Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ámsterdam poco convencional

Arte fluorescente, una granja de cabras en la ciudad y museos entre lo original y lo excéntrico

14 propuestas alejadas de las habituales rutas turísticas en la capital holandesa

Interior del Tassenmuseum Hendrikje, que cuenta con la mayor colección de bolsos del mundo occidental. Ampliar foto
Interior del Tassenmuseum Hendrikje, que cuenta con la mayor colección de bolsos del mundo occidental.

Los canales, el Rijkmuseum o el Museo Van Gogh están ya muy vistos, pero en Ámsterdam hay otros muchos rincones menos convencionales para el viajero de paso. Granjas de cabras que sirven alimentos orgánicos, oscuros cafés ganadores de la Cannabis Cup, antiguos burdeles convertidos en hoteles o museos dedicados a la psicodelia.

01 Museo del arte fluorescente

Interior de Electric Ladyland, prielectric-lady-land.commer museo de arte fluorescente del mundo. ampliar foto
Interior de Electric Ladyland, prielectric-lady-land.commer museo de arte fluorescente del mundo.

Aunque no hayas tomado drogas, cuando entras en Electric Ladyland (el primer museo de arte fluorescente del mundo), te sentirás como si lo hubieras hecho. Es una experiencia de lo más psicodélico. Nick Padalino, un canoso y melenudo escultor, es el propietario de este curioso museo (en el sótano) que se completa con su galería de arte/tienda en el piso de arriba. El museo apenas es una pequeña sala con las esculturas psicodélicas de Nick en un lado, y vitrinas con rocas luminosas y objetos artificiales fluorescentes (dinero, documentos de identidad, etc) en el otro. Suena música de Jimi Hendrix, Lucy in the sky with diamonds de los Beatles y otras melodías psicodélicas, mientras Nick describe cada pieza de la colección. Hay que calcular al menos una hora para el museo.

» www.electric-lady-land.com, 2e Leliedwarsstraat 5.

02 Leche de cabra (de verdad)

De Ridammerhoeve, una granja de cabras en el bosque de Ámsterdam. ampliar foto
De Ridammerhoeve, una granja de cabras en el bosque de Ámsterdam.

Si vas al Amsterdamse Bos, el Bosque de Ámsterdam, uno de los rincones más deliciosos es De Ridammerhoeve, una granja de cabras con una cafetería orgánica, ideal para almorzar. Los niños pueden alimentar con botellas de leche a los cabritos (7,50 euros por dos botellas). La cafetería sirve batidos y helados de leche de cabra, así como quesos de fabricación propia. La granja está a cuatro kilómetros de la entrada al parque. Otra vieja granja, en el lado noroccidental del Bos, ha sido convertida en un restaurante de tortitas apto para niños llamado Boerderij Meerzichtt.

El bosque de Ámsterdam comenzó a crearse en la década de 1930 y hoy es una extensa zona verde de unos dos por cinco kilómetros de árboles y campos abiertos, surcada de carriles-bici y senderos peatonales. En las zonas más frondosas uno se olvida de que está en una ciudad (aunque está al lado del aeropuerto de Schiphol) y es un lugar maravilloso para que los niños jueguen en libertad. Los viajeros de paso pueden orientarse con el mapa que facilita el centro de visitantes en la entrada principal.

» www.amsterdamsebos.nl

03 Dormir en un burdel

Cocomama, el primer albergue-'boutique' de Ámsterdam. ampliar foto
Cocomama, el primer albergue-'boutique' de Ámsterdam.

Cocomama es el primer albergue-boutique de Ámsterdam y está instalado en uno de los burdeles más infames de la ciudad, con luces de arañas, techos altos y cortinas rojas. En vez de ocultar su escabroso pasado, el Cocomama lo exagera con un guiño humorístico como se observa en sus cortinajes, su porno de los setenta o su santuario del vestíbulo. Pero lo mejor de este singular hospedaje no está clasificado como X, ni lo ha estado nunca: el precioso jardín trasero con mesa de pic-nic, una cocina completamente equipada, su sección de intercambio de libros y su increíblemente acogedora sala para ver películas. Las habitaciones privadas (no perderse la de temática monárquica) están equipadas con docks para iPod y televisión con pantalla plana.

» www.cocomama.nl

04 Vida en los canales

El Museo de las Casas Flotantes, en Ámsterdam.
El Museo de las Casas Flotantes, en Ámsterdam.

Parte del encanto de Ámsterdam reside, literalmente, en sus canales. El Museo de las Casas Flotantes es un lugar curioso, perfecto para experimentar el estilo de vida a bordo de una barcaza. Este peculiar museo, alojado en un antiguo pontón real de 1914 con 23 metros de eslora, permite hacerse una buena idea de lo gezellig (encantador, en holandés) que puede ser la vida en el agua. La exposición en sí es mínima, pero hay un pase de diapositivas de casas flotantes y se pueden inspeccionar las dependencias para dormir, estar, cocinar y comer con todas las comodidades modernas. Además, mientras que en el pasado los retretes de estas casas flotantes desaguaban directamente en los canales, actualmente casi todos tienen ya conexión con el alcantarillado.

