Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Praga en plato hondo y con cuchara

Polévkárna es una sopería del barrio de Karlín en la que degustar los exquisitos caldos checos

Polévkárna no es un sitio de moda, sino un local con buenas recetas.
Polévkárna no es un sitio de moda, sino un local con buenas recetas.

Cuando el frío llega a Praga, no se entiende ningún paseo por la capital checa sin dos o tres paradas para reponer el tono corporal. Afortunadamente, la ciudad cuenta con incontables cafés, cukrárnas, teterías, mlecní bar y chocolaterías. Aunque lo mejor contra el frío es un buen caldo caliente. Somos muchos los que creemos que las sopas centroeuropeas son las mejores del mundo. Y si se trata de cuchara y plato hondo el sitio en Praga es: Polévkárna, "la sopería".

Polévkárna (Sokolovská, 97, metro Křižíkova) está ubicada en Karlín, un barrio cercano al centro que en los últimos 15 años (y más intensamente tras las inundaciones de 2002) ha sido rescatado del uso industrial y ha ido recuperando el rol de barrio residencial para el que la zona fue urbanizada en el primer cuarto del siglo XIX. Es innegable que este barrio viene sufriendo un proceso de gentrificación que seguramente no agrada a todos los vecinos, pero es también una muestra de los fuertes cambios que Praga está viviendo y una prueba de cómo la ciudad se actualiza constantemente.

Polévkárna no es un local de moda, ni ningún restaurante de récord que ofrezca el menú de sopas más largo del continente, ni un lugar exótico donde probar rarezas. Se trata tan solo de buenas recetas checas cocinadas como siempre, el mismo día y a precios locales. El lugar encaja mejor en el perfil de un bistró que en el de una taberna tradicional checa, y en parte esto se refleja también en una selección de platos por lo general más ligeros y que requieren productos frescos.

El menú del día, que actualizan cotidianamente en su web y en LunchTime.cz, tiene una oferta de unas 2-3 sopas diarias con las que disfrutar los sabores checos más tradicionales (como la sopa de lentejas o la de ajo), pero que también nos sorprenden gracias al buen hacer y la creatividad de las dueñas del local: crema de zanahoria con jengibre y zumo de naranja, sopa de remolacha con carne y crema agria, garbanzos con cilantro fresco, etcétera.

Algunas ensaladas, varias tartaletas diarias que podrían recordarnos a la idea de un pincho y, muy especialmente, las tortas caseras con mermelada y frutas naturales (los kolač dulces que ya hemos mencionado en alguna ocasión) completan el menú. Aunque no sea su intención principal, Polévkárna ofrece opciones totalmente compatibles con las necesidades del público vegetariano. Sirven, además, café de MamaCofee, una distribuidora checa dedicada al comercio justo que ofrece información en su web sobre el café que selecciona y los productores que la proveen.