Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Rock en una antigua rotativa de Las Palmas

The Paper Club es la nueva sala de conciertos de la ciudad canaria

Los próximos en tocar aquí son The Last Internationale y Molly Gene One Whoaman Band. Ampliar foto
Los próximos en tocar aquí son The Last Internationale y Molly Gene One Whoaman Band.

El lugar donde se ubica The Paper Club, la nueva sala de conciertos de Las Palmas de Gran Canaria, en el número 10 de la calle Remedios del barrio de Triana, tiene mucha historia. Está acreditado que la casa de dos plantas donde se localiza es mucho más antigua del año que señalan oficialmente sus escrituras, 1906. Y, también, que la primera vez que temblaron sus paredes fue con el infernal traqueteo de la rotativa de un periódico, el Diario de Las Palmas. Aquella máquina ocupaba poco espacio y por eso la casa era también ebanistería y tienda de muebles. Muchas décadas después el lugar comenzó a dedicarse al negocio de la noche y fue una de las salas emblemáticas de los 90, Floridita, la primera franquicia fuera de Cuba de la cuna del daiquiri habanera. De aquel local conserva lo mejor, el amplio patio con vegetación tropical entre altísimos muros de piedra regados de plantas trepadoras. Un paraíso con barra de copas y sofás de polietileno iluminados con led azules en su interior.

Una sala de conciertos capaz de acoger conciertos internacionales es más que un sueño para muchos habitantes de esta ciudad que en tiempos fue tan soleada de noche como de día. A Las Palmas el embrujo del rock llegó con el turismo en los años sesenta, embarcado en vuelos chárter desde Alemania e Inglaterra. Desaparecidos o venidos a menos locales emblemáticos en las últimas décadas, la oferta de directos se había reactivado en los últimos tiempos en la zona de la Cícer de Las Canteras, la más al sur de la playa. Una atractiva ruta al aire libre que comienza todos los sábados a las cinco de la tarde en La Guarida (paseo de las Canteras, 77), para continuar a las siete en NYC Taxi (Numancia, 49) y a las nueve de la noche en Tiramisú (Lepanto, 29). Termina bajo techo al filo de la medianoche en dos locales de la plaza de la Música, Nasdaq y Mojo Club, junto al auditorio Alfredo Kraus. Pero son recintos limitados a conciertos de pequeño formato para conjuntos locales.

Al otro extremo de la ciudad, The Paper Club (0034) 928 930 557 / 609 061 554), inaugurada en diciembre pasado, suma 1.500 metros cuadrados de superficie, capacidad para 900 personas y unas condiciones técnicas inmejorables. El ex Pata Negra Raimundo Amador ha sido su propuesta más celebrada, pero por su escenario de 35 metros cuadrados han desfilado también, entre otros, el argentino Felipe Staiti Trío, la madrileña Vargas Blues Band, los ingleses Hanna Williams & The Tastemakers y los suecos Sonic Surf City. Estos son los conciertos que ya tienen confirmados para las próximas fechas: 1 de marzo, The Last Internationale (EEUU) y Molly Gene One Whoaman Band (EEUU); 2 de marzo, Iván Ferreiro (España); 9 de marzo, Zahara (España); 15 de marzo, Juan Perro (España); 4 de abril, Antonio Orozco (España); 5 y 6 de abril, Little Wonder, tributo a Stevie Wonder; 12 de abril, Maika Makovski (España); 26 de abril, Dina & The Holy Band (España), tributo a Amy Winehouse; 27 de abril, The Monos (Canarias); 3 de mayo, Pumuky (Canarias); 25 de mayo, Zenet (España); y 29 de junio, The Delta Saints (EEUU).

La sala abre -siempre con conciertos- de jueves a sábados y vísperas de festivos. Los de pago (normalmente artistas nacionales e internacionales) comienzan a las 22.00 horas y sus entradas han oscilado hasta ahora entre los 12 y los 18 euros. Los gratuitos y los protagonizados por artistas locales, a las 23.30 horas. Tras ellos, el local se ambienta con DJs con propuestas que evitan lo comercial. Rock, pop, electrónica y electrocumbia son sus principales apuestas. El precio de las bebidas oscila entre los 2 euros de la caña y los 5 euros de una copa. Para esos momentos quizás sea conveniente haber llamado para asegurarse una mesa en la zona de reservados de la sala, junto a una de sus tres barras interiores. La cuarta está en el paraíso, es decir, en el patio tropical donde las almas buenas conversan, fuman, reposan.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.