Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Templos milenarios en las calles de Lima

En pleno corazón del distrito residencial de Miraflores se puede visitar la huaca Pucllana

Esta contrucción levanda por los lima en el año 200 d.C. ha soportado varios terremotos

De la huaca Pucllana se conserva una pirámide escalonada de 25 metros, rodeada de otras menores.
De la huaca Pucllana se conserva una pirámide escalonada de 25 metros, rodeada de otras menores.

Antes de la llegada de los incas al Perú, y desde luego, mucho antes de que Colón pusiera un pie en América, la cultura de los lima veneró a sus divinidades en las huacas, enormes templos que todavía se pueden visitar en la capital del país andino.

No todos los atractivos turísticos de Lima se ubican en su casco antiguo. En pleno corazón del distrito residencial de Miraflores se sitúa la huaca Pucllana, lugar de juegos sagrados. Unos 500 años emplearon los antiguos limeños en su construcción a base de adobe, cuyo comienzo data del año 200 d.C. y que experimentó continuas fases y remodelaciones. En nuestros días se conserva una pirámide escalonada de 25 metros, rodeada de otras menores coronadas con patios y plazas rituales. Cada vez que terminaban una nueva pirámide, los lima celebraban un banquete de carne de tiburón, rompían grandes vasijas y sacrificaban a mujeres de la élite social, en honor a las divinidades femeninas de la luna y la mar.

Este lugar de adoración tuvo una extensión de entre 20 y 30 hectáreas, de las cuales solo se conservan seis. El resto de la huaca hoy descansa bajo el suelo de nuevas edificaciones que conforman parte de la Lima moderna. Hasta 1981 no comenzaron los trabajos de restauración que todavía continúan. Uno de los participantes de la visita guiada recuerda cuando, de niño, la huaca estaba cubierta de tierra y era un lugar privilegiado para tirarse en bicicleta.

Los lima sabían lo que hacían. El secreto de esta construcción reside en la técnica del librero, llamada así porque los adobes se asemejan a libros sobre una estantería. Su empleo permitió que la huaca resistiera el terremoto de 1746, el mayor del que se tiene constancia en la ciudad, y el más reciente de 2007. En su interior se han conservado hasta hoy restos de tejidos, vasijas, alimentos y cuerpos momificados que se pueden ver en el museo anejo.

Desde Guns ‘n’ Roses al arzobispo de Grecia, diversos famosos y personalidades han visitado la huaca Pucllana, que en los meses de julio y agosto registra la entrada de hasta 400 turistas por día. Está localizada en la calle General Borgoño del distrito de Miraflores, aproximadamente a 20 minutos caminando desde el Malecón Cisneros y el Parque del Amor.

Con menor afluencia y tamaño, la huaca Huallamarca se emplaza en San Isidro (avenida Nicolás de Rivera), muy próxima a Camino Real. Escondida hoy día tras complejos empresariales y financieros, data del año 200 a.C. y no fue un centro de adoración sino de sepultura. Esta huaca menor consiste en una pirámide con tres plataformas unidas por una empinada rampa en línea recta que tras ser recorrida, ofrece unas vistas privilegiadas del distrito.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.