Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Antonio Machado en Baeza

Un paseo para terminar el año del centenario de la llegada del genial poeta a la ciudad jienense

Estatua de Antonio Machado en la Calle San Pablo de Baeza. Ampliar foto
Estatua de Antonio Machado en la Calle San Pablo de Baeza.

El camino que Antonio Machado dibujó a lo largo de su vida dejó tras de sí escenarios como Madrid, Soria y Sevilla. Sin embargo, hay un rinconcito en la provincia de Jaén que emana arte, cultura y, por supuesto, reminiscencias literarias surgidas del genial poeta sevillano. Fue entre los años 1912 y 1919 cuando Baeza absorbió la riqueza de Antonio Machado, época en la que ejerció como docente en la rama de francés en el Instituto General y Técnico -hoy IES Santísima Trinidad-.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Precisamente caminando por Baeza podemos desmenuzar determinados lugares a través de los cuales Machado vivió una estancia en la ciudad patrimonial y por supuesto reflejó en su poemario.

El inicio de nuestro paseo machadiano es el propio IES Santísima Trinidad, enclavado en el núcleo patrimonial de Baeza. Flanqueado por el Palacio de Jabalquinto (hoy, la sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía), este edificio renacentista del siglo XVI acogió la universidad de Baeza en sus orígenes y todavía hoy conserva el aula en la que Machado impartía sus lecciones. Unas instalaciones que se encuentran muy bien conservadas a pesar de la fecha de las que datan y que pertenecen a la red española de Institutos Históricos.

El itinerario prosigue en la plaza de Santa María y la Catedral, que constituyen el fuerte patrimonial de la ciudad, fuente de inspiración del poema Apuntes. Damos continuidad a nuestra ruta por el Paseo de las Murallas, a través del cual se puede vislumbrar un mar de olivos envuelto por el Valle del Guadalquivir y donde se levanta un monumento de Antonio Machado, con un busto obra de Pablo Serrano. También en sus versos hizo alusión a este lienzo de olivar “¡Campo de Baeza, soñaré contigo cuando no te vea!”.

Aula en el IES Santísima Trinidad, en la que Machado impartió sus clases de Francés. ampliar foto
Aula en el IES Santísima Trinidad, en la que Machado impartió sus clases de Francés.

Retornamos al corazón de la ciudad y lo hacemos en la calle San Pablo. Una vía baezana que irradia tintes machadianos por dos motivos fundamentales. Uno histórico, ya que en ella Antonio Machado pasó los primeros días de su estancia en Baeza, hospedado en la habitación número 15 del ya desaparecido Hotel Comercio; y otro por la famosa estatua sedente del poeta, situada junto al Nuevo Casino.

Pero si hablamos de residencias de Machado, tenemos que señalar una vivienda situada entre la calle Gaspar Becerra y la calle Prado de la Cárcel, en la que habitó hasta que finalizara su periodo baezano, y en cuya fachada se halla una referencia en la que podemos leer “aquí vivió el poeta D. Antonio Machado”.

Pinceladas de un capítulo de la vida de Antonio Machado y de un capítulo de la historia de Baeza. Reciprocidad que este año se ha visto materializada con la celebración del primer centenario de la llegada del genial poeta esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.