Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Trotamundos

Demi Moore en la piscina

Cuando Fabiola Toledo se fue a Miami no esperaba que su primera visita sería el Jackson Memorial Hospital.

Cuando Fabiola Toledo se fue a Miami no esperaba que su primera visita sería el Jackson Memorial Hospital. “El taxista que me llevaba desde el aeropuerto se estrelló contra la mediana de la carretera”, recuerda la actriz. A pesar del accidente, disfrutó de la ciudad estadounidense.

La actriz Fabiola Toledo.
La actriz Fabiola Toledo.

¿Cómo salió de urgencias?

Tenía tres costillas rotas, por lo que me pasé dos días ingresada. Iba de vacaciones y por motivos profesionales, así que me enfundé un corsé y a recorrer la ciudad.

Iría despacio…

No conduje nada. Me parece que van muy locos y el tráfico en la ciudad es terrible. Los primeros días los pasé en el Four Seasons que está en el centro o downtown. Caminaba por la piscina del hotel, me acercaba a la playa y disfrutaba del skyline de la ciudad desde la ventana de la habitación.

Normal, ¡es el edificio más alto de Florida!

Está en medio de Brickell, el barrio financiero. Cuando salía, me gustaba ir hasta Ocean Drive, en South Beach. Es el corazón del Art Deco District, muy cerca de la mítica mansión Versace. Me encantaba pasar la tarde en el Caffe Milano.

¿Qué hacía?

Tomaba cócteles y miraba a la gente pasear. Los estilismos, la originalidad y la osadía en el vestir me encantan. Recuerdo a una señora oronda que paseaba con un llamativo biquini rosa y un helado en la mano toda divina.

¿No se cruzó con celebrities?

La mitad de los días los pasé en el hotel Fontainebleau de Miami Beach. El edificio, de 1954, es un icono en Estados Unidos. Cuando bajamos a la piscina, nos encontramos a Demi Moore en una hamaca.

Ruta hotelera, ¿también visitó el Biltmore?

Lo vi por fuera, mientras recorría la zona de Coral Gables, que parece un barrio europeo. Esa zona está muy bien para pasear entre las elegantes casitas bajas. No pude evitar irme de compras por Lincoln Road. Encontré una tienda preciosa, llena de máquinas de coser antiguas, y me compré un vestido. También entré en AllSaints Spitalfields y en Victoria’s Secret. Disfruté mucho, me dio la impresión de que es una ciudad llena de oportunidades.

¿Encontró la suya?

Estuve 20 días y encorsetada. A pesar de ello, me llenó el entusiasmo de la gente, la energía y su optimismo. Nunca hay un no por respuesta.

¿Ha vuelto?

Tengo que ir en breve; se celebra el juicio con el taxista del accidente.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información