Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte escondido en un patio de Buenos Aires

La galería Patio del Liceo es uno de los polos de la cultura emergente de la ciudad

En este espacio se mezclan galerías de arte, talleres para artistas, estudios de diseño...
En este espacio se mezclan galerías de arte, talleres para artistas, estudios de diseño...

¿Recomendar o no recomendar? Esa es la cuestión. Abrir las puertas a un universo paralelo en el medio de una ciudad furiosa o callarlo y sólo decirlo en voz baja para unos pocos amigos. Este tipo de preguntas genera un lugar único en Buenos Aires como es La Galería Patio del Liceo (avenida Santa Fe 2729) por miedo a que su masividad aniquile su mística.

Muchas versiones corren sobre su pasado, que data de los años veinte. Ex cementerio, ex casa de aristócratas, ex liceo de señoritas, ex escuela shopping, ex espacio cerrado para artistas... Pero su presente en este caso es lo que importa. Liderada por Antonio Varela, un plomero y gasista matriculado, esta galería es uno de los polos más importantes del arte y la cultura emergente de la ciudad. Como en un claro cambalache posmoderno, se mezclan en este espacio galerías de arte, talleres para artistas y estudios de diseño, tarotistas, librerías, imprentas, diseñadores de indumentaria, joyas y marcas de ropa, revistas independientes, talleres y otras excentricidades imposibles de definir con categorías mundanas.

En la planta baja de la galería, al atravesar una gigante puerta roja, ya se vislumbra un mundo mágico como el del Mago de Oz. Kuku Design, el primer local que asoma, ofrece una tienda de objetos de diseño minimalista y sostenible, realizados con materiales reciclados. Allí se amontonan tostadas posa vasos, macetas hechas con cáscaras de huevos, vasos tallados a partir de botellas de vidrio o pañuelos de algodón impresos con el cuento de Cortázar Instrucciones para llorar. En la pared contigua, otra perla de la cultura porteña, la revista Cultra. Cine, teatro, música, cómics, artes plásticas y toda la movida cultural local vibra en esta revista independiente, gratis y a contra corriente de todo. Y, como si esto fuera poco, si seguimos avanzando por el pasillo de la planta baja hacia el patio nos encontramos la marca de ropa Greens, la tienda de diseño, libros y cuadernos Monoblock, el taller de restauración, reciclado y decoración Aires de Bohemia y el espacio y editora de cómics, libros y cd's Moebius.

Dando los primeros pasos hacia el primer piso, a través de canteros llenos de pequeñas plantas y paredes con ilustraciones o street art, llegamos a otra de las joyas de la galería: la librería PURR. En pequeñas mesas y banquetas, se agrupan libros de arte contemporáneo, fotografía y diseño que no se encuentran en ningún otro rincón de la ciudad. Subiendo algunos pasos más se llega al último piso: el  cofre secreto del arte emergente en Buenos Aires. Allí se alojan las galerías de arte y talleres Mite, Tumba, Howdy, El Sendero del Espíritu Libre y Studio 488.

Mite ofrece desde hace un par de años el mejor arte joven de la ciudad, con un staff fijo de nueve artistas. Sus encargados-creadores son los pioneros del Patio del Liceo y responsables de que este haya dejado atrás su pasado comercial y haya mirado hacia un presente puramente artístico. Howdy es un espacio donde se brindan talleres y trabajan ilustradores, fotógrafos, músicos y artistas plásticos. Diego Roa, autor del street art del patio de la planta baja y de un famoso dibujo que brilló por toda la ciudad, tiene allí su taller abierto. En El Sendero del Espíritu Libre, como su nombre proclama, se dictan talleres de pintura, dibujo y acompañan proyectos con lo espiritual como centro creativo. Studio 488, es una galería de arte concentrada en la fotografía argentina contemporánea, en donde exponen nuevos artistas y también consagrados como Nico Hardy, Lola García Garrido o Martín Castillo Morales.

La cuestión es recomendarla, pero en voz baja.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.