» www.houseboatmuseum.nl. Prinsengracht, frente al 296.

05 Dos pistas para hedonistas

Puerta de Kokopelli, 'smart shop' en el Barrio Rojo de Ámsterdam. ampliar foto
Puerta de Kokopelli, 'smart shop' en el Barrio Rojo de Ámsterdam.

Aparecía en la película Ocean’s Twelve y ahora puede verse en persona. El Dampking (Handboogstraat, 29) es un coffeshop mítico, ganador de la Cannabis Cup y de gran reputación. Es oscuro, juvenil, con una decoración al estilo hobbit y célebre por tener el menú mas extenso de la ciudad, que incluye matices relativos al aroma, el sabor y el efecto de sus platos.

Para profundizar en el oscuro mundo de los coffeshop, podemos visitar también el Kokopelli, en el Barrio Rojo. Allí las cosas se ven de otra manera (literalmente) tras probar las trufas mágicas de esta estilosa smart shop. De no ser por la venta de trufas alucinógenas, uno juraría que este inmenso y hermoso recinto es una tienda de moda o de artículos para el hogar. Además de las drogas, hay un bar donde sirven cafés y zumos y una sala de estar con vistas al Damrak.

» www.kokopelli.nl. Warmoesstraat, 12.

06 El mundo erótico de Ámsterdam

Interior de la Condomerie Het Guiden Viles, en Ámsterdam. ampliar foto
Interior de la Condomerie Het Guiden Viles, en Ámsterdam.

Webers (Nloveniersburgwal, 26) es una tienda perfecta para comprar un regalo original o para ocasiones especiales, como cuando uno necesita un traje de PVC con pistolera. Se trata de una tienda de prendas fetichistas de alta gama y de todas las clases imaginables (e inimaginables).

En el Barrio Rojo también podemos comprar algo original en Condomerie Het Guiden Viles (Warmoesstraat, 141), que pone el énfasis en los profilácticos, con una amplia selección de preservativo (incluidos los de la marca Coripa, que tiene hasta 55 tallas), lubricantes y regalos picantes.

Para los interesados en el Ámsterdam erótico hay varios circuitos a pie que recorren el centro y el Barrio Rojo, incluyendo el Centro de información sobre la Prostitución, que ofrece los detalles esenciales del “oficio de las vitrinas”, incluida una visita al interior de una de ellas.

» www.pic-amsterdam.com. Enge Kerksteeg, 3.

07 El otro Barrio Rojo

Una fachada 'art decó' en el barrio de Ruysdaelkade, Ámsterdam. ampliar foto
Una fachada 'art decó' en el barrio de Ruysdaelkade, Ámsterdam.

A los que el Barrio Rojo tradicional les parezca demasiado turístico, hay otras alternativas. En el límite occidental del barrio de De Pijp, y al alcance de la vista del Rijksmuseum, hay un pequeño barrio rojo en Ruysdaelkade, frente a Hobbemakade. Si se quiere contemplar la profesión más antigua del mundo, sin despedidas de solteros ni borrachos, este es el lugar perfecto para satisfacer la curiosidad.

08 Música gratis y para todo el mundo

Dos buenas propuestas para escuchar música sin pagar un euro. La primera es pasar un domingo en el Badcuyp (Eerste Sweelinckstraat, 10), un espectáculo dirigido a público de cualquier edad que anima a que todo el barrio salga a la calle a tocar o escuchar jazz. Es gratis, aunque es costumbre consumir alguna bebida. La segunda, también gratuita, son las jam sessions del Bimbuis, el local de jazz más venerado de la ciudad, los martes por la noche. Las sesiones son gratuitas a partir de las 20.00 h.

» http://bimhuis.com. Piet Heinkade, 3.

09 Un museo solo para gatos

Una pieza expuesta en Kattenkabinet, museo dedicado a los gatos, en Ámsterdam. ampliar foto
Una pieza expuesta en Kattenkabinet, museo dedicado a los gatos, en Ámsterdam.

Ámsterdam es un paraíso para los excéntricos, y como prueba, el Kattenkabinet, uno de los museos más originales del mundo. Instalado en una casa antigua junto al canal Herengracht, en la llamada Curva de Oro, está dedicado a la presencia felina en el arte. Un museo poco convencional fundado por el un adinerado financiero holandés, Bob Meijer, en honor a su mascota: John Pierpont Morgan. La colección incluye sobre todo obras de artistas holandeses y franceses (destaca la figura de Théophile-Alexandre Steinlen), así como un pequeño Rembrandt (La Virgen y el Niño con gato y serpiente) y El gato de Picasso.

