovedadas orientadas hacia el castillo. La concepción visual de su cubierta reinterpreta los tejados que durante años han dominado la zona. Son piezas de cerámica de gran formato que van del naranja al marrón. Y vistas desde el castillo, imitan a gran escala los techos de las bodegas de toda la vida.

La base del edificio está destinada a la elaboración y maduración de los vinos y recupera la construcción de las bodegas excavadas bajo la ladera de la montaña. La arquitectura sobre el nivel del terreno alberga salones y una tienda que ofrece las nueve variedades de vinos Protos. La nueva bodega almacena 5.000 de las 14.000 barricas que poseen en total.

Bajo las grandes tejas

El recorrido de los enoturistas avanza entre el aroma añejo a uva fermentada que invade hasta el último rincón de los almacenes de botellas. Al terminar, reunidos en un salón de catas de largas mesas, se degusta alguno de los vinos de la bodega. Por ejemplo el verdejo, “de color amarillo pajizo con matices verdosos y un aroma que recuerda la manzana y los frutos tropicales”, según Marilena Bonilla, la guía, que aprovecha este momento para explicar algunos detalles de la bodega. Por ejemplo, que el 50% de la producción de uvas se recoge en cajas de 20 kilos que luego se descargan sobre unas mesas donde se realiza una estricta selección. “Así se garantiza que toda la uva que llega al depósito está entera y completamente sana”, agrega.

Guía

La visita

  • Bodegas Protos (www.bodegasprotos.com). Las visitas a la bodega pueden concertarse en el 659 84 34 63 o a través del correo enoturismo@bodegasprotos.com. La visita básica dura hora y media y cuesta 10 euros por persona, incluida una degustación. También ofrecen cursos de iniciación a la cata de cuatro horas de duración (40 euros por persona).
  • Museo Provincial del Vino Castillo de Peñafiel (http://museodelvinodevalladolid.com; 983 88 11 99). Entrada al museo, 6 euros. Visita guiada del castillo, 3 euros.
  • www.penafiel.es.
  • www.turismocastillayleon.com.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.