Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fuera de ruta

‘Gafapastas’ en Seúl

El fenómeno global de música y moda creado por la canción ‘Gangnam style’, el vídeo más visto de Youtube, agita las calles de la vibrante capital surcoreana

Luces de neón en el distrito Myeongdong de Seúl, Corea del Sur. Ampliar foto
Luces de neón en el distrito Myeongdong de Seúl, Corea del Sur.

A la hora de establecer si una ciudad tiene la categoría de cool, uno puede o bien analizar factores asociados a esa etiqueta tales como el número galerías de arte, bares de diseño, hoteles boutique y restaurantes de autor, o simplemente hacer uso de ese medidor universal del coolness: las gafas de pasta negra. Optando por este segundo método “científico” se puede asegurar con rotundidad que Seúl es una de las ciudades más cool del planeta. Para comprobar que esta teoría es válida basta acercarse hasta una de las muchas tiendas de gafas en los alrededores del alternativo centro comercial de Ssamziegil y comprobar cómo decenas de modelos se venden sin graduación alguna, tan solo como un accesorio no para ver mejor, sino para verse mejor.

Las gafas son tan solo un símbolo entre las nuevas generaciones responsables en gran parte de los vertiginosos cambios que ha experimentado la capital de Corea del Sur en los últimos 10 años. El fénomeno global de la canción Gangnam style (el vídeo musical más visto de Youtube, con 839 millones de visitas, del artista PSY) ha puesto a Corea del sur en el mapa. Pero esta parodia sobre la obsesión de los habitantes de Seúl por la moda y el estilo de vida MTV es toda una realidad en las calles de la capital surcoreana. Seúl se ha convertido en referente de vanguardia made in Asia. Incluso Japón, símbolo de modernidad del continente, se mueve al ritmo de la música pop coreana (el llamado k-pop). Grupos musicales como Girls Generation y KARA ocupan los primeros puestos en las listas de ventas y sus pegadizas melodías son las más solicitadas en los karaokes de Tokio y Osaka. Coreografías y videos sexy que repiten la fórmula del pop estadounidense y se han abierto un hueco en el mercado internacional desbancando, como consiguieron los coreanos Bigbang en los premios europeos MTV 2011, a la mismísima inventora del género, Britney Spears, en la categoría de mejor artista.

Chicas coreanas en el barrio de Insadong, en Seúl. ampliar foto
Chicas coreanas en el barrio de Insadong, en Seúl.

Seúl ha pasado de ser una ciudad hermética a una urbe en transformación ávida de modernidad. Cuesta creer que en los setenta era más pobre que su vecina del norte y que hasta finales de los ochenta estaba prohibido para los seulitas salir al extranjero. Alienta a esta sociedad la prosperidad de una economía basada en la tecnología (Corea de Sur está entre las 12 economías más potentes del planeta) y con una población joven conectada permanentemente a la Red (los pasajeros del moderno metro de Seúl viajan con la cabeza enterrada en las pantallas de teléfonos inteligentes y tabletas del omnipresente Samsung).

El distrito de neón

Caminando bajo un paisaje de neón en el distrito de Myeongdong (traducido como “distrito luminoso”; aquí se encuentra la mayor concentración de luces de neón en el mundo junto con Hong Kong), fluyen grupos de inmaculados jóvenes como salidos de una revista de moda. Ropa de diseñador (coreanos) y cortes de pelo perfectos completan un look entre sofisticado y trendy con esa estética tan oriental de eterno adolescente. Uno imagina que tan solo serían necesarios los primeros acordes de algún tema de k-pop para que estos jóvenes se marcaran en plena calle alguna de las coreografías repetidas hasta la saciedad en sus azucarados vídeos musicales. La moda es cosa seria en Seúl y no son pocos los que vaticinan una revolución similar a la producida en Japón en los ochenta de la mano de Miyake o Yamamoto. Mientras tanto, en el barrio de Sogyeok-dong, al norte del río Han, se inauguran exposiciones casi a diario. La imagen de las galerías abiertas a pie de calle con el característico revuelo de los openings (combinación de curiosidad artística y bebida gratis) es aquí parte del paisaje.

Un local para tomar café y zumos orgánicos en el barrio de Hongdae, Seúl. ampliar foto
Un local para tomar café y zumos orgánicos en el barrio de Hongdae, Seúl.

Con el apetito cultural saciado, es hora de atender a otras necesidades más mundanas. En Hongdae, la zona con más marcha de la ciudad, alrededor del distrito universitario, se apiñan cientos de bares y pequeños restaurantes en donde prácticamente se puede comer de todo a cualquier hora y en donde la desmedida afición de los coreanos por la bebida y su escasa capacidad para tolerarla tiene previsibles consecuencias.

Elijo un pequeño lugar con tentadoras bandejas repletas de tempura. Comer y beber solo en Corea va contra las leyes de etiqueta (al parecer, servirse alcohol uno mismo es símbolo de arrogancia). Afortunadamente, dos jóvenes me invitan a su mesa, dándome la bienvenida con una cerveza en la que echan un vaso de soju (un popular licor destilado de patatas con gusto a medio camino entre sake y gasolina). Tras una agradable conversación en inglés rudimentario, varios platos de vegetales en tempura, bulgogi (ternera marinada) y, cómo no, kimchi (col con pimentón y ajo) acompañados por abundante cerveza y excesiva cantidad de soju, damos por concluida la velada cuando mi nuevo amigo se cae de la silla botella en mano al intentar, sin éxito, servirse otro trago. Intuyo que se trata de un hecho común, pues apenas un par de comensales levantan la cabeza de sus platos a pesar del estruendo. Una vez fuera del restaurante, y entre abrazos de despedida etílica, el más sobrio de mis amigos coreanos saca del bolsillo de su chaqueta unas gafas de pasta negra (él ya lleva otras puestas) y me las prueba: “Very cool”, me dice, mientras inmortaliza la escena con su Samsung Galaxy. Miro la foto y la veo desenfocada. Una percepción que tiene que ver más con el soju que con la graduación inexistente de los cristales.

Guía

Cómo ir

» Qatar Airways (www.qatarairways.com/es), Emirates (www.emirates.com/es), KLM (www.klm.es) o Air France (www.airfrance.es) son algunas compañías que ofrecen vuelos entre aeropuertos españoles y Seúl. Las tarifas de ida y vuelta comienzan en algo más de 600 euros. También vuela desde Madrid Korean Air (www.koreanair.com).

Información

» Turismo de Corea (http://spanish.visitkorea.or.kr).

» Oficina de turismo de Seúl (www.visitseoul.net; 008 22 12 09).