Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Ritual escocés para la cena de Burns

Es tradición a finales de enero en Escocia homenajear al poeta comiendo ‘haggis, tatties y neeps’

Música en directo en el Snug Bar de Dumfries, en Escocia, para conmemorar el nacimiento del poeta Robert Burns. Ampliar foto
Música en directo en el Snug Bar de Dumfries, en Escocia, para conmemorar el nacimiento del poeta Robert Burns.

Robert Burns nació el 25 de enero de 1759 en un pequeño cottage (pequeña casa de campo tradicional de una sola planta), construido por su padre, donde pasó los primeros siete años de su vida, y murió el 21 de julio de 1796. Ahora, el cottage, situado en la pequeña aldea de Alloway, a dos millas al sur de la localidad de Ayr, en el suroeste de Escocia, se puede visitar como casa museo. Burns, con una vida no muy larga que se extiende solo 37 años, se ha convertido en el poeta nacional escocés por excelencia, el bardo como se le conoce popularmente.

Robert Burns se estudia, se canta, se celebra, se recita. Cada año es normal que en las escuelas se celebren competiciones donde los pequeños escolares de la escuela primaria recitan los poemas de Burns delante de alumnos y profesores. Hay también programas especiales en la radio.

Es el más conocido de todos los poetas que han escrito en scots, una variedad de las lenguas germánicas hablada en las partes bajas de Escocia e Irlanda del Norte, que no tiene ninguna relación con el gaélico, lengua celta. Aunque el scots está muy poco reconocida y no cuenta con ningún tipo de status oficial, es una lengua reivindicada por algunos como escocés. En cualquier caso, habría que señalar que la mayor parte de la escritura de Burns está en inglés.

Muy cerca del cottage se ha construido un museo dedicado al poeta. Está lleno de objetos para explorar, como objetos personales del poeta y manuscritos escritos con su propia mano. Hay actividades en las que tomar parte y grabaciones de poemas y canciones. En el museo, respetando las dos lenguas que él usó, hay poemas en inglés y en scots.

Si Robert Burns, o Rabbie Burns, como también se le conoce popularmente, es celebrado como el poeta nacional escocés, esto se hace mucho más evidente en una época concreta del año: la última semana de enero, y especialmente el día 25, aniversario de su nacimiento, cuando tienen lugar las tradicionales Cenas de Burns

Las cenas de Burns son una institución que los escoceses siguen celebrando con gran pasión año tras año. Estos ágapes varían desde los que tienen el aspecto más de una reunión informal entre amigos, a los grandes banquetes formales llenos de pompa. Pero hay una serie de elementos que no pueden faltar en todos ellos: el primero es el menú, invariable, haggis, tatties y neeps

El haggis es el plato típico escocés más conocido, y Robert Burns escribió una oda al haggis, de ahí la conexión entre el poeta y la receta. El haggis, se elabora a base de asaduras de cordero u oveja (pulmón, hígado y corazón), mezcladas con cebollas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal y cocido durante varias horas. Tatties es un puré de patatas y neeps un puré de nabos, servidos ambos en forma de bolas como acompañamiento del haggis.

Una cena de cierta formalidad requeriría la presencia de algún gaitero para dar la bienvenida a los comensales. Si el presupuesto es más bajo la gaita se puede simplemente sustituir por música ya grabada. La cena sigue el siguiente ritual:

Se recita un pequeño poema de Burns y a continuación el haggis es transportado en un plato, a poder ser de plata, acompañado en procesión por la gaita. La procesión la componen el chef, el gaitero, la persona que va a leer el poema al haggis y el encargado del whisky. Los invitados, todos de pie aplauden al ritmo de la gaita hasta que el haggis llega a la mesa. Este es el momento en que la persona que va a leer el poema A un haggis alcanza su momento de gloria, ya que, preparada con un cuchillo y como parte de la ceremonia, corta de una manera rústica el haggis atravesándolo a lo largo al mismo tiempo que va recitando el poema.

La audiencia entonces brinda y se sirve la cena a todos los invitados, que además del plato principal, (haggis, tatties y neeps) suele incluir una sopa como entrante, y termina con un postre generalmente en forma de una tabla de quesos con galletas de avena, té o café.

Por supuesto toda la cena es servida con vino y cerveza artesana, y el haggis es regado ampliamente con whisky. Al final de la cena se saborean y comparan diferentes whiskys de malta.

Finalmente llega la celebración del poeta y concluida la cena se pueden cantar canciones de Robert Burns o hacer algún recital de su poesía. También una persona se dirige a la audiencia para hablar de la vida del escritor, de su genio literario, de sus ideas políticas, de su nacionalismo y concluye con un brindis a la memoria inmortal de Robert Burns.

Hay un toque humorístico en el último brindis de la cena por parte de los hombres a las chicas (lassies en el término usado en escocés), y finalmente las mujeres tienen la ocasión de hacer una réplica al brindis.

Una noche de tradición que los escoceses están dispuestos a repetir orgullosos año tras año y que están encantados de inculcar en las nuevas generaciones.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.