Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Trotamundos

La cama de Lou Reed

El cantante estadounidense, que presenta un libro con fotografías tomadas durante sus viajes de los últimos cuarenta años, destaca la complejidad arquitectónica de Shaghái

El que fue líder de The Velvet Underground y autor de canciones legendarias como Walk on the wild side ha viajado, y viaja, mucho. “En un momento dado, sentí que tenía que hacer fotos de los increíbles sitios que veía”, cuenta Lou Reed. El artista, que acaba de presentar Rhymes, un libro con fotografías tomadas durante sus recorridos de los últimos cuarenta años, siempre lleva una cámara de fotos. Su pasión. Con ella, y su particular punto de vista, retrata ciudades, países y paisajes.

Lou Reed. ampliar foto
Lou Reed.

¿A qué lugar acude recurrentemente para inspirarse?

A mi cama.

¿Un sitio más visitable?

Disfruto mucho cuando llego a una ciudad en avión y la veo desde el aire. Esa localización es única. Desde esa posición he tomado fotos de Nueva York, Berlín o Barcelona. Luego, una vez abajo, me interesa la arquitectura y la estructura urbana.

¿Alguna ciudad especial?

Los edificios enormes y surrealistas del modernismo catalán. La fuerza de la Sagrada Familia de Gaudí me fascina.

¿Prefiere un ambiente urbano o un paisaje?

No tengo una preferencia clara. Tan importante como el lugar al que viajas es el enfoque con el que llegas; tu visión. Podría viajar a tu casa, a tu salón y encontrarlo interesante tanto para visitarlo como para realizar unas fotos.

Está invitadísimo.

No sé si me dará tiempo. En general, me gusta sentirme parte del lugar que visito, participar con la sociedad e implicarme.

¿Cuál ha sido el último destino en el que se ha perdido?

China es uno de los lugares más interesantes. Me gusta mucho Shanghái. En Pudong aparecen esos rascacielos enormes, con una compleja e interesante base arquitectónica, y según te alejas, emerge la vida cotidiana china. Una mezcla muy particular.

¿Dónde disfrutó más?

En el Chinese Village. Se trata de una antigua zona industrial, a las afueras, donde el artista Johnson Chang ha recreado un antiguo pueblo tradicional. Es un centro de trabajo de artesanos, músicos y artistas. También me llamó la atención el casco antiguo, y los alrededores del templo Chenghuang Miao, donde aparecen multitud de puestos de mercadillo.

¿Compró algo?

Hice muchas fotos de gente en bicicleta, personas paseando, de los mismos puestos y de muchos niños con hígados de diversos animales en las manos. Te los ofrecían para cocinarlos y la imagen era impresionante.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.