Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El 'escalofrío helado' del baño invernal

En Nochevieja, a mediodía, cientos de personas se congregan en Copenhague para darse un baño

Jakob durante uno de sus baños invernales en Copenhague, que suelen durar unos 20-30 segundos. Ampliar foto
Jakob durante uno de sus baños invernales en Copenhague, que suelen durar unos 20-30 segundos.

En Nochevieja, a mediodía, cientos de personas se congregan en el barrio de Islands Brygge de Copenhague para llevar a cabo una experiencia cada vez más extendida en Dinamarca: un baño en agua helada. Es el goce del escalofrío helado. Cuando se salta al agua en pleno invierno, lo primero que se siente es un violento golpe de frío, pero después esta sensación se transforma por otra muy distinta cercana a la felicidad. Además, investigaciones finlandesas aseguran que bañarse regularmente en agua muy fría desarrolla una mayor resistencia contra el frío y tiene un efecto muy positivo para la defensa inmunológica.

En la franja costera de Copenhague hay varios clubes para los bañistas de invierno. El más céntrico es justamente el balneario al aire libre Havnebadet, en la zona portuaria de Islands Brygge, donde se realiza el baño en Nochevieja. Después del chapuzón helado, los bañistas se pueden calentar en una sauna flotante y prepararse para recibir el Año Nuevo. Se supone que este cambio entre temperaturas frías y calientes es muy saludable para el cuerpo.

Jakob, uno de los vikingos daneses que practica el baño invernal desde hace tres años suele bañarse en Tømmergraven, detrás del centro comercial Fisketorvet. Jakob explica que nunca nada en el agua, sino que solo permanece dentro unos 20-30 segundos tratando de concentrarse en su respiración para mantener el control. “Lo curioso es que al salir del agua mi cuerpo está frío, pero la sangre fluye a toda velocidad para calentarlo y proteger mis órganos internos y de repente siento calor", cuenta Jakob. "En ese momento es muy importante secarse rápidamente y ponerse la ropa para no enfriarse. Después de bañarme siento un bienestar enorme que suele continuar durante varios días”.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.