Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hotel ‘bikefriendly’

EL CASERÍO DE FATÁS, un alojamiento rural en el Pirineo aragonés al servicio del cicloturista

La 'suite' de El Caserío de Fatás, en Navasa (Huesca).
La 'suite' de El Caserío de Fatás, en Navasa (Huesca).

La aventura personal de Rut Farrés y Raúl Villacampa apenas se diferencia de la de otros neohippies que un día desertaron de la ciudad para vivir en el campo. Barcelona les parecía un lugar insano para el crecimiento de su pequeña Laura. Y la presión de la multinacional para la que trabajaban se les hacía a ambos insoportable. Aquella casa en venta a cinco kilómetros de Jaca podía transformarse en su hogar redentor, y para allá que se fueron con todos los bártulos de un matrimonio recién iniciado.

Entrada del hotel El Caserío de Fatas. ampliar foto
Entrada del hotel El Caserío de Fatas.

Al poco tiempo, en virtud de unos ahorros familiares, la casa se convirtió en un hotelito de pueblo con sabor a montaña. Sus clientes lo publicitan con opiniones cariñosas en las redes sociales. Todos destacan la hospitalidad practicada por los dueños, que supera lo habitual en estos negocios de turismo rural. Rut se dedica a las labores de gobernanza de la casa, mientras que Raúl gestiona el alquiler de bicicletas y ejerce de guía cicloturístico por el Pirineo aragonés. En proyecto tiene la creación de una red de hoteles bikefriendly (amigos de la bici) capaces de atender con rigor las necesidades del ciclista: garaje, sistema de limpieza, taller de reparaciones, mapas, guías y GPS para descubrir a dos ruedas la zona... Entre tanto, administra la cocina y les asegura a los huéspedes una cena con aromas locales. Tortilla, pan artesano y una ensalada llena de tropezones, para adictos al verde.

Abundantes en fuet, salchichón, chorizo, jamón, queso, pan de pueblo y zumo recién exprimido, los desayunos generan las mismas sensaciones. Y una imagen para el recuerdo: la tabla de madera con el cuchillo de cortar fino. Evocaciones campestres que tienen continuidad en los salones de la casa, en el jardín y en la salita de juegos un tanto desordenada. Donde hay niños, ya se sabe...

EL CASERÍO DE FATÁS

  • Categoría: casa rural.
  • Dirección: Santa Eulalia, 6. Navasa, Huesca.
  • Teléfonos: 974 35 59 28 y 607 45 63 06.
  • Internet: www.elcaseriodefatas.com.
  • Instalaciones: jardín, salón de estar, sala para reuniones de 20 personas, guardaesquís, comedor.
  • Habitaciones: 5 dobles, 1 suite.
  • Servicios: no tiene habitaciones adaptadas para discapacitados, animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 85 euros, desayuno e IVA incluido; puentes y festivos, estancia mínima tres noches.
Puntuación: 6,5
Arquitectura 5
Decoración 5
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 7
Desayuno 7
Atención 9
Tranquilidad 9
Instalaciones 4

Gusto rústico también en las seis habitaciones. Ulle, con cabecero de alicatado hidráulico. Navasilla, la del lavabo pileta. Navasa, de tintes azulados. Binué, en honor a la cumbre que se hace visible en días claros desde la ventana. Ara y su simulación de chimenea neoclásica. Y la suite Jaca, semiabuhardillada, que resume en su amplitud todo lo que da de sí esta casa: suelos de madera y gres, flores silvestres, cuadritos bucólicos, interruptores antiguos. Fatás se llena los fines de semana. Pero ahora, en invierno, la clientela tira más para la nieve. Valle del Aragón arriba se encuentran las estaciones de Astún y Candanchú. En el valle del río Gállego, Panticosa y Formigal.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.