Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El espectáculo de los Ice Tigers de Núremberg

Los partidos de hockey sobre hielo son un atractivo más de la ciudad alemana

Estos partidos son todo un especáculo dentro y fuera de la pista de hielo. Ampliar foto
Estos partidos son todo un especáculo dentro y fuera de la pista de hielo.

Siete chicas preciosas vestidas de vaqueras bailan música country en el centro de la pista de hielo. Faltan dos minutos para que empiece la tercera y última parte del encuentro que enfrenta a séptimo y noveno de la Deutsche Eishockey Liga, y los Ice Tigers de Núremberg se mantienen con una cómoda ventaja en el marcador. Aún así, un público ferviente que llena el estadio no da tregua y la grada está que arde. Todos en pie. Las animadoras empiezan a retirarse mientras la mascota del equipo, un simpático tigre, celebra desde el segundo graderío, moviéndose a ritmo de Boogie-woogie, el arranque del tercio final.

Al sureste de la ciudad de Núremberg, y a tan solo unos metros del estadio del equipo de fútbol de la Bundesliga, se encuentra el Núremberg Arena, donde se celebran desde 2001 los partidos del primer equipo de hockey sobre hielo de la ciudad. Tardes y noches de emoción asegurada que gozan de un lleno casi absoluto para un gran evento deportivo. Todo ello a un precio por entrada que oscila entre los siete y 30 euros.

Los jugadores de ambos equipos se mueven a una velocidad endiablada, con un asombroso dominio de los patines, cuyas cuchillas rasgan con violencia el hielo cuando alguno frena en seco. Todos chocan entre ellos sin recato y la cristalera que les separa de la afición es el destino preferido contra el que empotrar al contrario. El objetivo es conseguir un puck inalcanzable que llegue a la red oponente. Mientras, en la grada los cánticos se suceden. Dentro de la pista se palpa la tensión y el mínimo roce hace que salten las chispas; fuera se vive una auténtica fiesta.

Puro espectáculo para entendidos del deporte o buscadores del disfrute. Un ambiente espléndido liderado por los cánticos de la afición a los que acompañan palmas y tambores y la música que invade el estadio. Las canciones que se escuchan van acordes a las situaciones del partido. Y cuando a tres minutos de que acabe la segunda parte dos rivales se enzarzan en una pelea, suena por los altavoces aquel tema de Los Beatles compuesto por un joven John Lennon que decía: “All you need is love".

Tras un emocionante final que acaba con victoria ajustada del equipo local, la mascota de los Ice Tigers, seguida por las animadoras que todavía visten camisas de cuadros, cortos pantalones ajustados y sombreros de cowboy, se despide bailando el Gangnam Style ante la ovación del público.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.