Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Patinaje en canales y lagos de Bremen

Una de las mejores zonas para patinar en plena naturaleza es Blockland

El patinaje sobre hielo es una de las actividades invernales preferidas de los habitantes de la ciudad. Ampliar foto
El patinaje sobre hielo es una de las actividades invernales preferidas de los habitantes de la ciudad.

En invierno, con el frío, llega a Bremen el hielo. Lo que en otras ciudades supone un inconveniente, aquí se recibe con entusiasmo, ya que una de las actividades invernales preferidas por los habitantes de la ciudad es salir a patinar sobre superficies heladas.

Bremen está salpicada de canales y pequeños lagos que al congelarse hacen las delicias de grandes y pequeños. Es tal la afición, que el Ayuntamiento y los medios de comunicación locales van avisando periódicamente del grosor del hielo hasta que éste alcanza las condiciones adecuadas, para alegría de muchos patinadores (y fisioterapeutas). También tiene un papel muy importante en la preparación y seguridad la Bremer Eissverein, una asociación de amigos del hielo. En su página web recogen todas las zonas en las que practicar este deporte, tanto en Bremen como en sus alrededores, informan del grosor del hielo, dan consejos y organizan rutas para patinadores.

Según los expertos, una de las mejores zonas para patinar es Blockland, una enorme pradera situada a las afueras de la ciudad. Desde el invierno de 1965, los miembros de la Bremer Eissverein inundan una zona de esta pradera para que se congele y los aficionados a este deporte puedan patinar a sus anchas a lo largo de más de tres kilómetros, en plena naturaleza y respirando el aire gélido, pero extremadamente limpio de esta zona de Alemania. Es frecuente tomar clases de patinaje previamente en una conocida pista de hielo cubierta, Eissporthalle Paradice, para poder disfrutar después de esta actividad al aire libre en familia.

Para aquellos que no deseen alejarse del centro, también se puede patinar en el canal que rodea las antiguas murallas de la ciudad, disfrutando de la bonita calle Contrescarpe teñida de blanco por la nieve. Otro lugar muy apreciado para practicar este deporte es el Holler See, un estanque situado en el Bürgerpark, con vistas muy agradables. Una de las ventajas de salir a patinar en el centro de Bremen es que después se puede ir a reponer fuerzas con un delicioso chocolate caliente en alguno de los numerosos y famosos cafés de la ciudad, como el café Tölke (Schnoor 23), el café Knigge (Sögestrasse 42) o el café Stecker (Knochenhauerstrasse 14).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.