Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 horas en... Ourense

Invierno a 67 grados

Una fuente sanadora y ardiente, termas gratuitas y orondos panes de pueblo se codean en la ciudad del Miño con dos ‘spa’ de estilo japonés y restaurantes de cocina creativa. Planes calentitos

Fuente de aguas termales de As Burgas, en el centro de Ourense. Ampliar foto
Fuente de aguas termales de As Burgas, en el centro de Ourense.

Ver a la gente bañarse en pleno invierno en el centro de la ciudad y a orillas del Miño choca bastante: es una cosa como muy islandesa o budapestina que los orensanos llevan haciendo, sin darle casi publicidad, desde tiempos de los romanos. Borbotean las aguas, humean las hogazas y las empanadas recién horneadas y hierven los bares de tapas. Gozos cálidos y asequibles.

9.00 Torres de hogazas y empanadas

Uno de los puestos que rodean el mercado de abastos de Ourense. ampliar foto
Uno de los puestos que rodean el mercado de abastos de Ourense.

Pocos placeres más intensos y sencillos que darse un garbeo mañanero alrededor de la plaza de abastos (1) (988 220 188), mirando y olisqueando los puestos callejeros de flores, los de frutas y verduras y, los mejores de todos, aquellos en los que se venden los panes densos y oscuros de centeno, los amarillos de maíz, los blancos de trigo, los de pasas y nueces… Al lado de los panes, torres humeantes de empanadas de carne, de atún, de vieiras, de bacalao... Para los muy forofos de ellas, a diez minutos de la plaza, en la avenida de Portugal, está El Couto (2) (988 25 22 22), donde las hacen de carne y de bonito, de setas y de langostinos, de sardinas, de pulpo y hasta con harina de castañas.

10.00 As Burgas: baño arqueológico

Muchos de los vecinos que hacen cola en los puestos se arriman luego con el pan bajo el brazo a la cercana fuente de As Burgas (3) (Rúa de las Burgas, s/n), donde las aguas fluoradas, carbonatadas y silicatadas afloran a 67 grados de temperatura con un caudal de 300 litros por minuto, y allí beben, se lavan los dientes o sumergen alguna parte no muy lozana de su anatomía, porque dicen que son mano de santo para las heridas y las afecciones de la piel. Hay una fuente monumental del siglo XIX, que es donde la gente coge agua y hace sus enjuagues y lavatorios. Y hay, poco más arriba, otra fuente que fue acondicionada en 2010 como baño termal de pago (988 23 42 02; 3,35 euros), con gran piscina exterior y sauna húmeda. Además, en noviembre de 2012 se ha inaugurado el Centro de Interpretación de As Burgas (4) (entrada gratuita por la Rúa do Vilar, 8).

12.00 Un trenecito en la plaza Mayor

Interior de la catedral de Ourense. ampliar foto
Interior de la catedral de Ourense.

Si uno de los bañistas de As Burgas se echara a andar calle arriba, sin pasar por los vestuarios, llegaría antes de quedarse frío a la plaza Mayor (5), que solo dista 150 metros. De aquí parte el tren de las Termas (988 51 06 72), un trenecito con ruedas de goma que lleva a las caldas que hay a la vera del río, cada hora en verano y cada dos en invierno. A dos pasos de la plaza —dos pasos de 25 metros cada uno— se halla la catedral de San Martiño (6) (988 22 09 92), labraba en su mayor parte durante los siglos XII y XIII.

14.00 Hasta las orejas de tapas

Más de 30 bares de tapas se concentran en la plaza do Ferro (7) y las calles adyacentes: Paz, Lepanto, Viriato, Fornos... Bares como O Eironciño (Santo Domingo, 4), el rey de los calamares: solos, rellenos, en bocata... O como A Porta Da Aira (Fornos, 2), donde hacen ricos huevos rotos. O como Orellas (Santo Domingo, 2, y Rúa da Paz, 6), cuya especialidad es la oreja, aunque hay quienes prefieren el lacón, el rabo o la cachucha prensada (cabeza de cerdo). Como dicen aquí, “do porco aprovéitase todo”.

16.00 Dos puentes, dos milenios

Poza termal de las Burgas de Canedo, a cuatro kilómetros de Ourense. ampliar foto
Poza termal de las Burgas de Canedo, a cuatro kilómetros de Ourense.

El café se puede tomar, pidiendo educadamente permiso, en el patio de columnas del renacentista pazo de los Oca-Valladares, que es la sede del Liceo de Ourense (8) (Lamas Carvajal, 5; 988 22 06 50). Y luego bajar paseando al Miño para ver la Ponte Vella (9), un coloso medieval de 370 metros levantado sobre otro anterior romano, y el Ponte do Milenio (10), de 2001.

17.30 Ruta de las termas

Aguas abajo del Ponte do Milenio se suceden durante cuatro kilómetros las pozas y termas de A Chavasqueira, Muiño das Veigas, Outariz y Burgas de Canedo (11), todas en la margen derecha del río. Hay sendos spa privados de estilo japonés en A Chavasqueira (988 21 48 21) y en Outariz (988 36 46 50) —4 y 5,15 euros, respectivamente—, y hay también, en los cuatro sitios, baños públicos con vestuarios, cuidado césped y rústicas piscinas de granito de hasta 200 metros cuadrados, donde uno puede pasar gratuitamente en remojo el tiempo que le plazca.

21.00 Cena a orillas del Miño o del Sil

Invierno a 67 grados ampliar foto

Al lado también de la Ponte Vella se encuentra la no menos tradicional Adega do Emilio (12) (avenida das Caldas, 11; 988 21 91 11), que es un imán para los amantes de la cocina de toda la vida. A seis kilómetros, en Bentraces, el chef Javier González cocina en su encantadora casona A Rexidora (13) (988 38 30 78). Y ya metidos en carretera, tampoco es mala idea acercarse a la sagrada ribera del Sil para cenar y alojarse en el monasterio de Santo Estevo (14) —en Nogueira de Ramuín, a 20 kilómetros de Ourense— antes de que esta joya de Paradores (988 01 01 10) eche su habitual cierre invernal el 1 de enero. Para pernoctar en la ciudad, la mejor opción es el cuatro estrellas Carrís Cardenal Quevedo (15) (Cardenal Quevedo, 28-30; 988 37 55 23) y, en plan más económico, el Irixo (16) (Hermanos Villar, 5; 988 25 46 20).

22.00 La noche, también cálida

Si se hiciese un mapa de la noche orensana, el kilómetro cero, el lugar más céntrico y adecuado para arrancar, sería el café Druida (17) (plaza Mayor, 8), un bar con aire de catacumba. Hay que estar atentos a la inminente reapertura del café Latino (18) (Coronel Ceano, 7), al que avalan 25 años de buen jazz, y también a la programación del Miudiño (19) (Arcedianos, 13), donde hay conciertos todos los miércoles. Otras dos buenas recomendaciones en la calle de Hernán Cortés: el Pub Turco y el bar Colors. Más avanzada la noche, la animación se traslada a los locales de la plaza de las Mercedes (Casablanca, La Bull, Vanitas…). Es otro punto candente de esta ciudad termal.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.