» www.kattenkabinet.nl. Herengracht, 497.

10 Cine, teatro y fotografía

Eye, nuevo edificio del Instituto Holandés de Cine, en Ámsterdam. ampliar foto
Eye, nuevo edificio del Instituto Holandés de Cine, en Ámsterdam.

Los amantes del cine pueden hacer una inmersión en el EYE (Instituto de Cine de los Países Bajos) que abrió a finales del 2011 en un nuevo e impresionante edificio de los Muelles del Este, en las orillas del IJ frente al paseo marítimo, en Amsterdam-Noord. El museo, que no tiene exposiciones como tal, posee una gran colección de recuerdos, entre ellos más de medio millón de fotografías, 20.000 libros y un valiosísimo archivo de 37.000 películas que se proyectan en cuatro teatros, a veces con música en directo. También hay varios cafés con extensa zona cubierta y mesas al aire libre.

11 Ideas para el viajero ‘sostenible’

Comedor del restaurante De Kas, Ámsterdam. ampliar foto
Comedor del restaurante De Kas, Ámsterdam.

La ciudad está llena de propuestas ecológicas y sostenibles. De Kas (Kamerlingh Onneslaan, 3) sirve en su invernadero platos elaborados con ingredientes de producción propia. Admirado por los gourmets de toda la vida, la perspectiva orgánica de este restaurante se une a su decoración, que se parece a un vivero chic. El resultado son unos sabores increíblemente puros con combinaciones innovadoras. Su oferta es muy simple: tiene un menú fijo a diario basado en los productos frescos que tenga.

Borenmarkt es un mercado agrícola orgánico que se celebra los sábados en el Noordermarkt (barrio de Jordaan) y en el Waag de Nieuwmarkt. Otra buena idea es ir a Roots (Stadhouderskade, 123), un restaurante de estilo rústico, en el barrio de De Pijp, que propone la vuelta a la sencillez a través de ingredientes locales llegados de pequeñas granjas holandesas. Todo se elabora in situ y desde cero (incluso los condimentos).

Para moverse, también hay propuestas sostenibles: En Recycled Bicycles se pueden alquilar, por cinco euros al día, bicicletas rescatadas de la basura convenientemente restauradas.

» www.recycledbicycles.org. Spuistraat, 84.

12 Un barco lleno de diseño

El Het Schip es un lugar de peregrinaje para los aficionados al diseño. Este extraordinario complejo de viviendas sociales en el barrio de Jordaan es uno de los buques insignia de la Escuela de Ámsterdam. El bloque triangular, que recuerda vagamente a un barco, fue proyectado por Michel de Klerk para alojar a empleados del ferrocarril. La torre semejante a un cohete conecta las alas del complejo. Se sitúa al norte de Westerpark, al otro lado de las vías del tren. La ruta de autobús número 22 termina justo frente a la puerta delantera.

» www.hetschip.nl. Spaarndammerplantsoen, 140.

13 El paraíso del pianista

Una de las salas del Pianola Museum de Ámsterdam.
Una de las salas del Pianola Museum de Ámsterdam.

El Pianola Museum es un museo muy especial, repleto de pianolas de principios del siglo XX. Cuenta con 50 piezas, aunque sólo se exponen una docena que van rotando, además de casi veinte mil rollos de música. Hay incluso un órgano de tubos automático. Todos los meses se celebran conciertos de pianola con obras de diversa índole, desde Mozart hasta Fats Waller o raras melodías clásicas o de jazz compuestas especialmente para este instrumento. El propio director del museo ofrece demostraciones con gran entusiasmo. Últimamente también tienen ofertas musicales más eclécticas, como series de tango.

» www.pianola.nl. Westerstraat, 106.

14 Bolsos a tutiplén

Museo Tassenmuseum Hendrikje, dedicado a un complemento femenino: el bolso. ampliar foto
Museo Tassenmuseum Hendrikje, dedicado a un complemento femenino: el bolso.

Un museo igualmente originale, y quizá un tanto excéntrico, es el Tassenmuseum Hendrikje, que cuenta con la mayor colección de bolsos del mundo occidental. La muestra realiza un interesante recorrido por la evolución del complemento más usado por la mujer durante los últimos cinco siglos: desde una bolsa arrugada del siglo XVI hasta delicados modelos art déco y diseños clásicos de Chanel, Gucci y Versace, pasando por el atractivo bolso utilizado por Madonna en el estreno de Evita.

» www.tassenmuseum.nl. Herengracht 573.

Todas estas propuestas y otras muchas más convencionales forman parte de la guía Lonely Planet de Amsterdam (GeoPlaneta, 2012).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.